/ viernes 13 de septiembre de 2019

Cadena rota de acceso a la justicia para las mujeres

Por: Tania Naanous

La falta de acceso a la justicia para las mujeres en la Ciudad de México es el pan de cada día. Carpetas de investigación encerradas en un cajón, desconocimiento de levantamiento de denuncia, procesos largos, complicados y rebasados – en México hay 4 jueces por cada 100 mil habitantes (Índice Global de Impunidad México 2018) - que llevan a que las mujeres dejen de denunciar delitos.

Las dinámicas sociales en cuanto a la violencia de género están relacionadas con la normalización de la violencia hacia las mujeres, estereotipos y roles de género asignados que se inmiscuyen en el proceso de denuncia y/o la falta de ella. Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016, los principales motivos por los que las mujeres no denuncian agresiones físicas o sexuales son las siguientes: porque se trató de algo sin importancia que no las afectó (46%), por miedo a las consecuencias (8%), por vergüenza (8%), porque no sabían ni cómo ni dónde denunciar (7%), desconfianza en el gobierno (4%) y finalmente, porque su esposo/pareja no va a cambiar (4%).

Por un lado, las mujeres no denuncian en gran parte por la normalización que se tiene a la violencia machista, así como vergüenza y miedo, aunado a la falta de confianza en las instituciones. Por otro lado, cuando se denuncia, los Ministerios Públicos (MP) terminan revictimizando a las mujeres, insinuando cierta culpabilidad, o cometiendo actos de negligencia que son esenciales para llevar el caso a juicio (Impunidad Cero y Tojil 2019). La ruptura de confianza, así como la discriminación que viven las mujeres en los MP previene las denuncias y termina por tildar la cadena de justicia.

Para ejemplificar, en los delitos de violencia cometidos contra las mujeres, resulta recurrente que el mismo acusado realice diversas agresiones en contra de la víctima. Sin embargo, se ha identificado que cada vez que una mujer acude a presentar la denuncia, el MP abre una nueva carpeta de investigación aislada en lugar de incorporarla como registro de la previa (Impunidad Cero y Tojil 2019). Una opción para que las mujeres puedan evitar este tipo de obstáculos es ir a acompañado de personas especializadas en el tema que puedan apoyarlas en el proceso.

En la actualidad, estamos viviendo un momento histórico en el cual el hartazgo social a la violencia de género está cobrando vida; tomémoslo y comencemos a reformar las instituciones que le han fallado a tantas mujeres por tantos años. Para lograrlo, se debe comenzar en trabajar con la cadena de justicia, incorporando en ella una perspectiva de género, capacitando a los funcionarios en tal materia, por medio de un presupuesto especializado.

@tania02nan

Por: Tania Naanous

La falta de acceso a la justicia para las mujeres en la Ciudad de México es el pan de cada día. Carpetas de investigación encerradas en un cajón, desconocimiento de levantamiento de denuncia, procesos largos, complicados y rebasados – en México hay 4 jueces por cada 100 mil habitantes (Índice Global de Impunidad México 2018) - que llevan a que las mujeres dejen de denunciar delitos.

Las dinámicas sociales en cuanto a la violencia de género están relacionadas con la normalización de la violencia hacia las mujeres, estereotipos y roles de género asignados que se inmiscuyen en el proceso de denuncia y/o la falta de ella. Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016, los principales motivos por los que las mujeres no denuncian agresiones físicas o sexuales son las siguientes: porque se trató de algo sin importancia que no las afectó (46%), por miedo a las consecuencias (8%), por vergüenza (8%), porque no sabían ni cómo ni dónde denunciar (7%), desconfianza en el gobierno (4%) y finalmente, porque su esposo/pareja no va a cambiar (4%).

Por un lado, las mujeres no denuncian en gran parte por la normalización que se tiene a la violencia machista, así como vergüenza y miedo, aunado a la falta de confianza en las instituciones. Por otro lado, cuando se denuncia, los Ministerios Públicos (MP) terminan revictimizando a las mujeres, insinuando cierta culpabilidad, o cometiendo actos de negligencia que son esenciales para llevar el caso a juicio (Impunidad Cero y Tojil 2019). La ruptura de confianza, así como la discriminación que viven las mujeres en los MP previene las denuncias y termina por tildar la cadena de justicia.

Para ejemplificar, en los delitos de violencia cometidos contra las mujeres, resulta recurrente que el mismo acusado realice diversas agresiones en contra de la víctima. Sin embargo, se ha identificado que cada vez que una mujer acude a presentar la denuncia, el MP abre una nueva carpeta de investigación aislada en lugar de incorporarla como registro de la previa (Impunidad Cero y Tojil 2019). Una opción para que las mujeres puedan evitar este tipo de obstáculos es ir a acompañado de personas especializadas en el tema que puedan apoyarlas en el proceso.

En la actualidad, estamos viviendo un momento histórico en el cual el hartazgo social a la violencia de género está cobrando vida; tomémoslo y comencemos a reformar las instituciones que le han fallado a tantas mujeres por tantos años. Para lograrlo, se debe comenzar en trabajar con la cadena de justicia, incorporando en ella una perspectiva de género, capacitando a los funcionarios en tal materia, por medio de un presupuesto especializado.

@tania02nan

viernes 06 de septiembre de 2019

El pulmón del mundo

viernes 30 de agosto de 2019

¿Cómo se diseña para la paz?

viernes 23 de agosto de 2019

¿Redes sociales, disruptoras de paz?