/ miércoles 16 de noviembre de 2016

Olimpiónicos

Si bien el análisis comparativo de medallas muestran la realidad de la actuación de un país, porque es inherente al propio desarrollo del deporte a lo largo de cuatro, ocho o 12 años, que marca normalmente una generación deportiva, para el responsable del deporte adaptado de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, Samuel Pérez Portillo existieron en los Juegos Olímpicos de Río 2016 otras variables en el diagnóstico que realizó.

Desde el punto de vista técnico, los cambios promovidos por el Comité Olímpico Internacional van enfocados a un mayor rendimiento deportivo, se dio prioridad a las categorías altas y los resultados así se observaron con más de 400 marcas olímpicas y 240 mundiales. Esta misma tendencia se tuvo en Beijing 2008 y Londres 2012.

México en tanto, sufrió un lento cambio generacional, por falta de trabajo de las cuatro federaciones relacionadas con el deporte adaptado y la dependencia de la Conade, a decir de Pérez Portillo, trabajaron a marchas forzadas con lo que se tenía y aun así el 50 por ciento de la delegación vivió su primera experiencia paralímpica.

La Conade y Fodepar invirtió para los Juegos Paralímpicos de Río, de septiembre de 2015 a septiembre del 2016, casi 56 millones de pesos para cubrir actividades de preparación, material deportivo, pago de equipos multidisciplinarios, becas y participación en Brasil. Este monto incluye recursos asignados a las asociaciones deportivas nacionales.

México ocupó el lugar 26 con una cosecha de cuatro oros, dos platas y nueve bronces para un total de 15 preseas, en una justa dominada por China con 239 medallas, seguida por la Gran Bretaña (147) en tercero Ucrania (117) y en cuarto Estados Unidos (115).

A nivel panamericano México se ubicó en el cuarto sitio debajo de Cuba, país que cosechó ocho oros – no tiene altos índices de personas con discapacidad y Colombia en sexto, con 17, pero solo dos metales dorados. Nuestro país conquistó las 15 preseas en atletismo, natación, levantamiento de poder y judo. Amalia Pérez y María de los Ángeles Ortiz, son las únicas con marcas paralímpicas y mundiales por parte de nuestro país.

Dentro de los problemas que enfrentó la Conade, uno de los principales ha sido la resistencia al cambio, los entrenadores se negaron de forma rotunda a realizar dobles sesiones de entrenamiento y tampoco sometieron a los deportistas a los exámenes morfo-funcionales y bioquímicos para conocer el estado físico real del atleta.

Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10

Si bien el análisis comparativo de medallas muestran la realidad de la actuación de un país, porque es inherente al propio desarrollo del deporte a lo largo de cuatro, ocho o 12 años, que marca normalmente una generación deportiva, para el responsable del deporte adaptado de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, Samuel Pérez Portillo existieron en los Juegos Olímpicos de Río 2016 otras variables en el diagnóstico que realizó.

Desde el punto de vista técnico, los cambios promovidos por el Comité Olímpico Internacional van enfocados a un mayor rendimiento deportivo, se dio prioridad a las categorías altas y los resultados así se observaron con más de 400 marcas olímpicas y 240 mundiales. Esta misma tendencia se tuvo en Beijing 2008 y Londres 2012.

México en tanto, sufrió un lento cambio generacional, por falta de trabajo de las cuatro federaciones relacionadas con el deporte adaptado y la dependencia de la Conade, a decir de Pérez Portillo, trabajaron a marchas forzadas con lo que se tenía y aun así el 50 por ciento de la delegación vivió su primera experiencia paralímpica.

La Conade y Fodepar invirtió para los Juegos Paralímpicos de Río, de septiembre de 2015 a septiembre del 2016, casi 56 millones de pesos para cubrir actividades de preparación, material deportivo, pago de equipos multidisciplinarios, becas y participación en Brasil. Este monto incluye recursos asignados a las asociaciones deportivas nacionales.

México ocupó el lugar 26 con una cosecha de cuatro oros, dos platas y nueve bronces para un total de 15 preseas, en una justa dominada por China con 239 medallas, seguida por la Gran Bretaña (147) en tercero Ucrania (117) y en cuarto Estados Unidos (115).

A nivel panamericano México se ubicó en el cuarto sitio debajo de Cuba, país que cosechó ocho oros – no tiene altos índices de personas con discapacidad y Colombia en sexto, con 17, pero solo dos metales dorados. Nuestro país conquistó las 15 preseas en atletismo, natación, levantamiento de poder y judo. Amalia Pérez y María de los Ángeles Ortiz, son las únicas con marcas paralímpicas y mundiales por parte de nuestro país.

Dentro de los problemas que enfrentó la Conade, uno de los principales ha sido la resistencia al cambio, los entrenadores se negaron de forma rotunda a realizar dobles sesiones de entrenamiento y tampoco sometieron a los deportistas a los exámenes morfo-funcionales y bioquímicos para conocer el estado físico real del atleta.

Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10

sábado 12 de agosto de 2017

Olimpiónicos

miércoles 09 de agosto de 2017

Olimpiónicos

sábado 05 de agosto de 2017

Olimpiónicos

miércoles 02 de agosto de 2017

Olimpiónicos

sábado 29 de julio de 2017

Olimpiónicos

miércoles 26 de julio de 2017

Olimpiónicos

sábado 22 de julio de 2017

Olimpiónicos

miércoles 19 de julio de 2017

Olimpiónicos

sábado 15 de julio de 2017

Olimpiónicos

miércoles 12 de julio de 2017

Olimpiónicos

Cargar Más