/ lunes 15 de junio de 2020

Austeridad y órganos autónomos

Recientemente el Senador Ricardo Monreal presentó una propuesta (a ser discutida en parlamento abierto, según él mismo lo estableció) para conjuntar al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE), y crear el Instituto Nacional de Mercados y Competencia para el Bienestar (INMECOB).

Dichos organismos comparten como principal característica su especialidad técnica en cada una de sus áreas. A grandes rasgos, la COFECE tiene como objetivo evitar prácticas monopólicas; el IFT es responsable de regular y supervisar el uso del espectro radioeléctrico y su infraestructura, además de ser autoridad en materia de competencia económica en su sector; y la CRE es un organismo regulador en materia de energía, encargado de promover la competencia, proteger los intereses de los usuarios, atender la confiabilidad, estabilidad y seguridad en el suministro y la prestación de los servicios en materia de energía.

La iniciativa del Senador parece insertarse en el programa de austeridad ampliamente descrito por el Presidente de México, dado que implica menos gasto burocrático al fusionar tres organismos en uno. Se ha dicho que es posible conservar su grado de especialización, pero también compartir unidades técnicas, espacios de trabajo y, a la par, cumplir en tiempo y forma los compromisos internacionales en las materias, como por ejemplo lo dispuesto en el TMEC.

Si los fines que persiguen los tres organismos son la regulación del mercado y la protección de los derechos de los usuarios, podría tener algún sentido la reingeniería administrativa. Lo que queda pendiente es analizar si es lo más deseable y conveniente. Seguramente ése será el centro de la discusión. Una de las modificaciones propuestas es que para tratar temas energéticos, de mercado y telecomunicaciones, sólo se incluya a cinco personas comisionadas, electas a propuesta presidencial por la Cámara de Senadores.

Destaca que podría lograrse un ahorro de 500 millones de pesos al año, y en este sentido es importante reiterar que el espíritu que anima a la Cuarta Transformación es ser un gobierno más eficiente y austero en beneficio del pueblo de México. Ya no está en el horizonte alimentar a una burocracia dorada, ni menos a un aparato burocrático obeso. El gobierno sabe que los recursos y los esfuerzos deben focalizarse en servicios e infraestructura.

Esta iniciativa aún tiene un largo camino por recorrer ya que, entre otros puntos nodales, implica la reforma de los artículos 27 y 28 de la Constitución y la modificación de las leyes secundarias. Para ello tendremos la posibilidad de realizar un amplio y plural ejercicio de parlamento abierto, en donde podremos debatir sobre la pertinencia o no de cada uno de los organismos autónomos, sus alcances y facultades, de cara a los nuevos objetivos de transformación estructural planteados por el nuevo gobierno de la República.

Recordemos que en muchos casos se crearon burocracias doradas que hoy se niegan a la austeridad republicana, que desconocen de manera arbitraria el principio de que no puede haber gobierno rico con pueblo pobre; o que siguen siendo el reducto de representantes de intereses privados que continúan defendiendo, mediante argumentos técnicos, un régimen de privilegios.

Es momento de hacer notar esa contradicción: aquellos que pedían que el gobierno no interviniera en la economía, impulsaron la creación de una serie de organismos para defender sus intereses y provocar una intervención del Estado en su beneficio.

Como en todos los temas trascendentales, los legisladores de Morena impulsaremos el parlamento abierto, con el ánimo de recuperar las instituciones y el gobierno en favor de todos los mexicanos. El debate está abierto.


Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta

Recientemente el Senador Ricardo Monreal presentó una propuesta (a ser discutida en parlamento abierto, según él mismo lo estableció) para conjuntar al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE), y crear el Instituto Nacional de Mercados y Competencia para el Bienestar (INMECOB).

Dichos organismos comparten como principal característica su especialidad técnica en cada una de sus áreas. A grandes rasgos, la COFECE tiene como objetivo evitar prácticas monopólicas; el IFT es responsable de regular y supervisar el uso del espectro radioeléctrico y su infraestructura, además de ser autoridad en materia de competencia económica en su sector; y la CRE es un organismo regulador en materia de energía, encargado de promover la competencia, proteger los intereses de los usuarios, atender la confiabilidad, estabilidad y seguridad en el suministro y la prestación de los servicios en materia de energía.

La iniciativa del Senador parece insertarse en el programa de austeridad ampliamente descrito por el Presidente de México, dado que implica menos gasto burocrático al fusionar tres organismos en uno. Se ha dicho que es posible conservar su grado de especialización, pero también compartir unidades técnicas, espacios de trabajo y, a la par, cumplir en tiempo y forma los compromisos internacionales en las materias, como por ejemplo lo dispuesto en el TMEC.

Si los fines que persiguen los tres organismos son la regulación del mercado y la protección de los derechos de los usuarios, podría tener algún sentido la reingeniería administrativa. Lo que queda pendiente es analizar si es lo más deseable y conveniente. Seguramente ése será el centro de la discusión. Una de las modificaciones propuestas es que para tratar temas energéticos, de mercado y telecomunicaciones, sólo se incluya a cinco personas comisionadas, electas a propuesta presidencial por la Cámara de Senadores.

Destaca que podría lograrse un ahorro de 500 millones de pesos al año, y en este sentido es importante reiterar que el espíritu que anima a la Cuarta Transformación es ser un gobierno más eficiente y austero en beneficio del pueblo de México. Ya no está en el horizonte alimentar a una burocracia dorada, ni menos a un aparato burocrático obeso. El gobierno sabe que los recursos y los esfuerzos deben focalizarse en servicios e infraestructura.

Esta iniciativa aún tiene un largo camino por recorrer ya que, entre otros puntos nodales, implica la reforma de los artículos 27 y 28 de la Constitución y la modificación de las leyes secundarias. Para ello tendremos la posibilidad de realizar un amplio y plural ejercicio de parlamento abierto, en donde podremos debatir sobre la pertinencia o no de cada uno de los organismos autónomos, sus alcances y facultades, de cara a los nuevos objetivos de transformación estructural planteados por el nuevo gobierno de la República.

Recordemos que en muchos casos se crearon burocracias doradas que hoy se niegan a la austeridad republicana, que desconocen de manera arbitraria el principio de que no puede haber gobierno rico con pueblo pobre; o que siguen siendo el reducto de representantes de intereses privados que continúan defendiendo, mediante argumentos técnicos, un régimen de privilegios.

Es momento de hacer notar esa contradicción: aquellos que pedían que el gobierno no interviniera en la economía, impulsaron la creación de una serie de organismos para defender sus intereses y provocar una intervención del Estado en su beneficio.

Como en todos los temas trascendentales, los legisladores de Morena impulsaremos el parlamento abierto, con el ánimo de recuperar las instituciones y el gobierno en favor de todos los mexicanos. El debate está abierto.


Diputada Federal Coordinadora Temática de Economía del Grupo Parlamentario de Morena

https://www.facebook.com/angeleshuertadip/

@gelahuerta