/ miércoles 7 de noviembre de 2018

AMLO y la CNTE

En días pasados, se dio un hecho histórico que fue opacado por la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México: la reunión entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para discutir los detalles que competen a la futura agenda educativa.

El encuentro con la CNTE deja las bases para un acuerdo incluyente, donde todos los actores de la educación participen en un modelo mexicano de viabilidad educativa. Es de destacar que los países que han logrado mejores resultados en indicadores de calidad, han partido del principio de la reconciliación y distensión magisterial.

El problema educativo es una ecuación compleja, donde convergen gran número de variables y elementos que se relacionan y potencian entre sí. Sin embargo, atienden un problema político que junto con las condiciones sociales y económicas impiden una mejora educativa y, en consecuencia, de crecimiento y desarrollo.

Para construir una solución que impacte de manera sensible la educación en México es necesario desarrollar una agenda que responda a esta complejidad, pero la pieza fundamental y prioritaria es atender las condiciones políticas. Andrés Manuel López Obrador ya dio el primer paso al apostar por el diálogo con la CNTE y el respeto a los derechos laborales de los maestros.

La persecución y la descalificación de la coordinadora han sido muy costosas para el país, a ella le han costado muertos, sancionados y represión. Para la totalidad de los maestros ha representado la descalificación de su profesión y desprestigio, mientras que para el Estado la imposibilidad de desarrollar un proyecto incluyente.

Por ello, este acercamiento ayudará a mejorar la imagen de los maestros y su reconocimiento social, al Estado mexicano le permitirá construir una propuesta para todos. La construcción de un acuerdo nacional por la educación será un proceso complejo, que requiere un trabajo político, jurídico y técnico exhaustivo, que no admite reduccionismos, ni fórmulas mágicas, con independencia de los elementos pedagógicos y administrativos.

@LuisHFernandez

En días pasados, se dio un hecho histórico que fue opacado por la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México: la reunión entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para discutir los detalles que competen a la futura agenda educativa.

El encuentro con la CNTE deja las bases para un acuerdo incluyente, donde todos los actores de la educación participen en un modelo mexicano de viabilidad educativa. Es de destacar que los países que han logrado mejores resultados en indicadores de calidad, han partido del principio de la reconciliación y distensión magisterial.

El problema educativo es una ecuación compleja, donde convergen gran número de variables y elementos que se relacionan y potencian entre sí. Sin embargo, atienden un problema político que junto con las condiciones sociales y económicas impiden una mejora educativa y, en consecuencia, de crecimiento y desarrollo.

Para construir una solución que impacte de manera sensible la educación en México es necesario desarrollar una agenda que responda a esta complejidad, pero la pieza fundamental y prioritaria es atender las condiciones políticas. Andrés Manuel López Obrador ya dio el primer paso al apostar por el diálogo con la CNTE y el respeto a los derechos laborales de los maestros.

La persecución y la descalificación de la coordinadora han sido muy costosas para el país, a ella le han costado muertos, sancionados y represión. Para la totalidad de los maestros ha representado la descalificación de su profesión y desprestigio, mientras que para el Estado la imposibilidad de desarrollar un proyecto incluyente.

Por ello, este acercamiento ayudará a mejorar la imagen de los maestros y su reconocimiento social, al Estado mexicano le permitirá construir una propuesta para todos. La construcción de un acuerdo nacional por la educación será un proceso complejo, que requiere un trabajo político, jurídico y técnico exhaustivo, que no admite reduccionismos, ni fórmulas mágicas, con independencia de los elementos pedagógicos y administrativos.

@LuisHFernandez

viernes 15 de marzo de 2019

Los 100 días

viernes 08 de marzo de 2019

Las calificadoras

viernes 01 de marzo de 2019

Roma

viernes 15 de febrero de 2019

La enseñanza del inglés

viernes 08 de febrero de 2019

La Revolución que falló

viernes 01 de febrero de 2019

Venezuela

viernes 25 de enero de 2019

Trump y el Brexit; las consecuencias

viernes 18 de enero de 2019

El huachicol y el rescate del Estado

viernes 11 de enero de 2019

Los apologetas del huachicol

Cargar Más