/ sábado 3 de octubre de 2015

La “Pax Legislativa” / Federico A ling. Sanz Cerrada

Todos recordamos la famosa “Pax Romana”: dentro de las “murallas de Roma” todo estaba en paz, todo transcurría con orden y tranquilidad y las cosas marchaban bien. Todo aquel ciudadano de Roma que se encontraba dentro de la “ciudad” tenía seguridad, bienestar y sobretodo, paz. Pues así mismo hoy en día se utiliza la frase para nombrar varios fenómenos similares. He escuchado recientemente sobre la “Pax Americana”, por ejemplo; en dicho caso comparan la estabilidad de Roma con la de América (el continente, hace varios siglos) y hoy en día con Estados Unidos. No necesariamente estoy de acuerdo con ello, pero puedo entender el concepto.

Así por ello, creo que este término se podría emplear en nombrar otro tipo de “paz” en nuestra sociedad y nuestra política. La única que se me ocurre por el momento es la “Pax Legislativa”, es decir, el periodo en el que nos encontramos es un momento de planeación, de negociación, y especialmente de acordar temas importantes y hacerlos avanzar. La nueva Legislatura acaba de empezar; las Comisiones en la Cámara de Diputados acaban de ser repartidas nuevamente entre las diversas fuerzas políticas y el Senado de la República tiene una agenda qué desahogar. Ya pasó la época en que los partidos –incluso internamente– están decidiendo sobre quiénes serían los presidentes de las Mesas Directivas respectivamente, y por ende, esa negociación también ya terminó. Luego entonces, ¿qué queda?

Vamos por partes. En primer lugar, los legisladores están enfocados en la famosa “glosa” del Informe de Gobierno. Esto quiere decir que estarán analizando los diversos temas de la administración pública y citando a comparecer a los secretarios de Estado para que expliquen “el estado que guarda” (estado de cosas) el Gobierno de la República. Desde mi parecer los temas más relevantes serán dos: economía y seguridad. Y cuando hablamos de economía, en realidad nos referimos a impuestos y a empleo, y cuando se habla de seguridad, nos enfocamos en cómo evitar, prevenir y mitigar la violencia en la sociedad mexicana.

Pero hay que ir más allá y que hay que ser más ambiciosos. Nos encontramos en un momento difícil para el país, donde su credibilidad en el ámbito exterior está en déficit para muchos, y se requieren acciones decididas para marcar el rumbo de los 3 años que vendrán. Las cosas están todavía lejos de llegar a su fin, y más bien tenemos la oportunidad de establecer temas que nos importen. El momento es idóneo y creo que el lugar para hacerlo debe ser el Congreso, precisamente por la “Pax Legislativa” que estamos viviendo en este momento. Los líderes parlamentarios, y los diputados y senadores individualmente podrían proponer legislaciones e iniciativas que logren ir cambiando el rumbo del país. ¿En qué temas? Precisamente en los dos temas que más preocupan a la sociedad.

En la semana pasada, durante la glosa, el tema de los impuestos volvió a ser discutido; no por sí mismo, sino por las implicaciones que ello tiene en la economía nacional y en la generación de empleo. Y todo esto no sería posible si no existen las condiciones de seguridad que se requieren para que, evitando la violencia, la prosperidad económica sea una realidad creciente para todos los mexicanos. Luego entonces, esta solamente es una ruta sugerida para aprovechar mejor el tiempo político actual y que el país se fortalezca con ello.

Si la “Pax Romana” fue cierta, y muchas cosas florecieron al amparo de la misma, creo que la “Pax Legislativa” de hoy en día podría dar resultados interesantes si la ponemos a producir. www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

Todos recordamos la famosa “Pax Romana”: dentro de las “murallas de Roma” todo estaba en paz, todo transcurría con orden y tranquilidad y las cosas marchaban bien. Todo aquel ciudadano de Roma que se encontraba dentro de la “ciudad” tenía seguridad, bienestar y sobretodo, paz. Pues así mismo hoy en día se utiliza la frase para nombrar varios fenómenos similares. He escuchado recientemente sobre la “Pax Americana”, por ejemplo; en dicho caso comparan la estabilidad de Roma con la de América (el continente, hace varios siglos) y hoy en día con Estados Unidos. No necesariamente estoy de acuerdo con ello, pero puedo entender el concepto.

Así por ello, creo que este término se podría emplear en nombrar otro tipo de “paz” en nuestra sociedad y nuestra política. La única que se me ocurre por el momento es la “Pax Legislativa”, es decir, el periodo en el que nos encontramos es un momento de planeación, de negociación, y especialmente de acordar temas importantes y hacerlos avanzar. La nueva Legislatura acaba de empezar; las Comisiones en la Cámara de Diputados acaban de ser repartidas nuevamente entre las diversas fuerzas políticas y el Senado de la República tiene una agenda qué desahogar. Ya pasó la época en que los partidos –incluso internamente– están decidiendo sobre quiénes serían los presidentes de las Mesas Directivas respectivamente, y por ende, esa negociación también ya terminó. Luego entonces, ¿qué queda?

Vamos por partes. En primer lugar, los legisladores están enfocados en la famosa “glosa” del Informe de Gobierno. Esto quiere decir que estarán analizando los diversos temas de la administración pública y citando a comparecer a los secretarios de Estado para que expliquen “el estado que guarda” (estado de cosas) el Gobierno de la República. Desde mi parecer los temas más relevantes serán dos: economía y seguridad. Y cuando hablamos de economía, en realidad nos referimos a impuestos y a empleo, y cuando se habla de seguridad, nos enfocamos en cómo evitar, prevenir y mitigar la violencia en la sociedad mexicana.

Pero hay que ir más allá y que hay que ser más ambiciosos. Nos encontramos en un momento difícil para el país, donde su credibilidad en el ámbito exterior está en déficit para muchos, y se requieren acciones decididas para marcar el rumbo de los 3 años que vendrán. Las cosas están todavía lejos de llegar a su fin, y más bien tenemos la oportunidad de establecer temas que nos importen. El momento es idóneo y creo que el lugar para hacerlo debe ser el Congreso, precisamente por la “Pax Legislativa” que estamos viviendo en este momento. Los líderes parlamentarios, y los diputados y senadores individualmente podrían proponer legislaciones e iniciativas que logren ir cambiando el rumbo del país. ¿En qué temas? Precisamente en los dos temas que más preocupan a la sociedad.

En la semana pasada, durante la glosa, el tema de los impuestos volvió a ser discutido; no por sí mismo, sino por las implicaciones que ello tiene en la economía nacional y en la generación de empleo. Y todo esto no sería posible si no existen las condiciones de seguridad que se requieren para que, evitando la violencia, la prosperidad económica sea una realidad creciente para todos los mexicanos. Luego entonces, esta solamente es una ruta sugerida para aprovechar mejor el tiempo político actual y que el país se fortalezca con ello.

Si la “Pax Romana” fue cierta, y muchas cosas florecieron al amparo de la misma, creo que la “Pax Legislativa” de hoy en día podría dar resultados interesantes si la ponemos a producir. www.federicoling.com y @fedeling

*Maestro en Análisis Político y Medios de Información

viernes 03 de noviembre de 2017

Hacer las cosas

viernes 27 de octubre de 2017

Afanes de independencia

sábado 21 de octubre de 2017

La profesión más delicada

viernes 06 de octubre de 2017

Divide y vencerás

viernes 22 de septiembre de 2017

La tragedia desde lejos

sábado 09 de septiembre de 2017

Claros y oscuros en México

domingo 27 de agosto de 2017

Sentido de realidad

sábado 12 de agosto de 2017

¿Asociarse con quién?

sábado 05 de agosto de 2017

La importancia de los detalles

sábado 29 de julio de 2017

La ciudad que parece imposible

Cargar Más