/ domingo 10 de mayo de 2020

A ti que me diste tu vida…

Vaya una emotiva reflexión para este sensible 10 de Mayo del 2020 que indudablemente la humanidad entera habrá de recordar… Y es que siendo, como lo es, una de las fechas más celebradas en el calendario mexicano -sociedad abiertamente matriarcal-, ante las limitaciones impuestas por el COVID-19, esta vez nuestra emoción para festejar a las Madres se ve francamente limitada, aunque no por ello menos motivada; es por ello que al auspicio de los avances tecnológicos que mucho han ayudado a sobrellevar el aislamiento, el ingenio ha trascendido y el festejo, en forma virtual, nos ha impuesto la necesidad de innovar innumerables detalles que, sin duda, harán de este un jolgorio diferente.

Nos encontramos en los días más álgidos del confinamiento que hemos vivido: algunos dirán sufrido y/ó padecido al encontrarse encerrados y coartados; otros más lo habrán disfrutado encontrando un sinnúmero de beneficios personales y familiares; muchos más lo asumen con el temor de ver a un familiar enfermo, y qué decir de quienes enfrentan con valentía y compromiso la responsabilidad de tratar directamente a quienes desafortunadamente se han infectado, dejando a un lado a sus seres queridos, aislados y asilados fuera de casa en afán de proteger a sus familias; miles más, han de enfrentar el riesgo de salir con tal de mantener su trabajo o de hacer algún servicio social; en fin, cada uno a su manera pero la situación no es sencilla, y lo que faltaba, ante el juego de fechas con que se ha manejado el confinamiento que inicialmente concluiría el 19 de abril, posteriormente se pospuso al 30 de ese mismo mes y hoy nos lleva al 17 de mayo en algunos lugares y 1° de junio en otros, el caso es que nos distanció este 10 de Mayo…

No obstante, la gratitud, el amor, la figura de quien nos dio la vida no solo al nacer, sino en el transcurso de toda nuestra vida –aún prescindiendo de su presencia física-, siempre la mantendremos en el pensamiento, evocaremos su ejemplo y enseñanzas, agradeceremos su dedicación y cuidado, necesitaremos su consejo y aún sus llamadas de atención… Vaya pues un merecido reconocimiento a las mujeres que nos dieron a luz a través de su espacio, y a quienes igualmente han trascendido en la vida de sus descendientes –quizá no directos, pero abarcando igualmente la figura-.

Y en este día tan emotivo, y considerando la sensibilidad y el espíritu de la sociedad mexicana, vayamos a uno de los aspectos más importantes derivados de la pandemia, refiriéndonos a un tema esencial como lo es la salud mental ya que, en voz de los expertos, entre 45 y 50 por ciento de quienes hemos vivido el aislamiento podemos presentar el “síndrome de cuarentena”, con síntomas como ansiedad, temor, irritabilidad, agresividad, apatía o incredulidad.

La información que tenemos de otros países es de entre 30 y 35 por ciento; sin embargo, debido a que la sociedad mexicana es usualmente más sociable y amigable, la cifra podría subir hasta un 45 o 50 por ciento… la crisis provocada por el Covid-19 ha sumido a las personas en la incertidumbre; y las interminables noticias, verdaderas y falsas, sobre la pandemia terminan por generar sentimientos de ansiedad y depresión. A decir de Dunia Pintado, presidenta de la organización Voz Pro Salud Mental y especialista en la materia, “el encierro dentro de casa por la sana distancia hace además que la gente pierda su actividad normal y se desorganice. Esto genera cambios en el humor, en el estado de ánimo y en el sueño, sobre todo en el caso de los jóvenes que siempre están muy activos e incluso también en las personas mayores están sometidas a una situación de mayor tendencia hacia la ansiedad y la desesperación. Respecto a los niños, “hemos observado que están muy miedosos o muy enojados porque ya no ven a sus amiguitos, ya no están haciendo su vida normal, todo el tiempo están oyendo las preocupaciones de los adultos y sin entender mucho”, agrega Pintado.

Las personas están dejando de dormir o duermen muy pocas horas al día, eso es uno de los principales detonantes de cuadros de depresión y de ansiedad, y muchas personas, para tratar de solucionar sus problemas para dormir, están aumentando el consumo de sustancias, están consumiendo fármacos controlados, alcohol en exceso y marihuana”,

Hoy, es 10 de Mayo, y la conmemoración puede ser un excelente motivo para llevarnos al abuso y “desahogar” paliativamente nuestras emociones: se trata de uno de los principales eventos anuales y su principal objetivo es brindar un breve homenaje de reconocimiento en afán de consentir y apapachar a nuestras amadas progenitoras –en vida o en su memoria-, cosa que, independientemente a que habríamos de hacer todos los días, omitimos por responsabilidades diversas, cargas laborales, o sencillamente falta de oportunidad derivado de la distancia, tiempo, en fin… pero el amor es recíproco e incondicional sin duda.

En la medida de lo posible y bajo las condiciones de “sana distancia”, apachémoslas y hagamos de su ejemplo, sus enseñanzas y su recuerdo, el principal motivo para celebrarlas. Muchas Felicidades a toda las mamitas!!! Ya festejaremos pronto como lo sabemos hacer…

gamogui@hotmail.com

Vaya una emotiva reflexión para este sensible 10 de Mayo del 2020 que indudablemente la humanidad entera habrá de recordar… Y es que siendo, como lo es, una de las fechas más celebradas en el calendario mexicano -sociedad abiertamente matriarcal-, ante las limitaciones impuestas por el COVID-19, esta vez nuestra emoción para festejar a las Madres se ve francamente limitada, aunque no por ello menos motivada; es por ello que al auspicio de los avances tecnológicos que mucho han ayudado a sobrellevar el aislamiento, el ingenio ha trascendido y el festejo, en forma virtual, nos ha impuesto la necesidad de innovar innumerables detalles que, sin duda, harán de este un jolgorio diferente.

Nos encontramos en los días más álgidos del confinamiento que hemos vivido: algunos dirán sufrido y/ó padecido al encontrarse encerrados y coartados; otros más lo habrán disfrutado encontrando un sinnúmero de beneficios personales y familiares; muchos más lo asumen con el temor de ver a un familiar enfermo, y qué decir de quienes enfrentan con valentía y compromiso la responsabilidad de tratar directamente a quienes desafortunadamente se han infectado, dejando a un lado a sus seres queridos, aislados y asilados fuera de casa en afán de proteger a sus familias; miles más, han de enfrentar el riesgo de salir con tal de mantener su trabajo o de hacer algún servicio social; en fin, cada uno a su manera pero la situación no es sencilla, y lo que faltaba, ante el juego de fechas con que se ha manejado el confinamiento que inicialmente concluiría el 19 de abril, posteriormente se pospuso al 30 de ese mismo mes y hoy nos lleva al 17 de mayo en algunos lugares y 1° de junio en otros, el caso es que nos distanció este 10 de Mayo…

No obstante, la gratitud, el amor, la figura de quien nos dio la vida no solo al nacer, sino en el transcurso de toda nuestra vida –aún prescindiendo de su presencia física-, siempre la mantendremos en el pensamiento, evocaremos su ejemplo y enseñanzas, agradeceremos su dedicación y cuidado, necesitaremos su consejo y aún sus llamadas de atención… Vaya pues un merecido reconocimiento a las mujeres que nos dieron a luz a través de su espacio, y a quienes igualmente han trascendido en la vida de sus descendientes –quizá no directos, pero abarcando igualmente la figura-.

Y en este día tan emotivo, y considerando la sensibilidad y el espíritu de la sociedad mexicana, vayamos a uno de los aspectos más importantes derivados de la pandemia, refiriéndonos a un tema esencial como lo es la salud mental ya que, en voz de los expertos, entre 45 y 50 por ciento de quienes hemos vivido el aislamiento podemos presentar el “síndrome de cuarentena”, con síntomas como ansiedad, temor, irritabilidad, agresividad, apatía o incredulidad.

La información que tenemos de otros países es de entre 30 y 35 por ciento; sin embargo, debido a que la sociedad mexicana es usualmente más sociable y amigable, la cifra podría subir hasta un 45 o 50 por ciento… la crisis provocada por el Covid-19 ha sumido a las personas en la incertidumbre; y las interminables noticias, verdaderas y falsas, sobre la pandemia terminan por generar sentimientos de ansiedad y depresión. A decir de Dunia Pintado, presidenta de la organización Voz Pro Salud Mental y especialista en la materia, “el encierro dentro de casa por la sana distancia hace además que la gente pierda su actividad normal y se desorganice. Esto genera cambios en el humor, en el estado de ánimo y en el sueño, sobre todo en el caso de los jóvenes que siempre están muy activos e incluso también en las personas mayores están sometidas a una situación de mayor tendencia hacia la ansiedad y la desesperación. Respecto a los niños, “hemos observado que están muy miedosos o muy enojados porque ya no ven a sus amiguitos, ya no están haciendo su vida normal, todo el tiempo están oyendo las preocupaciones de los adultos y sin entender mucho”, agrega Pintado.

Las personas están dejando de dormir o duermen muy pocas horas al día, eso es uno de los principales detonantes de cuadros de depresión y de ansiedad, y muchas personas, para tratar de solucionar sus problemas para dormir, están aumentando el consumo de sustancias, están consumiendo fármacos controlados, alcohol en exceso y marihuana”,

Hoy, es 10 de Mayo, y la conmemoración puede ser un excelente motivo para llevarnos al abuso y “desahogar” paliativamente nuestras emociones: se trata de uno de los principales eventos anuales y su principal objetivo es brindar un breve homenaje de reconocimiento en afán de consentir y apapachar a nuestras amadas progenitoras –en vida o en su memoria-, cosa que, independientemente a que habríamos de hacer todos los días, omitimos por responsabilidades diversas, cargas laborales, o sencillamente falta de oportunidad derivado de la distancia, tiempo, en fin… pero el amor es recíproco e incondicional sin duda.

En la medida de lo posible y bajo las condiciones de “sana distancia”, apachémoslas y hagamos de su ejemplo, sus enseñanzas y su recuerdo, el principal motivo para celebrarlas. Muchas Felicidades a toda las mamitas!!! Ya festejaremos pronto como lo sabemos hacer…

gamogui@hotmail.com

domingo 05 de julio de 2020

“No soy médico…”

domingo 28 de junio de 2020

¡Gracias a la vida!!!

domingo 14 de junio de 2020

¿La oportunidad de la crisis?

domingo 07 de junio de 2020

Las gotas de doña Olga

domingo 31 de mayo de 2020

¿En el mismo barco?

domingo 17 de mayo de 2020

El que sabe ser pobre, lo sabe todo…

domingo 10 de mayo de 2020

A ti que me diste tu vida…

domingo 26 de abril de 2020

¿Qué nos pasó?

Cargar Más