/ lunes 1 de marzo de 2021

Apoyo a la decisión soberana del pueblo

En MORENA hemos acompañado la lucha de las mujeres. En el Congreso logramos que existan los mecanismos para hacer efectivos nuestros derechos y hoy la igualdad sustantiva es casi una realidad, por lo menos en lo que a las leyes se refiere: en estos dos años han sido reformadas más de cien leyes con el propósito de garantizar la paridad y la defensa de nuestros derechos políticos y humanos. Sin embargo, el problema de fondo es que no es suficiente con modificar las leyes. La sociedad tiene ante sí el gran desafío de desmontar la cultura machista encarnada en las acciones cotidianas de millones de mujeres y hombres.

Afortunadamente hoy tenemos un gobierno que lo entiende muy bien. En esta transformación, vivimos como nunca antes una participación plural democrática, y en igualdad de condiciones para mujeres y hombres; tenemos una absoluta paridad de género en todas las candidaturas por definir; y al darle voz a la ciudadanía por medio de las encuestas, también pretendemos garantizar la pluralidad e igualdad de oportunidades para quienes se conviertan en representantes de la sociedad.

Es público y bien sabido que de acuerdo con las encuestas hay un gran favorito en las preferencias electorales, y por ello los procesos internos revisten la mayor importancia para los militantes y simpatizantes de cada opción partidista. Todos parecen estar en la dinámica de pretender influir en las decisiones internas de uno u otro partido, magnificando conflictos o generando otros para debilitar la unidad en torno a los proyectos de cada propuesta política partidista.

Mi opinión es que las decisiones que tomen los órganos internos de cada institución deben ser muy cuidadosas, tanto en lo formal –que implica el cumplimiento de la ley– como en lo político. Se trata de atender las inquietudes de militantes y simpatizantes, pero también de asegurar el pleno derecho de todos los participantes, incluidos aquellos que ya se decidieron por una opción.

La elección del candidato a gobernador en Guerrero es un caso representativo de la complejidad que entraña el respeto a las decisiones en este sentido. Después de una resolución del partido en el poder, se comunicó al INE que la candidatura a gobernador en Guerrero sería para el género masculino, lo cual dejó fuera la opción de las mujeres en ese estado. La resolución fue aceptada sin problema alguno. Al quedar como candidatos viables Luis Walton, Félix Salgado Macedonio y Amílcar Sandoval, en la encuesta realizada Félix Salgado ocupó el primer lugar, con más del doble de las preferencias respecto del segundo lugar.

Es este el contexto en donde surgen las noticias y se retoman acusaciones en contra de Félix Salgado Macedonio; y no obstante que desde el año 1997 el caso pudo turnarse a la autoridad judicial, hasta el momento no existe una resolución formal.

La politiquería en tiempos electorales y el uso faccioso que se pretende dar a este tema usando la causa de las mujeres, es ya imperdonable. Se han montado impunemente en este asunto pretendiendo descarrilar un movimiento en Guerrero. Yo que participé desde niña en la consolidación del feminismo en este país, al lado de mujeres como Elvira Trueba y la poeta Dolores Castro, me pregunto dónde estaban todas esas mujeres que aceptaron la pederastia y a los grandes abusadores de los gobiernos neoliberales, incluidos “patriarcas” de izquierda; y estas mismas feministas que hoy firman desplegados en contra de sus propios aliados, y que antes no quisieron ni nombrar a sus amigos abusadores. Unos sí y unos no, según conviniera. Las “dizque feministas” que hoy hacen gran alharaca, antes callaron cual momias. Hoy la moneda está en el aire. La Comisión de Honor y Justicia de MORENA inició de oficio un procedimiento que determina que Félix Salgado conserva sus derechos partidistas, y que se revise el proceso de selección de candidato en su estado natal.

Es justo en este momento cuando se debe tener sumo cuidado y actuar apegados a derecho. Si bien es cierto que hay procesos abiertos en su contra, lo importante es lo que decidan las instancias jurisdiccionales correspondientes; que se investigue también la agenda política y el timing de quien acusa, garantizando que no haya una mano atrás de la cuna; y que procesos electorales tan delicados y estratégicos no se vean manchados con tardías acusaciones en donde, por la naturaleza de los delitos, no se cuenta con pruebas.

Como partido político, a MORENA sólo le queda respetar la decisión de la mayoría de sus militantes y simpatizantes. Será el pueblo de Guerrero quien tenga la mano en esta compleja decisión.

Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta|

En MORENA hemos acompañado la lucha de las mujeres. En el Congreso logramos que existan los mecanismos para hacer efectivos nuestros derechos y hoy la igualdad sustantiva es casi una realidad, por lo menos en lo que a las leyes se refiere: en estos dos años han sido reformadas más de cien leyes con el propósito de garantizar la paridad y la defensa de nuestros derechos políticos y humanos. Sin embargo, el problema de fondo es que no es suficiente con modificar las leyes. La sociedad tiene ante sí el gran desafío de desmontar la cultura machista encarnada en las acciones cotidianas de millones de mujeres y hombres.

Afortunadamente hoy tenemos un gobierno que lo entiende muy bien. En esta transformación, vivimos como nunca antes una participación plural democrática, y en igualdad de condiciones para mujeres y hombres; tenemos una absoluta paridad de género en todas las candidaturas por definir; y al darle voz a la ciudadanía por medio de las encuestas, también pretendemos garantizar la pluralidad e igualdad de oportunidades para quienes se conviertan en representantes de la sociedad.

Es público y bien sabido que de acuerdo con las encuestas hay un gran favorito en las preferencias electorales, y por ello los procesos internos revisten la mayor importancia para los militantes y simpatizantes de cada opción partidista. Todos parecen estar en la dinámica de pretender influir en las decisiones internas de uno u otro partido, magnificando conflictos o generando otros para debilitar la unidad en torno a los proyectos de cada propuesta política partidista.

Mi opinión es que las decisiones que tomen los órganos internos de cada institución deben ser muy cuidadosas, tanto en lo formal –que implica el cumplimiento de la ley– como en lo político. Se trata de atender las inquietudes de militantes y simpatizantes, pero también de asegurar el pleno derecho de todos los participantes, incluidos aquellos que ya se decidieron por una opción.

La elección del candidato a gobernador en Guerrero es un caso representativo de la complejidad que entraña el respeto a las decisiones en este sentido. Después de una resolución del partido en el poder, se comunicó al INE que la candidatura a gobernador en Guerrero sería para el género masculino, lo cual dejó fuera la opción de las mujeres en ese estado. La resolución fue aceptada sin problema alguno. Al quedar como candidatos viables Luis Walton, Félix Salgado Macedonio y Amílcar Sandoval, en la encuesta realizada Félix Salgado ocupó el primer lugar, con más del doble de las preferencias respecto del segundo lugar.

Es este el contexto en donde surgen las noticias y se retoman acusaciones en contra de Félix Salgado Macedonio; y no obstante que desde el año 1997 el caso pudo turnarse a la autoridad judicial, hasta el momento no existe una resolución formal.

La politiquería en tiempos electorales y el uso faccioso que se pretende dar a este tema usando la causa de las mujeres, es ya imperdonable. Se han montado impunemente en este asunto pretendiendo descarrilar un movimiento en Guerrero. Yo que participé desde niña en la consolidación del feminismo en este país, al lado de mujeres como Elvira Trueba y la poeta Dolores Castro, me pregunto dónde estaban todas esas mujeres que aceptaron la pederastia y a los grandes abusadores de los gobiernos neoliberales, incluidos “patriarcas” de izquierda; y estas mismas feministas que hoy firman desplegados en contra de sus propios aliados, y que antes no quisieron ni nombrar a sus amigos abusadores. Unos sí y unos no, según conviniera. Las “dizque feministas” que hoy hacen gran alharaca, antes callaron cual momias. Hoy la moneda está en el aire. La Comisión de Honor y Justicia de MORENA inició de oficio un procedimiento que determina que Félix Salgado conserva sus derechos partidistas, y que se revise el proceso de selección de candidato en su estado natal.

Es justo en este momento cuando se debe tener sumo cuidado y actuar apegados a derecho. Si bien es cierto que hay procesos abiertos en su contra, lo importante es lo que decidan las instancias jurisdiccionales correspondientes; que se investigue también la agenda política y el timing de quien acusa, garantizando que no haya una mano atrás de la cuna; y que procesos electorales tan delicados y estratégicos no se vean manchados con tardías acusaciones en donde, por la naturaleza de los delitos, no se cuenta con pruebas.

Como partido político, a MORENA sólo le queda respetar la decisión de la mayoría de sus militantes y simpatizantes. Será el pueblo de Guerrero quien tenga la mano en esta compleja decisión.

Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta|