/ lunes 12 de julio de 2021

Al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie

El día de mañana, la Comisión Permanente votará para que el próximo viernes la Cámara de Diputados tenga un periodo extraordinario y trate el tema de desafuero de dos diputados federales y el fiscal de Justicia de Morelos. Esperemos que la oposición no utilice sus muy consabidas prácticas obstruccionistas para impedir la sesión.

El desafuero no determina la culpabilidad de la persona; la finalidad de esta acción es permitir que la fiscalía inicie un proceso ante un juez, a quien compete determinar la responsabilidad penal.

Como diputados, nuestra responsabilidad no es dictaminar sobre la culpabilidad o no de las personas investigadas. Con la información presentada por las fiscalías, lo que hacemos los diputados de todas las fracciones es buscar que haya certeza jurídica, y que en efecto el motivo de la investigación no tiene nada que ver con la libre manifestación de las ideas, sino que realmente haya una causa de investigación por motivos de índole legal.

A las personas desaforadas les quedan a salvo todos sus derechos, a efecto de que presenten los elementos que les permitan acreditar su inocencia, y el juez es el encargado de valorarlos para dictar una sentencia justa. Es cierto que le falta mucho a nuestro país para que el Poder Judicial logre acreditar –y legitimar– su capacidad para ello, y por eso el fuero sigue siendo una necesidad. Llegará el momento en que eliminarlo por completo sea un verdadero acto de justicia para todos los mexicanos.

Los diputados de Morena lo pensamos así, y actuamos con la convicción de que el presidente ha establecido una fórmula pareja para todos los mexicanos, independientemente de la condición individual de cada ciudadano: al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie.

Los legisladores de Morena, sin excepción, tenemos la responsabilidad de construir una Cuarta Trasformación que cambie de raíz un régimen corrupto en donde imperaba la impunidad y se exhibía como si fuera un reconocimiento. Luis Cárdenas Palomino y García Luna son los ejemplos más recientes de esta convicción; tenemos también los lamentables casos de los últimos gobernadores de Tamaulipas, que desde los años dorados del salinato no dejan de ser señalados por diversos delitos; y, recientemente, el del gobernador Cabeza de Vaca, quien en complicidad con diputados del PAN modificó la Constitución del estado para seguir gozando de impunidad y evadir el desafuero pronunciado por la Cámara de Diputados.

El cambio de régimen ha quedado muy claro. Nosotros ya no funcionamos como el prianato de un pasado que todavía se hace sentir con claridad

Antes de esta legislatura, el desafuero era un proceso extraordinario, y el caso más emblemático es el de nuestro hoy presidente. Ahora se comprueba que fue usado por Vicente Fox como una medida absurda para sacarlo de la competencia electoral y establecer una narrativa perniciosa que llevó al monumental fraude con el cual Felipe Calderón robó la Presidencia de México.

En la actual legislatura, el primer caso de desafuero correspondió a un diputado de Morena, con el fin de permitir que la Fiscalía de Hidalgo realizara sus investigaciones; no obstante, se muestra como caso fallido, y la huelga de hambre que hasta el día de hoy sostiene el diputado Cipriano Charrez parece demostrar que, en efecto, la justicia aún está lejos de ejercerse con claridad.

En fin, en este proceso de desafuero también hay un diputado de Morena que será puesto a disposición de la ley. Se está acabando una perniciosa era de la impunidad en lo que a los poderes Ejecutivo y Legislativo se refiere. Falta que el Poder Judicial haga su parte.

Los diputados de Morena defendemos el fuero que garantiza la libertad de expresión, pero nunca lo utilizaríamos como instrumento para obstaculizar el ejercicio de la justicia.

La transformación de este país avanza y nada ni nadie puede detenerla. Estamos muy atentos.

Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta

El día de mañana, la Comisión Permanente votará para que el próximo viernes la Cámara de Diputados tenga un periodo extraordinario y trate el tema de desafuero de dos diputados federales y el fiscal de Justicia de Morelos. Esperemos que la oposición no utilice sus muy consabidas prácticas obstruccionistas para impedir la sesión.

El desafuero no determina la culpabilidad de la persona; la finalidad de esta acción es permitir que la fiscalía inicie un proceso ante un juez, a quien compete determinar la responsabilidad penal.

Como diputados, nuestra responsabilidad no es dictaminar sobre la culpabilidad o no de las personas investigadas. Con la información presentada por las fiscalías, lo que hacemos los diputados de todas las fracciones es buscar que haya certeza jurídica, y que en efecto el motivo de la investigación no tiene nada que ver con la libre manifestación de las ideas, sino que realmente haya una causa de investigación por motivos de índole legal.

A las personas desaforadas les quedan a salvo todos sus derechos, a efecto de que presenten los elementos que les permitan acreditar su inocencia, y el juez es el encargado de valorarlos para dictar una sentencia justa. Es cierto que le falta mucho a nuestro país para que el Poder Judicial logre acreditar –y legitimar– su capacidad para ello, y por eso el fuero sigue siendo una necesidad. Llegará el momento en que eliminarlo por completo sea un verdadero acto de justicia para todos los mexicanos.

Los diputados de Morena lo pensamos así, y actuamos con la convicción de que el presidente ha establecido una fórmula pareja para todos los mexicanos, independientemente de la condición individual de cada ciudadano: al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie.

Los legisladores de Morena, sin excepción, tenemos la responsabilidad de construir una Cuarta Trasformación que cambie de raíz un régimen corrupto en donde imperaba la impunidad y se exhibía como si fuera un reconocimiento. Luis Cárdenas Palomino y García Luna son los ejemplos más recientes de esta convicción; tenemos también los lamentables casos de los últimos gobernadores de Tamaulipas, que desde los años dorados del salinato no dejan de ser señalados por diversos delitos; y, recientemente, el del gobernador Cabeza de Vaca, quien en complicidad con diputados del PAN modificó la Constitución del estado para seguir gozando de impunidad y evadir el desafuero pronunciado por la Cámara de Diputados.

El cambio de régimen ha quedado muy claro. Nosotros ya no funcionamos como el prianato de un pasado que todavía se hace sentir con claridad

Antes de esta legislatura, el desafuero era un proceso extraordinario, y el caso más emblemático es el de nuestro hoy presidente. Ahora se comprueba que fue usado por Vicente Fox como una medida absurda para sacarlo de la competencia electoral y establecer una narrativa perniciosa que llevó al monumental fraude con el cual Felipe Calderón robó la Presidencia de México.

En la actual legislatura, el primer caso de desafuero correspondió a un diputado de Morena, con el fin de permitir que la Fiscalía de Hidalgo realizara sus investigaciones; no obstante, se muestra como caso fallido, y la huelga de hambre que hasta el día de hoy sostiene el diputado Cipriano Charrez parece demostrar que, en efecto, la justicia aún está lejos de ejercerse con claridad.

En fin, en este proceso de desafuero también hay un diputado de Morena que será puesto a disposición de la ley. Se está acabando una perniciosa era de la impunidad en lo que a los poderes Ejecutivo y Legislativo se refiere. Falta que el Poder Judicial haga su parte.

Los diputados de Morena defendemos el fuero que garantiza la libertad de expresión, pero nunca lo utilizaríamos como instrumento para obstaculizar el ejercicio de la justicia.

La transformación de este país avanza y nada ni nadie puede detenerla. Estamos muy atentos.

Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta