/ viernes 22 de marzo de 2024

Antena / Entre rusos y piratas

Tres aspectos llaman la atención en la cobertura informativa de nuestro proceso electoral: la presencia de un medio extranjero, “Russia Today”, que es el canal que más cobertura noticiosa da a la elección presidencial mexicana, por encima de medios nacionales; segundo, las implicaciones para la geopolítica, por lo que hace a la posición de México entre Estados Unidos y Rusia y tercero, las transmisiones que están llevando a cabo las estaciones piratas.

El primer caso salió a la luz pública, cuando el Instituto Nacional Electoral dio a conocer el monitoreo sobre la cobertura que la radio y televisión da al proceso electoral, particularmente a la elección presidencial, y trascendió que Russia Today se transmite en México en un canal de televisión multiplex del concesionario Telsusa que tiene cobertura en -al menos- una docena de entidades federativas, así lo señaló el articulista Javier Tejado.

Se trata de una situación que no se puede tomar a la ligera, el noticiario ruso es parte de una cadena internacional de televisión financiado por el gobierno de esa nación, resulta extraño que ciertos seudo defensores no se estén quejando de que las audiencias mexicanas puedan acceder a contenidos que en otros países se han considerado como apología del odio, la guerra y con abierta desinformación. Si bien no es ilegal, resulta extraño.

En cuanto a la geopolítica, han sido muchos los guiños de este régimen hacia lo soviético: el satélite Glonass con potencial espionaje; la falta de pronunciamiento hacía la invasión rusa a Ucrania; la queja del ejército americano sobre la existencia de espías rusos en México; la creciente migración rusa a nuestro país; presencia de militares soviéticos en desfile mexicano; abstención de México para expulsar a rusos del Consejo de Derechos Humanos-ONU; las compras de la vacuna spunitk para el Covid; el presidente ruso preguntando: ¿qué pasaría si coloca misiles en México?; diplomático ruso diciendo que se identifican más con partidos de izquierda de México.

¿Qué le conviene más a México una política bilateral consistente con nuestro principal socio comercial o con Moscú? Y más en un contexto donde los americanos también tienen elecciones y eso seguramente, con nuevos mandatarios, vendrá un ajuste en nuestra relación.

El tercer caso es ya un viejo conocido, pero ahora en medio del proceso electoral parece que riegan y abonan para que surjan nuevas “estaciones” piratas, cuya lógica es dar cobertura al mejor postor o claramente son canales creados para apoyar a un partido o candidato, este es el caso de la “supuesta estación” 92.5 “Sanfe” “la radio de los huastecos” que, entrevisto al candidato de Morena, Daniel Andrade Zurutuza, con tal naturalidad como si fuera una estación legal. ¿Y dónde están las autoridades competentes para su cierre?

En fin, entre nuevos actores mediáticos y viejas prácticas ilegales, se desarrolla la cobertura de la campañas en curso; mientras que a la radiodifusión experta y legal se le juzga de “imparcial y conservadora”.


Tres aspectos llaman la atención en la cobertura informativa de nuestro proceso electoral: la presencia de un medio extranjero, “Russia Today”, que es el canal que más cobertura noticiosa da a la elección presidencial mexicana, por encima de medios nacionales; segundo, las implicaciones para la geopolítica, por lo que hace a la posición de México entre Estados Unidos y Rusia y tercero, las transmisiones que están llevando a cabo las estaciones piratas.

El primer caso salió a la luz pública, cuando el Instituto Nacional Electoral dio a conocer el monitoreo sobre la cobertura que la radio y televisión da al proceso electoral, particularmente a la elección presidencial, y trascendió que Russia Today se transmite en México en un canal de televisión multiplex del concesionario Telsusa que tiene cobertura en -al menos- una docena de entidades federativas, así lo señaló el articulista Javier Tejado.

Se trata de una situación que no se puede tomar a la ligera, el noticiario ruso es parte de una cadena internacional de televisión financiado por el gobierno de esa nación, resulta extraño que ciertos seudo defensores no se estén quejando de que las audiencias mexicanas puedan acceder a contenidos que en otros países se han considerado como apología del odio, la guerra y con abierta desinformación. Si bien no es ilegal, resulta extraño.

En cuanto a la geopolítica, han sido muchos los guiños de este régimen hacia lo soviético: el satélite Glonass con potencial espionaje; la falta de pronunciamiento hacía la invasión rusa a Ucrania; la queja del ejército americano sobre la existencia de espías rusos en México; la creciente migración rusa a nuestro país; presencia de militares soviéticos en desfile mexicano; abstención de México para expulsar a rusos del Consejo de Derechos Humanos-ONU; las compras de la vacuna spunitk para el Covid; el presidente ruso preguntando: ¿qué pasaría si coloca misiles en México?; diplomático ruso diciendo que se identifican más con partidos de izquierda de México.

¿Qué le conviene más a México una política bilateral consistente con nuestro principal socio comercial o con Moscú? Y más en un contexto donde los americanos también tienen elecciones y eso seguramente, con nuevos mandatarios, vendrá un ajuste en nuestra relación.

El tercer caso es ya un viejo conocido, pero ahora en medio del proceso electoral parece que riegan y abonan para que surjan nuevas “estaciones” piratas, cuya lógica es dar cobertura al mejor postor o claramente son canales creados para apoyar a un partido o candidato, este es el caso de la “supuesta estación” 92.5 “Sanfe” “la radio de los huastecos” que, entrevisto al candidato de Morena, Daniel Andrade Zurutuza, con tal naturalidad como si fuera una estación legal. ¿Y dónde están las autoridades competentes para su cierre?

En fin, entre nuevos actores mediáticos y viejas prácticas ilegales, se desarrolla la cobertura de la campañas en curso; mientras que a la radiodifusión experta y legal se le juzga de “imparcial y conservadora”.