/ sábado 12 de enero de 2019

Arte y academia


ANA MARIA LONGI

Un merecido homenaje al músico y corista Jorge Medina Leal


Jorge Medina Leal, quien dedicara 60 años de su vida a entregarnos uno de los más valiosos resultados del arte coral, tanto para México, como para el mundo... trascendió, desde el pasado miércoles 26 de diciembre de 2018 -a los 82 años de edad-a la inmortalidad.

Y, como es de esperarse, los conquistados públicos de los siglos XX y XXI, lo estamos recordando con la más merecida admiración, y muy especialmente, cuando se presentaba bajo las batutas de personalidades como Luis Herrera de la Fuente, Fernando Lozano, Enrique Diemeke, José G. Flores, Enrique Bátiz, Francisco Savín, Eduardo Mata, Enrique Patrón, Jorge Sarmiento... ¿más todavía?: Gunter Hervig, Lorin Maazel, Dimitri Kitayenko o Pablo Casals.

Así que, nuestro inolvidable Jorge Daniel Medina Leal, (su nombre completo); se le recordará, igualmente, compartiendo históricos escenarios con cantantes de la estatura de Irma González, Alfredo Portillo, Encarnación Vázquez, Lourdes Ambriz, Roberto Bañuelas, Jesús Suaste, Plácido Domingo... ¿más todavía? Marilyn Horne, Maureen Forrester, Pablo Elvira, Paul Plishka, entre decenas más. Sumándose que, el Maestro Medina Leal, nacido en la Ciudad de Mérida, Yucatán el 9 de abril de 1936, ejerció con enorme impulso la enseñanza, en instituciones como la Nacional de Música de la UNAM, Conservatorio Nacional de Música, Universidad Autónoma Veracruzana, Autónoma de Yucatán, de Perfeccionamiento Ollín Yoliztli, Conservatorio de las Rosas, entre toda una interminable cadena de dirección titular, en los más importantes foros educativos de la República Mexicana, Latinoamérica y el mundo como (sólo por citar algunos) Cleveland, Moscú, Berlín, Venezuela o Guatemala. Recibiendo, en 2018, justamente, la Medalla Luis Sandi, junto con el Coro de Madrigalistas de Bellas Artes.

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), lamentó el sensible fallecimiento de quien -subrayamos- dedicara más de seis décadas de su vida a la enseñanza coral y dirección en innumerables universidades y conservatorios. La Coordinación Nacional de Música y Ópera del INBA, confirmó el deceso del fundador de muchos coros, entre ellos los de las universidades de Veracruz y Yucatán, y también director de otros numerosos conjuntos. Medina Leal, dirigió más de cinco mil conciertos y llegó a colaborar con las agrupaciones más sobresalientes de México, como la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), del Estado de México, de la de Minería y la Filarmónica de la Ciudad de México.

En los últimos años fue invitado como director huésped del Coro de Madrigalistas del INBA. En 2018, recibió, junto con la agrupación de Bellas Artes, la Medalla "Luis Sandi" al Mérito Coral, que en su primera edición fue otorgada por el INBA y el Patronato del Centro Cultural "Roberto Cantoral". Su vida, entonces, explican los numerosos músicos que lo conocieron, consistió en demostrar de una manera contundente, y enormemente feliz, "que la garganta humana, si se cultiva de una manera, saludable, sensible, inteligente, profesional y sobre todo, artística; puede llegar a constituir uno de los instrumentos musicales y armónicos más espectaculares de la creación"; aseguraba el genio y agregaba: "que un cantante, no era -de ninguna manera-, un simple memorista de canciones, tarareos o tonadillas, sino un músico verdadero que libera su voz con un hermanado conocimiento del concepto orquestal; unidades, éstas, con las que se lanza sin miedo pero con gran responsabilidad, a sus espacios teatrales. Así que un corista, es, ante todo, un músico muy completo", defendió siempre con legítimo orgullo, el querido maestro Jorge Medina Leal.

Un beso...Y hasta la próxima charla.


ANA MARIA LONGI

Un merecido homenaje al músico y corista Jorge Medina Leal


Jorge Medina Leal, quien dedicara 60 años de su vida a entregarnos uno de los más valiosos resultados del arte coral, tanto para México, como para el mundo... trascendió, desde el pasado miércoles 26 de diciembre de 2018 -a los 82 años de edad-a la inmortalidad.

Y, como es de esperarse, los conquistados públicos de los siglos XX y XXI, lo estamos recordando con la más merecida admiración, y muy especialmente, cuando se presentaba bajo las batutas de personalidades como Luis Herrera de la Fuente, Fernando Lozano, Enrique Diemeke, José G. Flores, Enrique Bátiz, Francisco Savín, Eduardo Mata, Enrique Patrón, Jorge Sarmiento... ¿más todavía?: Gunter Hervig, Lorin Maazel, Dimitri Kitayenko o Pablo Casals.

Así que, nuestro inolvidable Jorge Daniel Medina Leal, (su nombre completo); se le recordará, igualmente, compartiendo históricos escenarios con cantantes de la estatura de Irma González, Alfredo Portillo, Encarnación Vázquez, Lourdes Ambriz, Roberto Bañuelas, Jesús Suaste, Plácido Domingo... ¿más todavía? Marilyn Horne, Maureen Forrester, Pablo Elvira, Paul Plishka, entre decenas más. Sumándose que, el Maestro Medina Leal, nacido en la Ciudad de Mérida, Yucatán el 9 de abril de 1936, ejerció con enorme impulso la enseñanza, en instituciones como la Nacional de Música de la UNAM, Conservatorio Nacional de Música, Universidad Autónoma Veracruzana, Autónoma de Yucatán, de Perfeccionamiento Ollín Yoliztli, Conservatorio de las Rosas, entre toda una interminable cadena de dirección titular, en los más importantes foros educativos de la República Mexicana, Latinoamérica y el mundo como (sólo por citar algunos) Cleveland, Moscú, Berlín, Venezuela o Guatemala. Recibiendo, en 2018, justamente, la Medalla Luis Sandi, junto con el Coro de Madrigalistas de Bellas Artes.

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), lamentó el sensible fallecimiento de quien -subrayamos- dedicara más de seis décadas de su vida a la enseñanza coral y dirección en innumerables universidades y conservatorios. La Coordinación Nacional de Música y Ópera del INBA, confirmó el deceso del fundador de muchos coros, entre ellos los de las universidades de Veracruz y Yucatán, y también director de otros numerosos conjuntos. Medina Leal, dirigió más de cinco mil conciertos y llegó a colaborar con las agrupaciones más sobresalientes de México, como la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), del Estado de México, de la de Minería y la Filarmónica de la Ciudad de México.

En los últimos años fue invitado como director huésped del Coro de Madrigalistas del INBA. En 2018, recibió, junto con la agrupación de Bellas Artes, la Medalla "Luis Sandi" al Mérito Coral, que en su primera edición fue otorgada por el INBA y el Patronato del Centro Cultural "Roberto Cantoral". Su vida, entonces, explican los numerosos músicos que lo conocieron, consistió en demostrar de una manera contundente, y enormemente feliz, "que la garganta humana, si se cultiva de una manera, saludable, sensible, inteligente, profesional y sobre todo, artística; puede llegar a constituir uno de los instrumentos musicales y armónicos más espectaculares de la creación"; aseguraba el genio y agregaba: "que un cantante, no era -de ninguna manera-, un simple memorista de canciones, tarareos o tonadillas, sino un músico verdadero que libera su voz con un hermanado conocimiento del concepto orquestal; unidades, éstas, con las que se lanza sin miedo pero con gran responsabilidad, a sus espacios teatrales. Así que un corista, es, ante todo, un músico muy completo", defendió siempre con legítimo orgullo, el querido maestro Jorge Medina Leal.

Un beso...Y hasta la próxima charla.