/ miércoles 23 de septiembre de 2020

Centro de Barrio | Hilos delgados

¿Hay límites en el derecho de manifestación? En teoría los límites son los derechos de terceros, pero esto siempre ha sido ambiguo. Desde mi punto de vista, todas las manifestaciones deben ser posibles en la medida que no cometan delitos de forma colectiva. Sin embargo, siempre habrá situaciones extremas donde surjan dudas.

El plantón de Paseo de la Reforma en 2006 fue una de estas situaciones extremas. Por ejemplo, no fue lo mismo el primer día del plantón, lleno de gente, que semanas después, cuando la presencia decayó y bien se habrían podido compactar, pero eso habría minado su posibilidad de presión.

Ese plantón se retiró antes de las Fiestas Patrias ¿Podrían haberse quedado e impedir el grito? En otros años ha habido plantones en el Zócalo que han puesto en duda la celebración de las Fiestas Patrias. ¿Qué pasaría si algunos manifestantes llevan al límite su derecho e impiden actos tradicionales como el Grito o el Desfile Militar?

Para muchos parecería injusto querer comparar el plantón de 2006 con el Frente Nacional Anti Amlo, pero esta valoración histórica es una apreciación incorrecta desde el punto de vista de los derechos: la libre manifestación no está subordinada a la motivación, no hay protestas buenas y malas, aunque simpaticemos con unas o discrepemos de otras. Tiene el mismo derecho de manifestarse el que reclama una decisión de Estado que una falla mínima del gobierno.

Los manifestantes niegan que tengan las casas de campaña vacías, como han mostrado algunos videos; también la gente ha ridiculizado que las casas de campaña son todas del mismo modelo, como algo que carece de la espontaneidad y entusiasmo militantes. Pero si nos remontamos al plantón de Reforma también hubo reclamos en el mismo sentido. ¿Tendríamos que juzgar esos detalles?

Siempre se ha cuestionado que las personas que se manifiestan desnudas frente al Senado están pagadas. No dudo de la falta de legitimidad, pero en términos de legalidad y de ejercicio del derecho de manifestación, aún bajo el supuesto de que los manifestantes estén a sueldo u obligados, el derecho de manifestación no se extingue.

Nadie duda del carácter político del plantón de FRENAAA, pero estoy seguro que encontrarán eco en la ciudadanía enojada con el actual gobierno, y que, conforme se profundice la crisis económica, habrá más personas dispuestas a participar en sus plantones.

¿Pueden quedarse de aquí a las elecciones? Esa podría ser su intención, y es claro que el presidente no renunciará por ese plantón.

En Paseo de la Reforma permanece un campamento por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Es decir, va para 6 años. ¿Realmente están allí los familiares? Uno puede tener dudas, entonces lo delicado del tema pospone decisiones, por eso siguen; ese plantón está haciendo excluyente el espacio público, es decir, es privado.

El criterio que tendríamos que seguir es que la permanencia de una persona o grupo en un espacio puede generar afectaciones a derechos de terceros; por tanto, a petición de parte, se les podría retirar. ¿Cómo y con qué protocolos? esa es una deliberación pertinente.

¿Hay límites en el derecho de manifestación? En teoría los límites son los derechos de terceros, pero esto siempre ha sido ambiguo. Desde mi punto de vista, todas las manifestaciones deben ser posibles en la medida que no cometan delitos de forma colectiva. Sin embargo, siempre habrá situaciones extremas donde surjan dudas.

El plantón de Paseo de la Reforma en 2006 fue una de estas situaciones extremas. Por ejemplo, no fue lo mismo el primer día del plantón, lleno de gente, que semanas después, cuando la presencia decayó y bien se habrían podido compactar, pero eso habría minado su posibilidad de presión.

Ese plantón se retiró antes de las Fiestas Patrias ¿Podrían haberse quedado e impedir el grito? En otros años ha habido plantones en el Zócalo que han puesto en duda la celebración de las Fiestas Patrias. ¿Qué pasaría si algunos manifestantes llevan al límite su derecho e impiden actos tradicionales como el Grito o el Desfile Militar?

Para muchos parecería injusto querer comparar el plantón de 2006 con el Frente Nacional Anti Amlo, pero esta valoración histórica es una apreciación incorrecta desde el punto de vista de los derechos: la libre manifestación no está subordinada a la motivación, no hay protestas buenas y malas, aunque simpaticemos con unas o discrepemos de otras. Tiene el mismo derecho de manifestarse el que reclama una decisión de Estado que una falla mínima del gobierno.

Los manifestantes niegan que tengan las casas de campaña vacías, como han mostrado algunos videos; también la gente ha ridiculizado que las casas de campaña son todas del mismo modelo, como algo que carece de la espontaneidad y entusiasmo militantes. Pero si nos remontamos al plantón de Reforma también hubo reclamos en el mismo sentido. ¿Tendríamos que juzgar esos detalles?

Siempre se ha cuestionado que las personas que se manifiestan desnudas frente al Senado están pagadas. No dudo de la falta de legitimidad, pero en términos de legalidad y de ejercicio del derecho de manifestación, aún bajo el supuesto de que los manifestantes estén a sueldo u obligados, el derecho de manifestación no se extingue.

Nadie duda del carácter político del plantón de FRENAAA, pero estoy seguro que encontrarán eco en la ciudadanía enojada con el actual gobierno, y que, conforme se profundice la crisis económica, habrá más personas dispuestas a participar en sus plantones.

¿Pueden quedarse de aquí a las elecciones? Esa podría ser su intención, y es claro que el presidente no renunciará por ese plantón.

En Paseo de la Reforma permanece un campamento por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Es decir, va para 6 años. ¿Realmente están allí los familiares? Uno puede tener dudas, entonces lo delicado del tema pospone decisiones, por eso siguen; ese plantón está haciendo excluyente el espacio público, es decir, es privado.

El criterio que tendríamos que seguir es que la permanencia de una persona o grupo en un espacio puede generar afectaciones a derechos de terceros; por tanto, a petición de parte, se les podría retirar. ¿Cómo y con qué protocolos? esa es una deliberación pertinente.