/ miércoles 15 de noviembre de 2017

Bazar de la cultura | Mutek, el Festival de las artes digitales

POR JUAN AMAEL VIZZUETT OLVERA

Los sismos de septiembre obligaron a cambiar la programación de algunas actividades culturales. Fue el caso del Festival Internacional de Creatividad Digital México Mutek, que comenzará el miércoles 22 de noviembre. “Si ya de por sí se planteaba un diseño renovado para la edición número XIV, ahora es un diseño renovado del diseño renovado”, dice con un guiño de humor el director del festival, Damián Romero.

Entrevistado en sus oficinas de la colonia Roma, donde la vida cotidiana y las vialidades aún resienten los ecos del 19 de septiembre, Romero explica: “Año con año el festival se esmera por tener un diseño nuevo, con una selección de artistas y de espacios que generen una experiencia renovada.

“Mutek es un organismo internacional, con sede en Montreal, Canadá y que ha venido desarrollando con el paso del tiempo diferentes ediciones, como la que tenemos en la Ciudad de México desde hace 14 años, la edición de Barcelona, una nueva edición en Buenos Aires, la edición de Tokio, que empezó el 4 de noviembre, una microedición, previa a la nuestra, en Dubái, amén de la edición de San Francisco, en la primavera de 2018. A través de ello hay un importante proyecto de red”, explica Romero.

“Convivimos, intercambiamos ideas, se desarrolla un foro para la exportación de talento de cada una de estas ciudades. Se generan vínculos, es un proyecto muy orgánico”, añade el director de Mutek México.

El reto que en este 2017 impusieron los sismos fue extenuante, pero los organizadores lograron resolverlo, “esta edición se identificará por los cambios; trabajamos durante casi un año. Estructuramos el diseño final para octubre, del 9 al 15. Y después del 19 de septiembre, nos vimos en la necesidad de reagendar las fechas del festival, del 22 al 26 de noviembre. Todo ello representó un cambio en el diseño original de las actividades”.

El festival comenzará con los talleres, que representan la actividad educativa; el miércoles 23 y el jueves 22 se efectúan los programas experimentales. “El Domo Digital en el Museo Papalote es una experiencia inmersiva; el viernes y el sábado, en esta fábrica de aceros de principios del siglo XX (Henry Ford 81, Tlalnepantla de Baz) tendremos el programa Nocturno 1 y Nocturno 2, una experiencia multiespacio con tres escenarios simultáneos. Tenemos toda una muestra de arte digital de estudios mexicanos. Contamos con toda la infraestructura para que la gente pueda vivir la experiencia de principio a fin.

“Es importante mencionar que muchas de las decisiones que se tomaron a nivel diseño de experiencia del festival este año, constituyen un adelanto de lo que será el XV aniversario de Mutek, a celebrarse en 2018”, dice Damián Romero.

Respecto a las transformaciones que ha experimentado el festival desde sus comienzos en 2004, el entrevistado reflexiona: “Catorce años es un periodo importante de tiempo. Creo que cuando empezamos con el festival eran otros tiempos, nosotros también estábamos en otra posición, en el sentido de la experiencia para producir, para diseñar un festival. El tiempo y la dedicación durante estos 14 años, nos han dado muchas pautas para entender el espacio en que estamos, cómo estamos diseñando las cosas, cómo nos compenetramos con la ciudad, cómo se genera el diálogo con la ciudad”.

El XIV Mutek, al igual que los anteriores, es una oportunidad de ejercer los espacios urbanos en forma comunitaria, a través de las actividades artísticas. Así lo entienden los participantes, el público y los organizadores. “La gente que viene a vivir la experiencia del festival no solamente busca los contenidos; también viene a vivir la ciudad dentro de esos contenidos a través de diversas iniciativas, como la ruta gastronómica. El hecho mismo de escoger las locaciones en diferentes puntos de la ciudad, más por la personalidad de estas locaciones que por su cercanía o su lejanía a las zonas de confort”.

Esto posibilita que las actividades se extiendan hasta áreas habitualmente “ajenas” al quehacer cultural. Naturalmente, los organizadores deben preparar esos espacios. Así lo explica Damián Romero: “Se crean las logísticas para que el público que venga tenga toda la gama de posibilidades para vivir su experiencia cómodamente dentro del festival. A través de los años hemos venido aprendiendo eso. El festival es un reto muy orgánico”.

Para consultar las actividades y programas del XIV Mutek, puede consultarse el sitio: http://www.mutek.org/es/mexico/2017?gclid=EAIaIQobChMI97aq74C91wIVnUoNCh2HvgvQEAAYASAAEgJJAfD_BwE

POR JUAN AMAEL VIZZUETT OLVERA

Los sismos de septiembre obligaron a cambiar la programación de algunas actividades culturales. Fue el caso del Festival Internacional de Creatividad Digital México Mutek, que comenzará el miércoles 22 de noviembre. “Si ya de por sí se planteaba un diseño renovado para la edición número XIV, ahora es un diseño renovado del diseño renovado”, dice con un guiño de humor el director del festival, Damián Romero.

Entrevistado en sus oficinas de la colonia Roma, donde la vida cotidiana y las vialidades aún resienten los ecos del 19 de septiembre, Romero explica: “Año con año el festival se esmera por tener un diseño nuevo, con una selección de artistas y de espacios que generen una experiencia renovada.

“Mutek es un organismo internacional, con sede en Montreal, Canadá y que ha venido desarrollando con el paso del tiempo diferentes ediciones, como la que tenemos en la Ciudad de México desde hace 14 años, la edición de Barcelona, una nueva edición en Buenos Aires, la edición de Tokio, que empezó el 4 de noviembre, una microedición, previa a la nuestra, en Dubái, amén de la edición de San Francisco, en la primavera de 2018. A través de ello hay un importante proyecto de red”, explica Romero.

“Convivimos, intercambiamos ideas, se desarrolla un foro para la exportación de talento de cada una de estas ciudades. Se generan vínculos, es un proyecto muy orgánico”, añade el director de Mutek México.

El reto que en este 2017 impusieron los sismos fue extenuante, pero los organizadores lograron resolverlo, “esta edición se identificará por los cambios; trabajamos durante casi un año. Estructuramos el diseño final para octubre, del 9 al 15. Y después del 19 de septiembre, nos vimos en la necesidad de reagendar las fechas del festival, del 22 al 26 de noviembre. Todo ello representó un cambio en el diseño original de las actividades”.

El festival comenzará con los talleres, que representan la actividad educativa; el miércoles 23 y el jueves 22 se efectúan los programas experimentales. “El Domo Digital en el Museo Papalote es una experiencia inmersiva; el viernes y el sábado, en esta fábrica de aceros de principios del siglo XX (Henry Ford 81, Tlalnepantla de Baz) tendremos el programa Nocturno 1 y Nocturno 2, una experiencia multiespacio con tres escenarios simultáneos. Tenemos toda una muestra de arte digital de estudios mexicanos. Contamos con toda la infraestructura para que la gente pueda vivir la experiencia de principio a fin.

“Es importante mencionar que muchas de las decisiones que se tomaron a nivel diseño de experiencia del festival este año, constituyen un adelanto de lo que será el XV aniversario de Mutek, a celebrarse en 2018”, dice Damián Romero.

Respecto a las transformaciones que ha experimentado el festival desde sus comienzos en 2004, el entrevistado reflexiona: “Catorce años es un periodo importante de tiempo. Creo que cuando empezamos con el festival eran otros tiempos, nosotros también estábamos en otra posición, en el sentido de la experiencia para producir, para diseñar un festival. El tiempo y la dedicación durante estos 14 años, nos han dado muchas pautas para entender el espacio en que estamos, cómo estamos diseñando las cosas, cómo nos compenetramos con la ciudad, cómo se genera el diálogo con la ciudad”.

El XIV Mutek, al igual que los anteriores, es una oportunidad de ejercer los espacios urbanos en forma comunitaria, a través de las actividades artísticas. Así lo entienden los participantes, el público y los organizadores. “La gente que viene a vivir la experiencia del festival no solamente busca los contenidos; también viene a vivir la ciudad dentro de esos contenidos a través de diversas iniciativas, como la ruta gastronómica. El hecho mismo de escoger las locaciones en diferentes puntos de la ciudad, más por la personalidad de estas locaciones que por su cercanía o su lejanía a las zonas de confort”.

Esto posibilita que las actividades se extiendan hasta áreas habitualmente “ajenas” al quehacer cultural. Naturalmente, los organizadores deben preparar esos espacios. Así lo explica Damián Romero: “Se crean las logísticas para que el público que venga tenga toda la gama de posibilidades para vivir su experiencia cómodamente dentro del festival. A través de los años hemos venido aprendiendo eso. El festival es un reto muy orgánico”.

Para consultar las actividades y programas del XIV Mutek, puede consultarse el sitio: http://www.mutek.org/es/mexico/2017?gclid=EAIaIQobChMI97aq74C91wIVnUoNCh2HvgvQEAAYASAAEgJJAfD_BwE