/ domingo 8 de diciembre de 2019

Apenas un año

La sociedad está dividida y se intuyen sentimientos encontrados derivado del estilo personal de gobernar, además de los deficientes resultados que en materia de empleo, economía y seguridad se evidencian: este es el saldo de la percepción ciudadana a un año de distancia y derivado de las expectativas que el propio Andrés López creó desde antes de asumiera la Presidencia de la República.

El Zócalo se llenó y Andrés Manuel festejó su primer aniversario como Presidente de México pronunciando un mensaje de logros que, a su manera de ver, ha alcanzado tras decisiones tomadas respecto al combate a la corrupción, cambios en la educación, apoyo a los pobres, el sistema de salud –que por cierto se cae en pedazos: persiste la escasez de medicamentos y los hospitales de salud pública dan prioridad a niveles económicamente sustentables en afán de allegarse de recursos para atender a los débiles…-, y finalmente, las relaciones con otros países.

Por otra parte, desde el Ángel y hasta el Monumento a la Revolución marcharon ciudadanos unidos por la decepción, el hartazgo, la impotencia ante un gobierno incompetente; miles de mexicanos sólo se manifestaron para protestar por las diferencias en torno al estilo de gobernar de López; su grito unísono fue en demanda de la anhelada seguridad que tanto nos afecta.

A manera de resumen, destacan varios de los temas planteados por el Ejecutivo: En materia económica señaló entre sus logros la contención de la inflación, el incremento al salario mínimo y la constancia en el pago de la deuda externa. Por su parte, los analistas consideran que existe equilibrio en las finanzas públicas, algo particularmente importante cuando la economía se ha estancado y el presidente ha prometido no aumentar impuestos ni tampoco el endeudamiento; sin embargo, se considera un retroceso el estancamiento económico del país al presentar un crecimiento nulo este año y las bajísimas tasas estimadas para 2020.

Uno de los temas prioritarios para el Presidente es desterrar la corrupción gubernamental, sin embargo, este discurso no ha ido acompañado de un reforzamiento de instituciones y procesos, tanto en el sector público como privado.

Finalmente, en materia de seguridad, López Obrador señaló: “Entre 2006 y 2018 los gobernantes pretendieron resolver la inseguridad y la violencia delictiva mediante acciones de fuerza militar y policial, sin atender el fondo del problema… El país padece aún las consecuencias de esa política equivocada… La disminución de la incidencia delictiva en el país constituye nuestro principal desafío, pero estamos seguros de que vamos a serenar a México con el apoyo del pueblo”.

Es evidente que los índices delictivos son cada vez más riesgosos y constituyen un retroceso; pese a las buenas intenciones de López las acciones hasta hoy vistas no lo respaldan: no hay una estrategia integral y la Guardia Nacional no ha alcanzado su integración en los plazos convenidos, concluyendo que 2019 será el año más violento de la historia moderna.

Así las cosas. Ya sólo nos restan cinco años de este ejercicio que veremos cómo concluye. ¡ Mucho ánimo!

La sociedad está dividida y se intuyen sentimientos encontrados derivado del estilo personal de gobernar, además de los deficientes resultados que en materia de empleo, economía y seguridad se evidencian: este es el saldo de la percepción ciudadana a un año de distancia y derivado de las expectativas que el propio Andrés López creó desde antes de asumiera la Presidencia de la República.

El Zócalo se llenó y Andrés Manuel festejó su primer aniversario como Presidente de México pronunciando un mensaje de logros que, a su manera de ver, ha alcanzado tras decisiones tomadas respecto al combate a la corrupción, cambios en la educación, apoyo a los pobres, el sistema de salud –que por cierto se cae en pedazos: persiste la escasez de medicamentos y los hospitales de salud pública dan prioridad a niveles económicamente sustentables en afán de allegarse de recursos para atender a los débiles…-, y finalmente, las relaciones con otros países.

Por otra parte, desde el Ángel y hasta el Monumento a la Revolución marcharon ciudadanos unidos por la decepción, el hartazgo, la impotencia ante un gobierno incompetente; miles de mexicanos sólo se manifestaron para protestar por las diferencias en torno al estilo de gobernar de López; su grito unísono fue en demanda de la anhelada seguridad que tanto nos afecta.

A manera de resumen, destacan varios de los temas planteados por el Ejecutivo: En materia económica señaló entre sus logros la contención de la inflación, el incremento al salario mínimo y la constancia en el pago de la deuda externa. Por su parte, los analistas consideran que existe equilibrio en las finanzas públicas, algo particularmente importante cuando la economía se ha estancado y el presidente ha prometido no aumentar impuestos ni tampoco el endeudamiento; sin embargo, se considera un retroceso el estancamiento económico del país al presentar un crecimiento nulo este año y las bajísimas tasas estimadas para 2020.

Uno de los temas prioritarios para el Presidente es desterrar la corrupción gubernamental, sin embargo, este discurso no ha ido acompañado de un reforzamiento de instituciones y procesos, tanto en el sector público como privado.

Finalmente, en materia de seguridad, López Obrador señaló: “Entre 2006 y 2018 los gobernantes pretendieron resolver la inseguridad y la violencia delictiva mediante acciones de fuerza militar y policial, sin atender el fondo del problema… El país padece aún las consecuencias de esa política equivocada… La disminución de la incidencia delictiva en el país constituye nuestro principal desafío, pero estamos seguros de que vamos a serenar a México con el apoyo del pueblo”.

Es evidente que los índices delictivos son cada vez más riesgosos y constituyen un retroceso; pese a las buenas intenciones de López las acciones hasta hoy vistas no lo respaldan: no hay una estrategia integral y la Guardia Nacional no ha alcanzado su integración en los plazos convenidos, concluyendo que 2019 será el año más violento de la historia moderna.

Así las cosas. Ya sólo nos restan cinco años de este ejercicio que veremos cómo concluye. ¡ Mucho ánimo!

domingo 19 de enero de 2020

Me caí de la nube

domingo 12 de enero de 2020

Hay que creer en el motivo de la lucha

domingo 05 de enero de 2020

Año nuevo, vida nueva...

domingo 29 de diciembre de 2019

¡Enhorabuena al 2020!

domingo 22 de diciembre de 2019

Modo navidad

domingo 08 de diciembre de 2019

Apenas un año

domingo 01 de diciembre de 2019

¡Gracias!

domingo 24 de noviembre de 2019

¿Ineptitud o ceguera?

domingo 17 de noviembre de 2019

PIB

domingo 10 de noviembre de 2019

Rosario Piedra

Cargar Más