/ jueves 18 de agosto de 2016

Desde tierras Olímpicas

Llegados a este punto, emocionados debemos admitirlo y enorgullecernos: los de Río 2016 han sido unos Olímpicos espléndidos desde el punto de vista deportivo. Tan espléndidos como desastrosos en sentido organizativo, de movilidad, de asistencia a los escenarios, de incidentes -desde la alberca verde, hasta el atroz ataque a un camión de prensa-, de cifras de turismo que incluso son menores en este agosto que en el del año pasado (asumamos que quienes normalmente viajarían a Brasil, no lo hacen por los Juegos; y que quienes suelen viajar a causa de los Juegos, esta vez lo efectuaron en mucho menor medida).

Pero hablaba del nivel de competencia que hemos tenido privilegio de presenciar; la natación fue de una dimensión alucinante, con nombres como Michael Phelps, Katinka Hosszu, Katie Ledecky y el sorprendente Joe Schooling, venciendo al ídolo al que pedía foto hace pocos años; el atletismo va a medio camino pero ya dejó instantes memorables con Usain Bolt, la impactante marca de Almaz Ayana en 10 mil metros -tan impactante que despierta dudas-, el photofinish de Shaunae Miller volando de cabeza a la meta, el récord mundial en los 400 impuesto por Wayde van der Niekerk; en ciclismo de ruta y de pista, instantes tan épicos como dramáticos; en el tenis, auténticas epopeyas con Juan Martín del Potro conmoviendo al mundo pese a caer a manos de Andy Murray; en baloncesto, al menos seis selecciones con una calidad remarcable y un duelo de alarido Argentina-Brasil; un buen debut del golf; una gimnasia a ser a perpetuidad recordada por la irrupción de Simone Biles.

A eso añadamos diversos momentos de lección: la deportividad entre Dagostino y Hamblin en los 5,000 metros, apoyándose hacia la meta; los mensajes contra el cambio climático del halterista de Kiribati, temeroso de que el calentamiento global termine con su isla; las gimnastas sudcoreana y norcoreana en una selfie; la lección de Kristin Armstrong con su tercer oro al hilo, tras solo haberse concentrado en el ciclismo a los 27 años; la chica de oro de Brasil, Rafaela Silva, dando fe a su gente en una de las favelas más violentas de la sede olímpica; Islas Fiyi con su primera presea justo en el regreso del rugby.

Sí, Río 2016 es demasiado especial. Mucho más, me atrevo a decir, que las anteriores ediciones olímpicas, ya de por sí muy especiales. Tanto, que me duele por ahora no poder incluir a atletas mexicanos en esos instantes de magia deportiva. Twitter/albertolati

Llegados a este punto, emocionados debemos admitirlo y enorgullecernos: los de Río 2016 han sido unos Olímpicos espléndidos desde el punto de vista deportivo. Tan espléndidos como desastrosos en sentido organizativo, de movilidad, de asistencia a los escenarios, de incidentes -desde la alberca verde, hasta el atroz ataque a un camión de prensa-, de cifras de turismo que incluso son menores en este agosto que en el del año pasado (asumamos que quienes normalmente viajarían a Brasil, no lo hacen por los Juegos; y que quienes suelen viajar a causa de los Juegos, esta vez lo efectuaron en mucho menor medida).

Pero hablaba del nivel de competencia que hemos tenido privilegio de presenciar; la natación fue de una dimensión alucinante, con nombres como Michael Phelps, Katinka Hosszu, Katie Ledecky y el sorprendente Joe Schooling, venciendo al ídolo al que pedía foto hace pocos años; el atletismo va a medio camino pero ya dejó instantes memorables con Usain Bolt, la impactante marca de Almaz Ayana en 10 mil metros -tan impactante que despierta dudas-, el photofinish de Shaunae Miller volando de cabeza a la meta, el récord mundial en los 400 impuesto por Wayde van der Niekerk; en ciclismo de ruta y de pista, instantes tan épicos como dramáticos; en el tenis, auténticas epopeyas con Juan Martín del Potro conmoviendo al mundo pese a caer a manos de Andy Murray; en baloncesto, al menos seis selecciones con una calidad remarcable y un duelo de alarido Argentina-Brasil; un buen debut del golf; una gimnasia a ser a perpetuidad recordada por la irrupción de Simone Biles.

A eso añadamos diversos momentos de lección: la deportividad entre Dagostino y Hamblin en los 5,000 metros, apoyándose hacia la meta; los mensajes contra el cambio climático del halterista de Kiribati, temeroso de que el calentamiento global termine con su isla; las gimnastas sudcoreana y norcoreana en una selfie; la lección de Kristin Armstrong con su tercer oro al hilo, tras solo haberse concentrado en el ciclismo a los 27 años; la chica de oro de Brasil, Rafaela Silva, dando fe a su gente en una de las favelas más violentas de la sede olímpica; Islas Fiyi con su primera presea justo en el regreso del rugby.

Sí, Río 2016 es demasiado especial. Mucho más, me atrevo a decir, que las anteriores ediciones olímpicas, ya de por sí muy especiales. Tanto, que me duele por ahora no poder incluir a atletas mexicanos en esos instantes de magia deportiva. Twitter/albertolati

jueves 20 de julio de 2017

Desde tierras mundialistas

lunes 03 de julio de 2017

Desde tierras mundialistas

domingo 02 de julio de 2017

Desde tierras mundialistas

sábado 01 de julio de 2017

Desde tierras mundialistas

miércoles 28 de junio de 2017

Desde tierras mundialistas

lunes 26 de junio de 2017

Desde tierras mundialistas

sábado 24 de junio de 2017

Desde tierras mundialistas

martes 20 de junio de 2017

Desde tierras mundialistas

domingo 18 de junio de 2017

Desde tierras mundialistas

sábado 17 de junio de 2017

Desde tierras mundialistas

Cargar Más