/ martes 3 de mayo de 2022

A una semana del día de la visibilidad lésbica

Diana López García

La “L” es la primera letra del acrónimo y por mucho tiempo hemos sido invisibilizadas. En mi caso muy particular suelo recibir comentarios de “es que no pareces” “seguro es porque no tuviste buenas experiencias con hombres” y demás comentarios vulgares. Para muchos una lesbiana tiene que ser tomboy, marimacha e incluso algunos nos llaman las “niño niña”, ¿porqué? No lo sé.

Hace una semana mis redes sociales se infestaron de posts por el día de la visibilidad lésbica y está bien que se haga como un primer ejercicio de reflexión pero de nada sirve si la misma gente que subió ese contenido al día siguiente vuelve a hacer comentarios lesbofóbicos y que sexualizan a las lesbianas.

Vivimos en una sociedad machista y discriminatoria que juzga cuando ve a dos mujeres agarradas de la mano o besándose, que nos llama antinatura.

A una semana del día de la visibilidad lésbica y a escasos 30 días del mes del orgullo, mes en el cual también todos se pintan de colores mostrándose solidarios y el brainwashing es todavía más evidente, la sociedad en términos de aceptación no ha cambiado por mucho, sin embargo aquí estamos y seguiremos luchando para que un día nadie se sienta con el derecho de opinar sobre nuestra sexualidad.

Diana López García

La “L” es la primera letra del acrónimo y por mucho tiempo hemos sido invisibilizadas. En mi caso muy particular suelo recibir comentarios de “es que no pareces” “seguro es porque no tuviste buenas experiencias con hombres” y demás comentarios vulgares. Para muchos una lesbiana tiene que ser tomboy, marimacha e incluso algunos nos llaman las “niño niña”, ¿porqué? No lo sé.

Hace una semana mis redes sociales se infestaron de posts por el día de la visibilidad lésbica y está bien que se haga como un primer ejercicio de reflexión pero de nada sirve si la misma gente que subió ese contenido al día siguiente vuelve a hacer comentarios lesbofóbicos y que sexualizan a las lesbianas.

Vivimos en una sociedad machista y discriminatoria que juzga cuando ve a dos mujeres agarradas de la mano o besándose, que nos llama antinatura.

A una semana del día de la visibilidad lésbica y a escasos 30 días del mes del orgullo, mes en el cual también todos se pintan de colores mostrándose solidarios y el brainwashing es todavía más evidente, la sociedad en términos de aceptación no ha cambiado por mucho, sin embargo aquí estamos y seguiremos luchando para que un día nadie se sienta con el derecho de opinar sobre nuestra sexualidad.