/ miércoles 16 de diciembre de 2020

Centro de Barrio | Comprobante de domicilio

Mi esposa, colombiana, me hizo notar algo que, por costumbre, jamás había notado. Los mexicanos pedimos el comprobante de domicilio para todo.

Tengo cuenta en un banco grande, “fuerte” y malo, que hace unos años se comió a un banco bueno y pequeño. La fusión me ha complicado un poco la vida, pero en razón de los servicios con los que cuento, no me ha convenido cancelar. Una de las mayores inconveniencias ha sido el cambio de domicilio. Desde hace más de tres años y dos mudanzas, este banco no sabe dónde vivo, pero me ha sido tan difícil tramitar el cambio que aborté la misión.

Hace unos días, el Gobierno de la Ciudad de México dio banderazo al nuevo biciestacionamiento masivo del Metro Tláhuac. En la pasada administración abrieron los de Pantitlán y La Raza, pero en la actual se han sumado seis mas: La Villa, Periférico Oriente, Buenavista, Martín Carrera, El Rosario y Tláhuac. Además de la identificación, CURP y foto de la bicicleta, es necesario presentar Comprobante de domicilio. Para qué, es un misterio. Comparando con otros países, en la capital Colombiana estas instalaciones sólo exigen la cédula de ciudadanía; en Países Bajos, uno llega con la bicicleta y listo.

Si repasamos otros trámites de la Secretaría de Movilidad, veremos que la constante es pedir el comprobante de domicilio. Por ejemplo, para la licencia de manejo no se requiere saber manejar, pero es necesario contar con un comprobante de domicilio. Es más importante que uno esté localizable que la destreza de los conductores.

Cuando uno entra a trabajar, entre la retahíla de documentos que le exigen presentar está, por supuesto, el comprobante de domicilio. En el verano rentamos una camioneta y nos pidieron comprobante de domicilio. Cuando existían los videoclubes, la cuenta la abrían con identificación y comprobante de domicilio. Recién fui al SAT a renovar mi e.firma y desde la recepción revisaron que llevara mi comprobante de domicilio.

En los últimos años, el trámite del pasaporte quedó liberado de este absurdo. Cosa rara. En el Estado de México no exigen comprobante de domicilio para tramitar el certificado de no antecedentes penales, al igual que cuando el trámite se lleva a cabo en el Gobierno Federal; sin embargo, sí lo exigen en Ciudad de México, con todo y que ya se puede hacer en línea: burocracia oximorón.

Por otro lado, el Comprobante de Domicilio no es el único absurdo. Todavía hay quienes piden actas de nacimiento de no más de tres meses de expedición, y a penas hace dos años que el Gobierno de la Ciudad de México eliminó este requisito. Sistemas más avanzados en el mundo permiten que uno imprima el acta con una cadena de verificación o un código QR. Cuando en México se creó la CURP se le pensó para reemplazar otros documentos, pero siguiendo nuestra tradición burocrática en general no basta con recitar los 18 dígitos, a menudo se nos exige imprimir el certificado. Si fuéramos más prácticos, la sola serie de la CURP debería quedar asociada a todos los documentos: escolares, laborales, médicos, penales, entre otros, para simplificar trámites no como un requisito más. En el fondo, el Comprobante de Domicilio es un símbolo de nuestro espíritu burocrático que, tal vez, nunca venzamos.

Mi esposa, colombiana, me hizo notar algo que, por costumbre, jamás había notado. Los mexicanos pedimos el comprobante de domicilio para todo.

Tengo cuenta en un banco grande, “fuerte” y malo, que hace unos años se comió a un banco bueno y pequeño. La fusión me ha complicado un poco la vida, pero en razón de los servicios con los que cuento, no me ha convenido cancelar. Una de las mayores inconveniencias ha sido el cambio de domicilio. Desde hace más de tres años y dos mudanzas, este banco no sabe dónde vivo, pero me ha sido tan difícil tramitar el cambio que aborté la misión.

Hace unos días, el Gobierno de la Ciudad de México dio banderazo al nuevo biciestacionamiento masivo del Metro Tláhuac. En la pasada administración abrieron los de Pantitlán y La Raza, pero en la actual se han sumado seis mas: La Villa, Periférico Oriente, Buenavista, Martín Carrera, El Rosario y Tláhuac. Además de la identificación, CURP y foto de la bicicleta, es necesario presentar Comprobante de domicilio. Para qué, es un misterio. Comparando con otros países, en la capital Colombiana estas instalaciones sólo exigen la cédula de ciudadanía; en Países Bajos, uno llega con la bicicleta y listo.

Si repasamos otros trámites de la Secretaría de Movilidad, veremos que la constante es pedir el comprobante de domicilio. Por ejemplo, para la licencia de manejo no se requiere saber manejar, pero es necesario contar con un comprobante de domicilio. Es más importante que uno esté localizable que la destreza de los conductores.

Cuando uno entra a trabajar, entre la retahíla de documentos que le exigen presentar está, por supuesto, el comprobante de domicilio. En el verano rentamos una camioneta y nos pidieron comprobante de domicilio. Cuando existían los videoclubes, la cuenta la abrían con identificación y comprobante de domicilio. Recién fui al SAT a renovar mi e.firma y desde la recepción revisaron que llevara mi comprobante de domicilio.

En los últimos años, el trámite del pasaporte quedó liberado de este absurdo. Cosa rara. En el Estado de México no exigen comprobante de domicilio para tramitar el certificado de no antecedentes penales, al igual que cuando el trámite se lleva a cabo en el Gobierno Federal; sin embargo, sí lo exigen en Ciudad de México, con todo y que ya se puede hacer en línea: burocracia oximorón.

Por otro lado, el Comprobante de Domicilio no es el único absurdo. Todavía hay quienes piden actas de nacimiento de no más de tres meses de expedición, y a penas hace dos años que el Gobierno de la Ciudad de México eliminó este requisito. Sistemas más avanzados en el mundo permiten que uno imprima el acta con una cadena de verificación o un código QR. Cuando en México se creó la CURP se le pensó para reemplazar otros documentos, pero siguiendo nuestra tradición burocrática en general no basta con recitar los 18 dígitos, a menudo se nos exige imprimir el certificado. Si fuéramos más prácticos, la sola serie de la CURP debería quedar asociada a todos los documentos: escolares, laborales, médicos, penales, entre otros, para simplificar trámites no como un requisito más. En el fondo, el Comprobante de Domicilio es un símbolo de nuestro espíritu burocrático que, tal vez, nunca venzamos.