/ viernes 11 de marzo de 2022

Antena | IFT: disminuido y pro-monopolio 

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) se encuentra en una coyuntura compleja, primero, la conclusión del periodo del Comisionado Adolfo Cuevas, fue el último en salir de la primera integración del Pleno del IFT en 2013, ello significa que los actuales comisionados han enfrentado la transición de gobierno, han vivido su proceso de formación y la intención de desaparecerlo, lo que quedo en el intento por cuestiones políticas y legales.

Estamos ya en el tramo final del actual sexenio, y el régimen tiene pendiente el nombramiento de 3 comisionadas y la designación de la Presidencia del IFT, en ambos casos requiere mayoría calificada del Senado, que significa negociación política, donde la 4T tiene que ceder algo a la oposición, en caso contrario podría permanecer un IFT con 4 comisionados, es decir, disminuido.

Si se logran los consensos, la 4T habría nombrado a 4 de 7 asientos lo que no necesariamente implica control, la Constitución al requerir mayoría calificada busca independencia frente al Ejecutivo federal, será interesante el reparto, si es que lo hay.

La presidencia del IFT es otro pormenor, la que está acéfala, pero de forma provisional asumió el Comisionado Javier Juárez, el Senado -también- debe nombrar al Presidente. Además, faltaría ver la lucha interna por este asiento, entre los 4 comisionados existentes o bien entre 7 si se hacen los nombramientos faltantes.

Ante el escenario de quedar con 4 comisionados, el IFT modificó su Estatuto Orgánico para adecuar los artículos relativos al quórum necesario para que Pleno sesione válidamente, el objetivo fue evitar la paralización del Instituto respecto de sus atribuciones constitucionales y legales.

Todo lo anterior se ha judicializado, una asociación civil promovió un amparo contra la omisión de los nombramientos del IFT, se admitió la demanda, pero se negó la suspensión, es posible que el amparo se deseche porque la Constitución claramente refiere que los actos del proceso de selección son inatacables.

Si bien es de interés público que se realicen los nombramientos, hay que tener mucho cuidado cuando intereses particulares tienen afinidad con algunas candidatas, se buscan perfiles imparciales y que vean por el sector en su conjunto.

Interferencias

Esta semana el IFT publicó en el DOF modificaciones al Criterio Técnico para determinar el índice que mide qué tan concentrado se encuentra un mercado en telecomunicaciones y radiodifusión, así como a la Guía para para el Control de Concentraciones, lo que podríamos bautizar como “protegiendo al monopolio”, ya que el Criterio Técnico para decidir si una concentración daña la competencia se hizo más rígido, lo que impacta en el resto de operadores, ya que les impide fusionarse, algo así como “No te unas contra el grande”.

Por otra parte, se dejó de observar que la Ley estableció expresamente parámetros de medición de concentración (Artículo 9º. Transitorio) a fin de promover fusiones que hagan más competitivo el sector mientras exista un monopolio. Otro asunto que seguro llegará a Tribunales.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) se encuentra en una coyuntura compleja, primero, la conclusión del periodo del Comisionado Adolfo Cuevas, fue el último en salir de la primera integración del Pleno del IFT en 2013, ello significa que los actuales comisionados han enfrentado la transición de gobierno, han vivido su proceso de formación y la intención de desaparecerlo, lo que quedo en el intento por cuestiones políticas y legales.

Estamos ya en el tramo final del actual sexenio, y el régimen tiene pendiente el nombramiento de 3 comisionadas y la designación de la Presidencia del IFT, en ambos casos requiere mayoría calificada del Senado, que significa negociación política, donde la 4T tiene que ceder algo a la oposición, en caso contrario podría permanecer un IFT con 4 comisionados, es decir, disminuido.

Si se logran los consensos, la 4T habría nombrado a 4 de 7 asientos lo que no necesariamente implica control, la Constitución al requerir mayoría calificada busca independencia frente al Ejecutivo federal, será interesante el reparto, si es que lo hay.

La presidencia del IFT es otro pormenor, la que está acéfala, pero de forma provisional asumió el Comisionado Javier Juárez, el Senado -también- debe nombrar al Presidente. Además, faltaría ver la lucha interna por este asiento, entre los 4 comisionados existentes o bien entre 7 si se hacen los nombramientos faltantes.

Ante el escenario de quedar con 4 comisionados, el IFT modificó su Estatuto Orgánico para adecuar los artículos relativos al quórum necesario para que Pleno sesione válidamente, el objetivo fue evitar la paralización del Instituto respecto de sus atribuciones constitucionales y legales.

Todo lo anterior se ha judicializado, una asociación civil promovió un amparo contra la omisión de los nombramientos del IFT, se admitió la demanda, pero se negó la suspensión, es posible que el amparo se deseche porque la Constitución claramente refiere que los actos del proceso de selección son inatacables.

Si bien es de interés público que se realicen los nombramientos, hay que tener mucho cuidado cuando intereses particulares tienen afinidad con algunas candidatas, se buscan perfiles imparciales y que vean por el sector en su conjunto.

Interferencias

Esta semana el IFT publicó en el DOF modificaciones al Criterio Técnico para determinar el índice que mide qué tan concentrado se encuentra un mercado en telecomunicaciones y radiodifusión, así como a la Guía para para el Control de Concentraciones, lo que podríamos bautizar como “protegiendo al monopolio”, ya que el Criterio Técnico para decidir si una concentración daña la competencia se hizo más rígido, lo que impacta en el resto de operadores, ya que les impide fusionarse, algo así como “No te unas contra el grande”.

Por otra parte, se dejó de observar que la Ley estableció expresamente parámetros de medición de concentración (Artículo 9º. Transitorio) a fin de promover fusiones que hagan más competitivo el sector mientras exista un monopolio. Otro asunto que seguro llegará a Tribunales.

ÚLTIMASCOLUMNAS