/ martes 18 de enero de 2022

Ajo y Agua | Primer título para el Real Madrid en este 2022

Real Madrid derrotó al Athletic de Bilbao y conquistó así su duodécimo título en la Supercopa de España; de los cuales tres fueron ganados durante la década de los ochentas, cuando el conjunto merengue, conmigo en la delantera, se impuso ante el Barcelona.

El primer campeonato del 2022 lo ha ganado el Real Madrid en la Supercopa de España. El título ha llegado de una manera diferente a lo habitual, porque antes se solían enfrentar al campeón de la Liga española con el de la Copa del Rey, y el vencedor de estos encuentros, que se disputaban a visita reciproca, era el merecedor del trofeo. En México es lo que conocemos como el campeón de campeones.

A lo largo de la historia el Barcelona es el equipo que más Supercopas tiene, con 13, le sigue el Real Madrid, que llegó a 12 con el título obtenido en el comienzo de este 2022. Hablando de este trofeo, tuve la oportunidad de colaborar con tres de esos 12, junto a mis compañeros de esa época, la que va de 1985 a 1992.

La primera fue en la temporada 1987-1988. En esa ocasión jugamos contra el Barcelona, que había ganado la Copa del Rey y nosotros la Liga. En la ida, disputada en Madrid, ganamos 2-0, ahí tuve la oportunidad de marcar uno de los goles. En la vuelta, el resultado fue de 2-1, por lo que el global nos favoreció 3-2.

En la temporada 1988-1989, como tuvimos la oportunidad de ganar la Liga y la Copa, nos entregaron el trofeo por segunda ocasión en esa época, sin necesidad de jugar algún partido.

La tercera vez que tuve la oportunidad de colaborar en la obtención de ese título fue en la temporada 1989-1990. En esa ocasión una vez más jugamos contra el Barcelona. En el partido de ida, disputado en el Camp Nou, ganamos 0-1, mientras que, en la vuelta, en el Santiago Bernabéu, goleamos 4-1 para un global de 5-1. En ese partido pude marcar uno de los cuatro goles.

Hay muchas anécdotas en esa clase de encuentros. Recuerdo que en la temporada 1987-1988, cuando terminó el partido estábamos felices por ganarle el título al Barcelona en su propia cancha, así que dimos una vuelta olímpica con el trofeo en brazos, eso fue algo que dolió mucho a los Culés.

Cuando terminamos el festejo por todo lo alto, y nos enfilábamos a los vestidores, había que pasar por unas escaleras en las que no había nada de protección, entonces los aficionados nos lanzaron gran cantidad de objetos, uno de ellos era un encendedor metálico que me golpeó, abriéndome dos centímetros la cabeza. No fui el único agredido, fuimos varios los que vivimos un momento desagradable.

Dos años después, cuando visitamos una vez más el Camp Nou en la temporada 1989-1990, se repitió la historia, sólo que en el juego de ida. En esa ocasión, tras el triunfo de 0-1, no pudimos entrar de inmediato a los vestuarios y tuvimos que esperar a que llegara la policía a frenar a los aficionados.

Recordé que me habían abierto la cabeza, no lo iba a permitir de nuevo, así que me les quedé viendo fijamente y me toqué las partes nobles, haciendo un gesto de desaprobación, como diciendo “no me toquen las amígdalas”.

El gesto provocó ira en los aficionados y fui reportado. En lugar de meter a la cárcel a esos locos resulta que fui sancionado con dos partidos en la temporada siguiente. Eso me pudo haber afectado en no ganar la Bota de Oro.

De no haber sido por esa suspensión podría haber batido el récord de Telmo Zarra de los 38 goles, pero esos dos partidos me hicieron daño. No pude superar a Hristo Stoichkov, quien marcó 38 goles con el CSKA Sofía, por lo que compartimos la Bota de Oro.

Así que estoy contento de haber colaborado con estos títulos. Si hablamos de palmarés habría que comentar que para mí los títulos de Liga son más importantes por la regularidad en España que es la mejor Liga del mundo. El Real Madrid ha ganado 34 por 26 del Barcelona, esto nos hace valorar por qué el club merengue es reconocido en todo el mundo como el mejor de todos los tiempos.

Si hablamos del palmarés internacional habría que comentar que la Champions League, antes Copa de Europa, es el título más prestigioso del Viejo Continente y del mundo.

Real Madrid tiene 13 Copas y el Barcelona cinco, la diferencia es muy importante, y no sé cuántos siglos tendrán que pasar para que el Barcelona nos supere.

Me hubiera gustado que la final de la Supercopa hubiese sido el juego que se jugó contra el Barcelona en la semifinal, porque el espectáculo que se vio era digno de una gran final, en cambio contra el Athletic de Bilbao fue una notoria superioridad madridista.

Dado el espectáculo mostrado, la Federación Española renovó el contrato con los árabes hasta el 2029 y esto habla del éxito que representa el futbol español en todo el mundo, ojalá que los directivos mexicanos estén tomando nota.

¡Que te lo digo yo!

Real Madrid derrotó al Athletic de Bilbao y conquistó así su duodécimo título en la Supercopa de España; de los cuales tres fueron ganados durante la década de los ochentas, cuando el conjunto merengue, conmigo en la delantera, se impuso ante el Barcelona.

El primer campeonato del 2022 lo ha ganado el Real Madrid en la Supercopa de España. El título ha llegado de una manera diferente a lo habitual, porque antes se solían enfrentar al campeón de la Liga española con el de la Copa del Rey, y el vencedor de estos encuentros, que se disputaban a visita reciproca, era el merecedor del trofeo. En México es lo que conocemos como el campeón de campeones.

A lo largo de la historia el Barcelona es el equipo que más Supercopas tiene, con 13, le sigue el Real Madrid, que llegó a 12 con el título obtenido en el comienzo de este 2022. Hablando de este trofeo, tuve la oportunidad de colaborar con tres de esos 12, junto a mis compañeros de esa época, la que va de 1985 a 1992.

La primera fue en la temporada 1987-1988. En esa ocasión jugamos contra el Barcelona, que había ganado la Copa del Rey y nosotros la Liga. En la ida, disputada en Madrid, ganamos 2-0, ahí tuve la oportunidad de marcar uno de los goles. En la vuelta, el resultado fue de 2-1, por lo que el global nos favoreció 3-2.

En la temporada 1988-1989, como tuvimos la oportunidad de ganar la Liga y la Copa, nos entregaron el trofeo por segunda ocasión en esa época, sin necesidad de jugar algún partido.

La tercera vez que tuve la oportunidad de colaborar en la obtención de ese título fue en la temporada 1989-1990. En esa ocasión una vez más jugamos contra el Barcelona. En el partido de ida, disputado en el Camp Nou, ganamos 0-1, mientras que, en la vuelta, en el Santiago Bernabéu, goleamos 4-1 para un global de 5-1. En ese partido pude marcar uno de los cuatro goles.

Hay muchas anécdotas en esa clase de encuentros. Recuerdo que en la temporada 1987-1988, cuando terminó el partido estábamos felices por ganarle el título al Barcelona en su propia cancha, así que dimos una vuelta olímpica con el trofeo en brazos, eso fue algo que dolió mucho a los Culés.

Cuando terminamos el festejo por todo lo alto, y nos enfilábamos a los vestidores, había que pasar por unas escaleras en las que no había nada de protección, entonces los aficionados nos lanzaron gran cantidad de objetos, uno de ellos era un encendedor metálico que me golpeó, abriéndome dos centímetros la cabeza. No fui el único agredido, fuimos varios los que vivimos un momento desagradable.

Dos años después, cuando visitamos una vez más el Camp Nou en la temporada 1989-1990, se repitió la historia, sólo que en el juego de ida. En esa ocasión, tras el triunfo de 0-1, no pudimos entrar de inmediato a los vestuarios y tuvimos que esperar a que llegara la policía a frenar a los aficionados.

Recordé que me habían abierto la cabeza, no lo iba a permitir de nuevo, así que me les quedé viendo fijamente y me toqué las partes nobles, haciendo un gesto de desaprobación, como diciendo “no me toquen las amígdalas”.

El gesto provocó ira en los aficionados y fui reportado. En lugar de meter a la cárcel a esos locos resulta que fui sancionado con dos partidos en la temporada siguiente. Eso me pudo haber afectado en no ganar la Bota de Oro.

De no haber sido por esa suspensión podría haber batido el récord de Telmo Zarra de los 38 goles, pero esos dos partidos me hicieron daño. No pude superar a Hristo Stoichkov, quien marcó 38 goles con el CSKA Sofía, por lo que compartimos la Bota de Oro.

Así que estoy contento de haber colaborado con estos títulos. Si hablamos de palmarés habría que comentar que para mí los títulos de Liga son más importantes por la regularidad en España que es la mejor Liga del mundo. El Real Madrid ha ganado 34 por 26 del Barcelona, esto nos hace valorar por qué el club merengue es reconocido en todo el mundo como el mejor de todos los tiempos.

Si hablamos del palmarés internacional habría que comentar que la Champions League, antes Copa de Europa, es el título más prestigioso del Viejo Continente y del mundo.

Real Madrid tiene 13 Copas y el Barcelona cinco, la diferencia es muy importante, y no sé cuántos siglos tendrán que pasar para que el Barcelona nos supere.

Me hubiera gustado que la final de la Supercopa hubiese sido el juego que se jugó contra el Barcelona en la semifinal, porque el espectáculo que se vio era digno de una gran final, en cambio contra el Athletic de Bilbao fue una notoria superioridad madridista.

Dado el espectáculo mostrado, la Federación Española renovó el contrato con los árabes hasta el 2029 y esto habla del éxito que representa el futbol español en todo el mundo, ojalá que los directivos mexicanos estén tomando nota.

¡Que te lo digo yo!