/ lunes 15 de abril de 2019

Arte y Academia | Música clásica para las nuevas generaciones

Por: Ana María Longi

La Orquesta de Cámara de Bellas Artes, a través de su titular José Luis Castillo y el director huésped, Luis Manuel Sánchez Rivas, acordaron que para abrir la Música de Concierto, a las nuevas generaciones del Siglo XXI, casi casi -observaron- se debe empezar desde "cero".

Ya que las programaciones deben de tocar puertas dinámicas, divertidas, descriptivas y sobre todo, saturadas de energía poética, tal y cómo la juventud es, y entiende la vida"; puntualizaron los talentosos músicos, al anunciar su primer programa del miércoles 10 de Abril, de 2019, a las 10 de la mañana, en el Auditorio de la Biblioteca Vasconcelos; el jueves 11 en el Auditorio del Museo Soumaya, de boulevard Miguel de Cervantes Saavedra 303, colonia Granada; para cerrar el viernes 12, en el Museo de Arte de la SHCP, del Antiguo Palacio del Arzobispado, Moneda 4, Centro Histórico.

Ahora bien. Estos ciclos de conciertos, se realizan desde hace décadas, dos o tres veces al año, con música dirigida al público infantil y juvenil. "Es un programa ameno, cuyo objetivo es acercar a niños y jóvenes a la música que interpretaremos", dijo Manuel Sánchez Rivas, quien a los 8 años se inició en el estudio de las percusiones y el piano, y al estar en la secundaria y escuchar a una banda de música, definió su vocación de manera profunda. Y cuando señalaron que la principal atracción consiste en solventar programas saturados de diversión y energía, lo más probable es que los especialistas se refirieron a sus conciertos estupendamente celebrados con autorías como:

Leroy Anderson y Joaquín Gutiérrez-Heras. Ya que las piezas de Leroy Anderson, por ejemplo, fueron Plink, plank, plunk; Jazz pizzicato, La máquina de escribir; El reloj sincopado y El gato valseador. Y para que las selecciones resultaran previstamente perfectas, el disfrute se agrandó con: Una melodía mexicana y ocho disfraces de época, de Joaquín Gutiérrez-Heras, basada en la pieza que se canta para pedir posada. Ya que con el tradicional estribillo de Entren santos peregrinos, Gutiérrez-Heras desarrolló ocho variaciones estilísticas, al pasar del romanticismo, clásico, barroco, hasta llegar al jazz, lo cual permite ofrecer una historia de la música a través de estas variaciones.

Por otra parte, el maestro director José Luis Castillo, quien en junio de 2012, fue condecorado por la Policía Federal con la Medalla al Mérito Social por ofrecer conciertos gratuitos en más de 25 estados de la República, dirigidos a niños, jóvenes y adultos mayores. Mientras que Luis Manuel Sánchez Rivas, ingresó en 1996 a la Escuela Nacional de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México para estudiar la licenciatura en tuba. En 2001 inició su carrera de dirección orquestal. Ha sido director titular de la Sinfónica de Alientos de la Policía Federal con quien realizó siete producciones discográficas y la grabación de la banda sonora de la película La leyenda del tesoro.

anamarialongi@gmail.com

Por: Ana María Longi

La Orquesta de Cámara de Bellas Artes, a través de su titular José Luis Castillo y el director huésped, Luis Manuel Sánchez Rivas, acordaron que para abrir la Música de Concierto, a las nuevas generaciones del Siglo XXI, casi casi -observaron- se debe empezar desde "cero".

Ya que las programaciones deben de tocar puertas dinámicas, divertidas, descriptivas y sobre todo, saturadas de energía poética, tal y cómo la juventud es, y entiende la vida"; puntualizaron los talentosos músicos, al anunciar su primer programa del miércoles 10 de Abril, de 2019, a las 10 de la mañana, en el Auditorio de la Biblioteca Vasconcelos; el jueves 11 en el Auditorio del Museo Soumaya, de boulevard Miguel de Cervantes Saavedra 303, colonia Granada; para cerrar el viernes 12, en el Museo de Arte de la SHCP, del Antiguo Palacio del Arzobispado, Moneda 4, Centro Histórico.

Ahora bien. Estos ciclos de conciertos, se realizan desde hace décadas, dos o tres veces al año, con música dirigida al público infantil y juvenil. "Es un programa ameno, cuyo objetivo es acercar a niños y jóvenes a la música que interpretaremos", dijo Manuel Sánchez Rivas, quien a los 8 años se inició en el estudio de las percusiones y el piano, y al estar en la secundaria y escuchar a una banda de música, definió su vocación de manera profunda. Y cuando señalaron que la principal atracción consiste en solventar programas saturados de diversión y energía, lo más probable es que los especialistas se refirieron a sus conciertos estupendamente celebrados con autorías como:

Leroy Anderson y Joaquín Gutiérrez-Heras. Ya que las piezas de Leroy Anderson, por ejemplo, fueron Plink, plank, plunk; Jazz pizzicato, La máquina de escribir; El reloj sincopado y El gato valseador. Y para que las selecciones resultaran previstamente perfectas, el disfrute se agrandó con: Una melodía mexicana y ocho disfraces de época, de Joaquín Gutiérrez-Heras, basada en la pieza que se canta para pedir posada. Ya que con el tradicional estribillo de Entren santos peregrinos, Gutiérrez-Heras desarrolló ocho variaciones estilísticas, al pasar del romanticismo, clásico, barroco, hasta llegar al jazz, lo cual permite ofrecer una historia de la música a través de estas variaciones.

Por otra parte, el maestro director José Luis Castillo, quien en junio de 2012, fue condecorado por la Policía Federal con la Medalla al Mérito Social por ofrecer conciertos gratuitos en más de 25 estados de la República, dirigidos a niños, jóvenes y adultos mayores. Mientras que Luis Manuel Sánchez Rivas, ingresó en 1996 a la Escuela Nacional de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México para estudiar la licenciatura en tuba. En 2001 inició su carrera de dirección orquestal. Ha sido director titular de la Sinfónica de Alientos de la Policía Federal con quien realizó siete producciones discográficas y la grabación de la banda sonora de la película La leyenda del tesoro.

anamarialongi@gmail.com