/ martes 16 de abril de 2019

Ajo y Agua | Que ya vendan a Chivas

Chivas está metido en verdaderos problemas, y ahora tienen que preocuparse hasta por la amenaza del temible descenso. No es la primera vez que este equipo tan especial enfrenta ese tipo de conflictos, y lo llamo especial porque a estas alturas de la vida y en este siglo, con la globalización en el mundo, es de los pocos románticos -junto con el Athletic de Bilbao-, por llamarle de alguna manera, que insiste en sólo tener jugadores mexicanos, política que por un lado me parece muy buena, pero que, por el otro, creo que da ventajas.

El equipo, por esa misma línea de no permitir la contratación de extranjeros, tiene limitaciones, por lo que una necesidad a la que tendrían que dar respuesta es a la formación de jugadores para ayudarse a salir de los problemas deportivos en los que se encuentran. Parece fácil, pero para esto se necesita tiempo, una buena organización en fuerzas básicas con gente capacitada tanto en las oficinas como en los organigramas, que deben estar bien establecidos para tener la mejor cantera del futbol mexicano, pero Chivas no lo está haciendo como debería ser. En cambio, quienes sí se están preocupando, y mucho, en ese rubro, son Pachuca, Santos y Pumas. Estos son los más dedicados, todos los demás responden a esta estrategia de maneras distintas, algunos sólo por obligación, y así no se resuelve el problema de formación.

Ahora bien, Chivas no solamente tiene problemas deportivos, sino que también ha habido conflictos desde la forma como se adjudicó el actual dueño al cuadro tapatío, que fue de una manera no muy correcta con los anteriores socios o dueños, pero cuando se tiene un equipo legal tan fuerte se puede conseguir por la vía jurídica el hacerse de un club, y Jorge Vergara así lo demostró.

Y todo este negocio que significa Chivas ha dado muy buenos resultados, ya que la marca Chivas vale mucho, siempre y cuando se cuide, pero cuando se utiliza para beneficios propios, y en este caso lo que más preocupa es ganar dinero, algo que definitivamente han conseguido, se descuidan otros aspectos que son igual o más importantes. No se trata solamente de ser dueño del equipo más popular, sino cuidarlo y mejorarlo, pero el actual proyecto del equipo tapatío está pensado más en una estrategia económica que en un buen plan deportivo.

El ejemplo claro está en lo que se hizo en su momento con Chivas USA, que más que extender la marca, lo que se buscaba, como casi siempre, era ganar más dinero, y así lo han conseguido, ya que la adquisición de Chivas USA fue simplemente un negocio. Nunca hubo interés en desarrollar un proyecto deportivo.

Por cierto, me habían invitado a dirigir ese equipo antes de arrancar mi aventura en Pumas. Jorge Vergara me presentó a su socio Antonio Cué para convencerme de que aceptara esa invitación, pero desde un principio mencioné a los dos que yo primero quería arrancar como entrenador en México, después tener la Selección y luego irme a Europa, y que ya en mi regreso de Europa, así como lo hice como jugador, podría aceptar la invitación de poder dirigir en Estados Unidos.

Después de esta anécdota vivida en casa de Jorge Vergara, me di cuenta de que todo era puro negocio, obviamente, y fue así como después vendieron Chivas USA a la liga de Estados Unidos, quiero recordar que en 70 millones de dólares, según información recibida, y obviamente el negocio en Estados Unidos salió redondo.

Ahora, ya con el tiempo, parece ser que la mejor salida para no dejar de ganar un buen dinero sería vender a las Chivas al mejor postor, porque si siguen con esta sinergia negativa, es factible que el negocio Chivas se venga abajo.

En la actualidad, no se sabe realmente quiénes son los que toman las decisiones importantes. Por motivos personales, según información que he recibido, por temas de salud, Jorge Vergara está apartado temporalmente, y entre José Luis Higuera y Amaury Vergara son los que se están repartiendo la tarea de sustituir al jefe, quien a pesar de todo ha sabido mantener el negocio después de haber enfrentado problemas legales que ha habido en su vida personal y que, según tengo entendido, le han afectado económicamente, y ante estos temas extradeportivos, muy importantes en lo económico, ha habido necesidad de vender a varios jugadores de peso en el club, sin tener la fuerza económica suficiente, más bien teniendo limitaciones, cosa que se ha notado de manera importante, y esto ha impedido el poder comprar a los mejores jugadores mexicanos que les gustaría tener.

Así que, definitivamente, contando algunos de los muchos problemas que tiene actualmente Chivas, la salida más coherente sería vender al equipo, y rescatarlo antes de que se hunda y se vaya a la Liga de Ascenso.

¡Que te lo digo yo!

Chivas está metido en verdaderos problemas, y ahora tienen que preocuparse hasta por la amenaza del temible descenso. No es la primera vez que este equipo tan especial enfrenta ese tipo de conflictos, y lo llamo especial porque a estas alturas de la vida y en este siglo, con la globalización en el mundo, es de los pocos románticos -junto con el Athletic de Bilbao-, por llamarle de alguna manera, que insiste en sólo tener jugadores mexicanos, política que por un lado me parece muy buena, pero que, por el otro, creo que da ventajas.

El equipo, por esa misma línea de no permitir la contratación de extranjeros, tiene limitaciones, por lo que una necesidad a la que tendrían que dar respuesta es a la formación de jugadores para ayudarse a salir de los problemas deportivos en los que se encuentran. Parece fácil, pero para esto se necesita tiempo, una buena organización en fuerzas básicas con gente capacitada tanto en las oficinas como en los organigramas, que deben estar bien establecidos para tener la mejor cantera del futbol mexicano, pero Chivas no lo está haciendo como debería ser. En cambio, quienes sí se están preocupando, y mucho, en ese rubro, son Pachuca, Santos y Pumas. Estos son los más dedicados, todos los demás responden a esta estrategia de maneras distintas, algunos sólo por obligación, y así no se resuelve el problema de formación.

Ahora bien, Chivas no solamente tiene problemas deportivos, sino que también ha habido conflictos desde la forma como se adjudicó el actual dueño al cuadro tapatío, que fue de una manera no muy correcta con los anteriores socios o dueños, pero cuando se tiene un equipo legal tan fuerte se puede conseguir por la vía jurídica el hacerse de un club, y Jorge Vergara así lo demostró.

Y todo este negocio que significa Chivas ha dado muy buenos resultados, ya que la marca Chivas vale mucho, siempre y cuando se cuide, pero cuando se utiliza para beneficios propios, y en este caso lo que más preocupa es ganar dinero, algo que definitivamente han conseguido, se descuidan otros aspectos que son igual o más importantes. No se trata solamente de ser dueño del equipo más popular, sino cuidarlo y mejorarlo, pero el actual proyecto del equipo tapatío está pensado más en una estrategia económica que en un buen plan deportivo.

El ejemplo claro está en lo que se hizo en su momento con Chivas USA, que más que extender la marca, lo que se buscaba, como casi siempre, era ganar más dinero, y así lo han conseguido, ya que la adquisición de Chivas USA fue simplemente un negocio. Nunca hubo interés en desarrollar un proyecto deportivo.

Por cierto, me habían invitado a dirigir ese equipo antes de arrancar mi aventura en Pumas. Jorge Vergara me presentó a su socio Antonio Cué para convencerme de que aceptara esa invitación, pero desde un principio mencioné a los dos que yo primero quería arrancar como entrenador en México, después tener la Selección y luego irme a Europa, y que ya en mi regreso de Europa, así como lo hice como jugador, podría aceptar la invitación de poder dirigir en Estados Unidos.

Después de esta anécdota vivida en casa de Jorge Vergara, me di cuenta de que todo era puro negocio, obviamente, y fue así como después vendieron Chivas USA a la liga de Estados Unidos, quiero recordar que en 70 millones de dólares, según información recibida, y obviamente el negocio en Estados Unidos salió redondo.

Ahora, ya con el tiempo, parece ser que la mejor salida para no dejar de ganar un buen dinero sería vender a las Chivas al mejor postor, porque si siguen con esta sinergia negativa, es factible que el negocio Chivas se venga abajo.

En la actualidad, no se sabe realmente quiénes son los que toman las decisiones importantes. Por motivos personales, según información que he recibido, por temas de salud, Jorge Vergara está apartado temporalmente, y entre José Luis Higuera y Amaury Vergara son los que se están repartiendo la tarea de sustituir al jefe, quien a pesar de todo ha sabido mantener el negocio después de haber enfrentado problemas legales que ha habido en su vida personal y que, según tengo entendido, le han afectado económicamente, y ante estos temas extradeportivos, muy importantes en lo económico, ha habido necesidad de vender a varios jugadores de peso en el club, sin tener la fuerza económica suficiente, más bien teniendo limitaciones, cosa que se ha notado de manera importante, y esto ha impedido el poder comprar a los mejores jugadores mexicanos que les gustaría tener.

Así que, definitivamente, contando algunos de los muchos problemas que tiene actualmente Chivas, la salida más coherente sería vender al equipo, y rescatarlo antes de que se hunda y se vaya a la Liga de Ascenso.

¡Que te lo digo yo!

martes 21 de mayo de 2019

Ajo y Agua | Justicia Deportiva

martes 07 de mayo de 2019

La psicología, a favor de América

martes 30 de abril de 2019

Ajo y Agua | Vendrán tiempos mejores

martes 23 de abril de 2019

Ajo y Agua | Chivas y Pumas, en picada

martes 16 de abril de 2019

Ajo y Agua | Que ya vendan a Chivas

martes 02 de abril de 2019

Ajo y Agua | Malas costumbres

martes 26 de marzo de 2019

Ajo y Agua | El efecto “Tatiano”

martes 19 de marzo de 2019

Ajo y Agua | Inicio traumático

Cargar Más