/ sábado 17 de marzo de 2018

A 80 años de la expropiación petrolera: déjà vu

18 de marzo de 1938, 20 horas: el presidente de la República Mexicana, general Lázaro Cárdenas, informa a su gabinete que aplicará la Ley de Expropiación a los bienes muebles e inmuebles propiedad de 16 empresas petroleras. 22 horas: comunica por mensaje radiofónico su decreto expropiatorio “por causa de utilidad pública y a favor de la Nación”.

\u0009La problemática que enfrenta México es severa. Desgastado por el movimiento revolucionario, golpeado por la Gran Crisis de 1929, el mercado interno atraviesa por una de las mayores crisis de su historia. Para 1930 el Producto Interno Bruto ha decrecido 12%, en 1932 la caída de exportaciones es del 48% y la de importaciones del 52%, el ingreso público se ha contraído en 66% y la inversión pública en 70%, retornando el país a los niveles de crecimiento de 1900. Éste es el país que recibe Cárdenas como titular del Ejecutivo Federal en 1934. Su reto será impulsar un proyecto de desarrollo nacional fomentando la participación del Estado en los distintos sectores y pronto alcanzará el 46% de la inversión total en infraestructura. La confianza crece pero además hay una circunstancia favorable: la coyuntura internacional. Vientos de guerra inminente reposicionan y redefinen las fuerzas del contexto mundial. Cárdenas no desaprovechará el momento para tomar las decisiones económicas más importantes desde los tiempos de Juárez para el país. La soberanía energética de México no es ya un imposible.

Nunca como entonces la sociedad se une en torno a una causa común, desde la mujer de clase alta que entregó su anillo de bodas hasta la indígena que llevó su tesoro, un guajolote, para contribuir a la colecta nacional para indemnizar a las empresas petroleras. Los mexicanos saben que el porfiriato otorgó concesiones mineras y petrolíferas de hasta 99 años para promover la inversión directa de capital y, desde entonces, imperó en la industria el dominio extranjero. El sometimiento estructural era insostenible para un país ávido por reconstruirse y alcanzar su libertad y autonomía. Meses después nace Petróleos Mexicanos (Pemex) como única empresa para explorar, explotar, refinar y comercializar el petróleo. Nunca antes ni después otro organismo habrá tenido ni tendrá el poder que Pemex alcanzó. Sin embargo, el cáncer de la corrupción pronto inunda sus entrañas. Entre las administraciones de gobierno y el sindicato petrolero se establece una relación de connivencia perversa, contraria a los intereses supremos de la Nación, que la discrecionalidad en el otorgamiento de contratos y manejo turbio de sus fondos termina de pudrir bajo una nube negra de total opacidad. El desastre financiero del país cuya economía se fincó en el petróleo fue la consecuencia. El sueño petrolero que todavía López Portillo auguró se evapora antes de existir. No por falta de yacimientos, sino ante la voracidad insaciable de los grupúsculos apoderados de las cúpulas gubernamentales, empresariales y sindicales que, desde los años 40, comenzaron a enriquecerse a su costa hasta llegar a los más bajos y desvergonzados niveles de colusión de lo que Odebrecht es un caso más.

Hoy, como en el porfiriato, una vez más la mayor parte del territorio nacional está concesionado (figura por demás conveniente para disfrazar la simulación), por tiempo indefinido y sin límite alguno para la extracción minera y de hidrocarburos (con un agravante: el deletéreo impacto del fracking y de la extracción minera a tajo abierto). México, uno de los países más ricos en hidrocarburos del mundo como lo evidencian sus rondas de licitación recientes, retornó al capital e interés privados su soberanía energética. Las reformas de 2007 y 2013 son contrarreformas que revirtieron totalmente el espíritu y el garantismo sociales de nuestra Carta Magna. Cierto es que la economía internacional ha sufrido fuertes altibajos en las últimas décadas, pero los nuestros no tiene parangón. En 1900 estábamos a la par con el dólar, al inicio del cardenismo nuestra paridad era de 4 a 1. En la actualidad y obviando el ajuste a nuevos pesos que hizo el salinato, en realidad estaríamos llegando por arriba de los 20 mil pesos por dólar, mientras que la deuda externa en lo que va del sexenio que agoniza se ha duplicado. En cuanto a la gasolina, con Cárdenas se incrementó en 28%, de 1959 a 1975 se mantuvo sin aumento; con los presidentes Echeverría subió 445%, con López Portillo 900%, con De la Madrid 1810%, con Salinas 135%, con Zedillo 290%, con Fox 27%, con Calderón 60% y con Peña Nieto y sus deletéreos “gasolinazos” un 100%. La inflación acumulada desde 1976 a la fecha, en consecuencia, es inconcebible, sobre todo porque gran parte de nuestra riqueza económica sigue estando en el petróleo, solo que ahora despojamos a la Nación de él.

A 80 años de distancia, revivimos la historia. Los dueños del petróleo de 1938 han retornado. La expropiación petrolera y el sueño de una soberanía económica están muertos. Los asesinó la ambición, la falta de valores y principios y la ausencia de una moral social.

bettyzanolli@gmail.com

@BettyZanolli

18 de marzo de 1938, 20 horas: el presidente de la República Mexicana, general Lázaro Cárdenas, informa a su gabinete que aplicará la Ley de Expropiación a los bienes muebles e inmuebles propiedad de 16 empresas petroleras. 22 horas: comunica por mensaje radiofónico su decreto expropiatorio “por causa de utilidad pública y a favor de la Nación”.

\u0009La problemática que enfrenta México es severa. Desgastado por el movimiento revolucionario, golpeado por la Gran Crisis de 1929, el mercado interno atraviesa por una de las mayores crisis de su historia. Para 1930 el Producto Interno Bruto ha decrecido 12%, en 1932 la caída de exportaciones es del 48% y la de importaciones del 52%, el ingreso público se ha contraído en 66% y la inversión pública en 70%, retornando el país a los niveles de crecimiento de 1900. Éste es el país que recibe Cárdenas como titular del Ejecutivo Federal en 1934. Su reto será impulsar un proyecto de desarrollo nacional fomentando la participación del Estado en los distintos sectores y pronto alcanzará el 46% de la inversión total en infraestructura. La confianza crece pero además hay una circunstancia favorable: la coyuntura internacional. Vientos de guerra inminente reposicionan y redefinen las fuerzas del contexto mundial. Cárdenas no desaprovechará el momento para tomar las decisiones económicas más importantes desde los tiempos de Juárez para el país. La soberanía energética de México no es ya un imposible.

Nunca como entonces la sociedad se une en torno a una causa común, desde la mujer de clase alta que entregó su anillo de bodas hasta la indígena que llevó su tesoro, un guajolote, para contribuir a la colecta nacional para indemnizar a las empresas petroleras. Los mexicanos saben que el porfiriato otorgó concesiones mineras y petrolíferas de hasta 99 años para promover la inversión directa de capital y, desde entonces, imperó en la industria el dominio extranjero. El sometimiento estructural era insostenible para un país ávido por reconstruirse y alcanzar su libertad y autonomía. Meses después nace Petróleos Mexicanos (Pemex) como única empresa para explorar, explotar, refinar y comercializar el petróleo. Nunca antes ni después otro organismo habrá tenido ni tendrá el poder que Pemex alcanzó. Sin embargo, el cáncer de la corrupción pronto inunda sus entrañas. Entre las administraciones de gobierno y el sindicato petrolero se establece una relación de connivencia perversa, contraria a los intereses supremos de la Nación, que la discrecionalidad en el otorgamiento de contratos y manejo turbio de sus fondos termina de pudrir bajo una nube negra de total opacidad. El desastre financiero del país cuya economía se fincó en el petróleo fue la consecuencia. El sueño petrolero que todavía López Portillo auguró se evapora antes de existir. No por falta de yacimientos, sino ante la voracidad insaciable de los grupúsculos apoderados de las cúpulas gubernamentales, empresariales y sindicales que, desde los años 40, comenzaron a enriquecerse a su costa hasta llegar a los más bajos y desvergonzados niveles de colusión de lo que Odebrecht es un caso más.

Hoy, como en el porfiriato, una vez más la mayor parte del territorio nacional está concesionado (figura por demás conveniente para disfrazar la simulación), por tiempo indefinido y sin límite alguno para la extracción minera y de hidrocarburos (con un agravante: el deletéreo impacto del fracking y de la extracción minera a tajo abierto). México, uno de los países más ricos en hidrocarburos del mundo como lo evidencian sus rondas de licitación recientes, retornó al capital e interés privados su soberanía energética. Las reformas de 2007 y 2013 son contrarreformas que revirtieron totalmente el espíritu y el garantismo sociales de nuestra Carta Magna. Cierto es que la economía internacional ha sufrido fuertes altibajos en las últimas décadas, pero los nuestros no tiene parangón. En 1900 estábamos a la par con el dólar, al inicio del cardenismo nuestra paridad era de 4 a 1. En la actualidad y obviando el ajuste a nuevos pesos que hizo el salinato, en realidad estaríamos llegando por arriba de los 20 mil pesos por dólar, mientras que la deuda externa en lo que va del sexenio que agoniza se ha duplicado. En cuanto a la gasolina, con Cárdenas se incrementó en 28%, de 1959 a 1975 se mantuvo sin aumento; con los presidentes Echeverría subió 445%, con López Portillo 900%, con De la Madrid 1810%, con Salinas 135%, con Zedillo 290%, con Fox 27%, con Calderón 60% y con Peña Nieto y sus deletéreos “gasolinazos” un 100%. La inflación acumulada desde 1976 a la fecha, en consecuencia, es inconcebible, sobre todo porque gran parte de nuestra riqueza económica sigue estando en el petróleo, solo que ahora despojamos a la Nación de él.

A 80 años de distancia, revivimos la historia. Los dueños del petróleo de 1938 han retornado. La expropiación petrolera y el sueño de una soberanía económica están muertos. Los asesinó la ambición, la falta de valores y principios y la ausencia de una moral social.

bettyzanolli@gmail.com

@BettyZanolli

domingo 02 de agosto de 2020

Réquiem por Hiroshima y Nagasaki (I)

domingo 26 de julio de 2020

La esencia del ser en las ideas

domingo 19 de julio de 2020

“Si dices mi nombre: desaparezco”

domingo 12 de julio de 2020

Fuerza en el dolor y la sensibilidad

domingo 28 de junio de 2020

Una sociedad con el corazón roto

domingo 21 de junio de 2020

La deshumanización de los rituales

domingo 24 de mayo de 2020

Ius en México: no fas

Cargar Más