/ sábado 17 de junio de 2017

Ideas en el tiempo

Durante la semana pasada me llegó una imagen a través de las redes sociales sobre una conferencia esotérica. Invitaban al público a hablar sobre los “OVNIS” y los extraterrestres y cómo eso tenía relación con Dios y con nuestra vida. Yo la compartí con mis amigos y hubo todo tipo de reacciones. No tengo idea de dónde provino la imagen, ni tampoco si es algo reciente. A la par de eso, alguien hizo alusión a los temas esotéricos en nuestro país y a los amantes de ello. Y en una de tantas menciones, alguien refirió a cierto político que gobernó un lugar en nuestro país y que hace más de 20 años propuso la meditación como método de combatir el estrés y la criminalidad y el Yoga como parte de las actividades de desarrollo personal para los jóvenes. Fue ciertamente criticado por sus ideas “exóticas y esotéricas”. La sociedad no entendió mucho de estas cosas y se burló, porque no estaban imbuidas en nuestra cultura y tampoco en nuestra idiosincrasia.

Sin embargo, en lo personal estoy totalmente convencido que la meditación y el Yoga pueden tener enormes beneficios para la persona, la sociedad y el país. Y no estoy diciendo que tenemos que creer en los “OVNIS” o en los extraterrestres. Simplemente pienso que hace 25 años, proponer la meditación como política de desarrollo personal era demasiado arriesgado y la sociedad lo criticó fuertemente. Pero hoy en día, si alguien propone hacer Yoga en un parque un fin de semana y meditar, sería bien recibido.

El famoso escrito Víctor Hugo afirmaba que “no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo”. Y es cierto. Pienso en muchas de las ideologías y políticas en el mundo y todas ellas han sido poderosas porque les llegó su tiempo. Hace no demasiados años fue –por ejemplo- el comunismo y la idea creció a tal grado que la mitad del mundo creía firmemente en ello. Antes de eso, por ejemplo, en Alemania, los Nazis se hicieron con el poder porque en aquella sociedad, a esas ideas, les había llegado su tiempo.

Los países y sus habitantes están hechos de ideas (a las que le llega su tiempo). Hace 25 años nadie hubiese creído que la meditación y el Yoga fuesen cosa seria como para proponerlos a la sociedad como métodos de desarrollo personal, la idea no era de su tiempo y aquél gobernador se adelantó al momento (quizá yo hubiese hecho lo mismo y también lo hubiese propuesto).

Si lo que dice Víctor Hugo es cierto y no hay nada más poderoso que esto, debemos hacer una pausa y pensar claramente cuáles son las ideas de hoy a las que les ha llegado su tiempo y que han florecido en nuestro país y en el mundo. ¿Es tiempo de las ideas y la retórica nacionalista, proteccionista, anti-globalización y xenofóbica? ¿Es momento de poner en duda a las instituciones supranacionales y abandonar los acuerdos para hacer del planeta un mundo mejor? ¿Es momento de mandar “al diablo” al sistema político –sea del país que sea- y elegir a gobernantes “anti-sistema”? Pero la pregunta no es esa, sino la conveniencia de darle rienda suelta a ideas que, aunque poderosas, quizá no son las mejores. Tomemos el tiempo de quedarnos con las ideas buenas y desechar las malas, por más fuertes que estas sean o por más complicado que parezca discernirlas. @fedeling

Durante la semana pasada me llegó una imagen a través de las redes sociales sobre una conferencia esotérica. Invitaban al público a hablar sobre los “OVNIS” y los extraterrestres y cómo eso tenía relación con Dios y con nuestra vida. Yo la compartí con mis amigos y hubo todo tipo de reacciones. No tengo idea de dónde provino la imagen, ni tampoco si es algo reciente. A la par de eso, alguien hizo alusión a los temas esotéricos en nuestro país y a los amantes de ello. Y en una de tantas menciones, alguien refirió a cierto político que gobernó un lugar en nuestro país y que hace más de 20 años propuso la meditación como método de combatir el estrés y la criminalidad y el Yoga como parte de las actividades de desarrollo personal para los jóvenes. Fue ciertamente criticado por sus ideas “exóticas y esotéricas”. La sociedad no entendió mucho de estas cosas y se burló, porque no estaban imbuidas en nuestra cultura y tampoco en nuestra idiosincrasia.

Sin embargo, en lo personal estoy totalmente convencido que la meditación y el Yoga pueden tener enormes beneficios para la persona, la sociedad y el país. Y no estoy diciendo que tenemos que creer en los “OVNIS” o en los extraterrestres. Simplemente pienso que hace 25 años, proponer la meditación como política de desarrollo personal era demasiado arriesgado y la sociedad lo criticó fuertemente. Pero hoy en día, si alguien propone hacer Yoga en un parque un fin de semana y meditar, sería bien recibido.

El famoso escrito Víctor Hugo afirmaba que “no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo”. Y es cierto. Pienso en muchas de las ideologías y políticas en el mundo y todas ellas han sido poderosas porque les llegó su tiempo. Hace no demasiados años fue –por ejemplo- el comunismo y la idea creció a tal grado que la mitad del mundo creía firmemente en ello. Antes de eso, por ejemplo, en Alemania, los Nazis se hicieron con el poder porque en aquella sociedad, a esas ideas, les había llegado su tiempo.

Los países y sus habitantes están hechos de ideas (a las que le llega su tiempo). Hace 25 años nadie hubiese creído que la meditación y el Yoga fuesen cosa seria como para proponerlos a la sociedad como métodos de desarrollo personal, la idea no era de su tiempo y aquél gobernador se adelantó al momento (quizá yo hubiese hecho lo mismo y también lo hubiese propuesto).

Si lo que dice Víctor Hugo es cierto y no hay nada más poderoso que esto, debemos hacer una pausa y pensar claramente cuáles son las ideas de hoy a las que les ha llegado su tiempo y que han florecido en nuestro país y en el mundo. ¿Es tiempo de las ideas y la retórica nacionalista, proteccionista, anti-globalización y xenofóbica? ¿Es momento de poner en duda a las instituciones supranacionales y abandonar los acuerdos para hacer del planeta un mundo mejor? ¿Es momento de mandar “al diablo” al sistema político –sea del país que sea- y elegir a gobernantes “anti-sistema”? Pero la pregunta no es esa, sino la conveniencia de darle rienda suelta a ideas que, aunque poderosas, quizá no son las mejores. Tomemos el tiempo de quedarnos con las ideas buenas y desechar las malas, por más fuertes que estas sean o por más complicado que parezca discernirlas. @fedeling

sábado 09 de septiembre de 2017

Claros y oscuros en México

sábado 26 de agosto de 2017

Sentido de realidad

viernes 11 de agosto de 2017

¿Asociarse con quién?

viernes 04 de agosto de 2017

La importancia de los detalles

viernes 28 de julio de 2017

La ciudad que parece imposible

viernes 30 de junio de 2017

¡Que lo arregle el gobierno!

viernes 23 de junio de 2017

Empatía

viernes 16 de junio de 2017

Ideas en el tiempo

viernes 09 de junio de 2017

La certeza electoral

viernes 02 de junio de 2017

Lo que está en juego

Cargar Más