/ miércoles 16 de marzo de 2022

Buenavista 

Hacia el segundo semestre de 2023 operará un ferrocarril entre el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles y la terminal Buenavista del tren suburbano. De la estación Lechería de dicho tren habrá una ramificación hacia Santa Lucía que acerque al Aeropuerto a poco más de 30 minutos desde Insurgentes y el Eje 1 Norte Mosqueta.

Los trenes que ocupará el AIFA provienen del demorado proyecto de Tren Interurbano México - Toluca. En un tramo, el tren al AIFA convivirá con el servicio del suburbano, lo cual limitará su velocidad de operación y podría afectar la capacidad de ambos sistemas, pues las estaciones carecen de vía de rebase. Este servicio es una buena opción para acercar el lejanísimo Aeropuerto de Santa Lucía, pero no es suficiente.

De hecho, si el aeropuerto logra una buena demanda, cosa que muchos dudan, Buenavista será insuficiente para manejar no sólo a los pasajeros, sino también las maletas y los vehículos en los que lleguen o se retiren los usuarios. Cada uno de los 10 trenes que fueron reasignados del Interurbano a la ruta del AIFA puede transportar 700 pasajeros, alrededor de 5 mil viajes por hora - sentido, 100 mil por día a máxima capacidad. Tal vez esa cantidad sea suficiente para cubrir tanto la demanda de pasajeros como la de los empleados del aeropuerto. Sin embargo, no estoy seguro que las instalaciones de Buenavista sean las adecuadas.

En su entrada sur, por Mosqueta, hay una estación de Metrobús. Allí no podría operar una bahía para taxis y otros vehículos; esto sólo sería factible sobre Insurgentes, donde ya existe una bahía y una calle interior, apenas suficiente para el tren suburbano de Cuautitlán, cuyos usuarios no suelen manipular equipaje. Parece imposible que Buenavista pueda dar servicio a una terminal satélite de un aeropuerto que debería pronto alcanzar los 4 millones de usuarios por año y en el largo plazo más de 30.

A pesar de la buena ubicación de Buenavista, en el corto plazo la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el Gobierno de la Ciudad de México deberían comenzar a planear otras alternativas. Personalmente veo dos:

Una, la ampliación del tren hacia el sur, algo que también puede beneficiar a los usuarios que vienen de Cuautitlán.

Dos, la densificación de los terrenos de Cifra - Walmart, en las manzanas que están al sur de la Terminal Buenavista, para que, de la mano de los dueños de los predios se construya una estación satélite que se articule con la terminal del tren, y se construya un Desarrollo Orientado al Transporte en esas dos manzanas, algo que puede ser bueno tanto para la actividad económica como para la articulación de una oferta comercial y de vivienda en un espacio donde ya está la gente.

Si bien, en un primer momento, la demanda del AIFA será mínima, cuando el ferrocarril entre en operación, en año y medio, podría incrementar la actividad y dificultar las operaciones de Buenavista, por lo que este es el mejor momento para empezar a planear las siguientes etapas.

Insisto, veo esas dos opciones, crecer el tren hacia el sur o desarrollar una terminal satélite en los predios particulares al sur de la Estación Buenavista.

Hacia el segundo semestre de 2023 operará un ferrocarril entre el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles y la terminal Buenavista del tren suburbano. De la estación Lechería de dicho tren habrá una ramificación hacia Santa Lucía que acerque al Aeropuerto a poco más de 30 minutos desde Insurgentes y el Eje 1 Norte Mosqueta.

Los trenes que ocupará el AIFA provienen del demorado proyecto de Tren Interurbano México - Toluca. En un tramo, el tren al AIFA convivirá con el servicio del suburbano, lo cual limitará su velocidad de operación y podría afectar la capacidad de ambos sistemas, pues las estaciones carecen de vía de rebase. Este servicio es una buena opción para acercar el lejanísimo Aeropuerto de Santa Lucía, pero no es suficiente.

De hecho, si el aeropuerto logra una buena demanda, cosa que muchos dudan, Buenavista será insuficiente para manejar no sólo a los pasajeros, sino también las maletas y los vehículos en los que lleguen o se retiren los usuarios. Cada uno de los 10 trenes que fueron reasignados del Interurbano a la ruta del AIFA puede transportar 700 pasajeros, alrededor de 5 mil viajes por hora - sentido, 100 mil por día a máxima capacidad. Tal vez esa cantidad sea suficiente para cubrir tanto la demanda de pasajeros como la de los empleados del aeropuerto. Sin embargo, no estoy seguro que las instalaciones de Buenavista sean las adecuadas.

En su entrada sur, por Mosqueta, hay una estación de Metrobús. Allí no podría operar una bahía para taxis y otros vehículos; esto sólo sería factible sobre Insurgentes, donde ya existe una bahía y una calle interior, apenas suficiente para el tren suburbano de Cuautitlán, cuyos usuarios no suelen manipular equipaje. Parece imposible que Buenavista pueda dar servicio a una terminal satélite de un aeropuerto que debería pronto alcanzar los 4 millones de usuarios por año y en el largo plazo más de 30.

A pesar de la buena ubicación de Buenavista, en el corto plazo la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el Gobierno de la Ciudad de México deberían comenzar a planear otras alternativas. Personalmente veo dos:

Una, la ampliación del tren hacia el sur, algo que también puede beneficiar a los usuarios que vienen de Cuautitlán.

Dos, la densificación de los terrenos de Cifra - Walmart, en las manzanas que están al sur de la Terminal Buenavista, para que, de la mano de los dueños de los predios se construya una estación satélite que se articule con la terminal del tren, y se construya un Desarrollo Orientado al Transporte en esas dos manzanas, algo que puede ser bueno tanto para la actividad económica como para la articulación de una oferta comercial y de vivienda en un espacio donde ya está la gente.

Si bien, en un primer momento, la demanda del AIFA será mínima, cuando el ferrocarril entre en operación, en año y medio, podría incrementar la actividad y dificultar las operaciones de Buenavista, por lo que este es el mejor momento para empezar a planear las siguientes etapas.

Insisto, veo esas dos opciones, crecer el tren hacia el sur o desarrollar una terminal satélite en los predios particulares al sur de la Estación Buenavista.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 29 de junio de 2022

Hipocresía progre

Roberto Remes

miércoles 22 de junio de 2022

El declive del Metrobús

Roberto Remes

miércoles 15 de junio de 2022

Tres noventa

Roberto Remes

miércoles 01 de junio de 2022

Con el arte urbano, no 

Roberto Remes

miércoles 25 de mayo de 2022

Descuéntenme el día

Roberto Remes

miércoles 18 de mayo de 2022

Ciudad sin puentes

Roberto Remes

miércoles 11 de mayo de 2022

Solita se hundió 

Roberto Remes

miércoles 13 de abril de 2022

Áreas naturales perennes 

Roberto Remes

Cargar Más