/ lunes 31 de diciembre de 2018

2019: ¿Hacia dónde va la economía?

Durante la primera quincena de diciembre la inflación llegó a 5 por ciento. Por su parte el Indicador Global de la Actividad Económica correspondiente al mes de noviembre permite establecer que el crecimiento acumulado es de 2.1 por ciento.

La tasa de desocupación es de 3.3 por ciento, por lo que el principal problema del mercado laboral no es la falta de empleo sino el grado de precarización resultado del estado crónico de estancamiento estabilizador al que se le llevó desde hace un par de décadas. Contención de la inflación en función de bajo crecimiento.

Ello refleja la inercia en la que se encuentra sumergida la economía nacional desde hace años: crecimiento modesto que durante 15 años convivió con una desaceleración de la inflación, pero lo cual se rompió en 2016 cuando la liberalización del sector energético y de las gasolinas abrió un nuevo ciclo de presiones inflacionarias.

A ello contribuyó la depreciación del peso: la dependencia del país por la importación de bienes y servicios provocó que la inflación se saliera de los parámetros determinados por el Banco de México. Si bien en las últimas semanas se detuvo la depreciación del peso frente al dólar, sus efectos sobre la inflación permanecerán durante el primer semestre del año.

Bajo dicho contexto, el incremento al salario mínimo representó una buena noticia que tendrá un efecto positivo pero acotado. Permitirá la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores que ganan un salario mínimo.

No obstante, habrá una acotación; en el mercado laboral formal pocos trabajadores reciben un salario mínimo, la mayor parte se encuentra en la informalidad, es ahí en donde la autoridad deberá enfocar su política pública para garantizar que los beneficios lleguen a más de cuatro millones de mexicanos que trabajan para alguien y cuando mucho ganan un salario mínimo. Para los más de dos millones que laboran sin recibir un pago el beneficio no llegará. Tampoco para los tres millones que son auto empleados y que cuando mucho ganan un minisalario.

En este sentido, el paso a dar es acelerar el crecimiento económico al mismo tiempo que se atenúan las presiones inflacionarias. Ninguna política de gasto social puede lograr lo que deja de atender la expansión de la economía.

Alcanzar un mayor crecimiento representa la clave del éxito para la administración del presidente López Obrador. El bajo desempeño de la actividad productiva es el causante de la precarización en la vida de los mexicanos, por ello los planes y programas de gobierno deben enfocarse a elevar el ritmo de crecimiento: el 2.2% que se ha promediado durante los últimos 18 años no es suficiente para abatir la marginación a la que conduce el bajo ingreso económico.

Para lograrlo se requiere de un fuerte acercamiento con el sector privado, solo con su colaboración se puede revertir la falla del modelo económico que se impulsó desde el gobierno durante los últimos 30 años.

Durante la primera quincena de diciembre la inflación llegó a 5 por ciento. Por su parte el Indicador Global de la Actividad Económica correspondiente al mes de noviembre permite establecer que el crecimiento acumulado es de 2.1 por ciento.

La tasa de desocupación es de 3.3 por ciento, por lo que el principal problema del mercado laboral no es la falta de empleo sino el grado de precarización resultado del estado crónico de estancamiento estabilizador al que se le llevó desde hace un par de décadas. Contención de la inflación en función de bajo crecimiento.

Ello refleja la inercia en la que se encuentra sumergida la economía nacional desde hace años: crecimiento modesto que durante 15 años convivió con una desaceleración de la inflación, pero lo cual se rompió en 2016 cuando la liberalización del sector energético y de las gasolinas abrió un nuevo ciclo de presiones inflacionarias.

A ello contribuyó la depreciación del peso: la dependencia del país por la importación de bienes y servicios provocó que la inflación se saliera de los parámetros determinados por el Banco de México. Si bien en las últimas semanas se detuvo la depreciación del peso frente al dólar, sus efectos sobre la inflación permanecerán durante el primer semestre del año.

Bajo dicho contexto, el incremento al salario mínimo representó una buena noticia que tendrá un efecto positivo pero acotado. Permitirá la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores que ganan un salario mínimo.

No obstante, habrá una acotación; en el mercado laboral formal pocos trabajadores reciben un salario mínimo, la mayor parte se encuentra en la informalidad, es ahí en donde la autoridad deberá enfocar su política pública para garantizar que los beneficios lleguen a más de cuatro millones de mexicanos que trabajan para alguien y cuando mucho ganan un salario mínimo. Para los más de dos millones que laboran sin recibir un pago el beneficio no llegará. Tampoco para los tres millones que son auto empleados y que cuando mucho ganan un minisalario.

En este sentido, el paso a dar es acelerar el crecimiento económico al mismo tiempo que se atenúan las presiones inflacionarias. Ninguna política de gasto social puede lograr lo que deja de atender la expansión de la economía.

Alcanzar un mayor crecimiento representa la clave del éxito para la administración del presidente López Obrador. El bajo desempeño de la actividad productiva es el causante de la precarización en la vida de los mexicanos, por ello los planes y programas de gobierno deben enfocarse a elevar el ritmo de crecimiento: el 2.2% que se ha promediado durante los últimos 18 años no es suficiente para abatir la marginación a la que conduce el bajo ingreso económico.

Para lograrlo se requiere de un fuerte acercamiento con el sector privado, solo con su colaboración se puede revertir la falla del modelo económico que se impulsó desde el gobierno durante los últimos 30 años.

lunes 08 de abril de 2019

Errores de gobierno= costos sociales

lunes 01 de abril de 2019

Finanzas públicas: ¿con dinero?

lunes 25 de marzo de 2019

Economía bajo asedio

lunes 11 de marzo de 2019

Cien días: ¿un nuevo México?

lunes 25 de febrero de 2019

¿Hacia dónde va la economía mexicana?

lunes 18 de febrero de 2019

El avance de la precarización laboral

lunes 11 de febrero de 2019

¿La entrega de la industria mexicana?

Cargar Más