/ miércoles 21 de octubre de 2020

Centro de Barrio | Muévete en bici, cuándo vuelves

Esta pandemia ha estado llena de mitos, pero conforme pasa el tiempo hay ciertos factores que nos van focalizando el riesgo de contagio. En medio del pánico, cerraron distintas plazas públicas. En Coyoacán se mantienen bloqueados los Jardines Hidalgo y Centenario. El Zócalo también sigue cerrado, lo mismo que la Alameda de Santa María la Ribera, por mencionar sólo algunos. En teoría nos preocupa la saturación y el que se compartan objetos, como las bancas, pero este es uno de los mitos derribados en estos meses.

El día 1 de abril el fotógrafo Santiago Arau compartía las imágenes de andenes saturados de la Línea A en Pantitlán y una minoría de usuarios con tapabocas. Finalmente el Sistema de Transporte Colectivo estableció la obligatoriedad de uso de mascarillas, lo que ha disminuido el riesgo de contagio.

El Metro de Nueva York ha establecido también que sus vagones no son un foco de contagio, pese a la posible concentración de personas en un espacio reducido, porque los sistemas de ventilación están colocados en la parte de arriba del habitáculo, lo cual permite extraer los aerosoles de inmediato, antes de que floten en el ambiente.

En fechas recientes, funcionarios de la Secretaría de Movilidad han sostenido que, en efecto, el transporte público es un lugar de bajo riesgo, partiendo de dos premisas, el uso de cubrebocas y que en general son espacios donde se habla poco. No me atrevería a decir que las condiciones del metro de la Ciudad de México sean comparables con otros metros en el mundo, por la saturación, por mal uso o baja calidad de los cubrebocas y la debilidad de los extractores. En su comparecencia ante el Congreso de la Ciudad de México, el Secretario de Movilidad sostuvo esta tesis.

Este domingo, como todos los domingos desde mediados de marzo, no hubo paseo dominical “Muévete en bici”; el próximo domingo será el último de mes, y tampoco habrá Ciclotón. En el Centro Histórico apenas se eliminaron las restricciones a la circulación peatonal en Madero y otras calles, que por ejemplo eran de un solo sentido, so pretexto de los riesgos de contagio. ¿Habrá alguna evidencia de que el paseo dominical o las calles peatonales incrementen los riesgos de contagio?

Si el transporte público no reviste mayor riesgo de contagio usando tapabocas, las decisiones que han tomado distintas autoridades lucen ya ridículas: para qué mantener cerradas las plazas, para que poner telarañas de plástico sobre las bancas, para qué impedir la circulación en bicicleta en calles del centro, para qué las aceras unidireccionales y la apertura escalonada de locales comerciales, para qué posponer el paseo dominical y el ciclotón.

Sin embargo, si el diagnóstico de la Secretaría de Movilidad es correcto, me pregunto qué hacemos con parques y plazas cerrados, porque si espacios cerrados son seguros, cuantimás los espacios abiertos, y bien hace falta que se recuperen las alternativas recreativas gratuitas para la población. A no ser que el Gobierno de Claudia Sheinbaum no quiera regresar el “Muévete en bici”, para que la población se entretenga en los centros comerciales.

Esta pandemia ha estado llena de mitos, pero conforme pasa el tiempo hay ciertos factores que nos van focalizando el riesgo de contagio. En medio del pánico, cerraron distintas plazas públicas. En Coyoacán se mantienen bloqueados los Jardines Hidalgo y Centenario. El Zócalo también sigue cerrado, lo mismo que la Alameda de Santa María la Ribera, por mencionar sólo algunos. En teoría nos preocupa la saturación y el que se compartan objetos, como las bancas, pero este es uno de los mitos derribados en estos meses.

El día 1 de abril el fotógrafo Santiago Arau compartía las imágenes de andenes saturados de la Línea A en Pantitlán y una minoría de usuarios con tapabocas. Finalmente el Sistema de Transporte Colectivo estableció la obligatoriedad de uso de mascarillas, lo que ha disminuido el riesgo de contagio.

El Metro de Nueva York ha establecido también que sus vagones no son un foco de contagio, pese a la posible concentración de personas en un espacio reducido, porque los sistemas de ventilación están colocados en la parte de arriba del habitáculo, lo cual permite extraer los aerosoles de inmediato, antes de que floten en el ambiente.

En fechas recientes, funcionarios de la Secretaría de Movilidad han sostenido que, en efecto, el transporte público es un lugar de bajo riesgo, partiendo de dos premisas, el uso de cubrebocas y que en general son espacios donde se habla poco. No me atrevería a decir que las condiciones del metro de la Ciudad de México sean comparables con otros metros en el mundo, por la saturación, por mal uso o baja calidad de los cubrebocas y la debilidad de los extractores. En su comparecencia ante el Congreso de la Ciudad de México, el Secretario de Movilidad sostuvo esta tesis.

Este domingo, como todos los domingos desde mediados de marzo, no hubo paseo dominical “Muévete en bici”; el próximo domingo será el último de mes, y tampoco habrá Ciclotón. En el Centro Histórico apenas se eliminaron las restricciones a la circulación peatonal en Madero y otras calles, que por ejemplo eran de un solo sentido, so pretexto de los riesgos de contagio. ¿Habrá alguna evidencia de que el paseo dominical o las calles peatonales incrementen los riesgos de contagio?

Si el transporte público no reviste mayor riesgo de contagio usando tapabocas, las decisiones que han tomado distintas autoridades lucen ya ridículas: para qué mantener cerradas las plazas, para que poner telarañas de plástico sobre las bancas, para qué impedir la circulación en bicicleta en calles del centro, para qué las aceras unidireccionales y la apertura escalonada de locales comerciales, para qué posponer el paseo dominical y el ciclotón.

Sin embargo, si el diagnóstico de la Secretaría de Movilidad es correcto, me pregunto qué hacemos con parques y plazas cerrados, porque si espacios cerrados son seguros, cuantimás los espacios abiertos, y bien hace falta que se recuperen las alternativas recreativas gratuitas para la población. A no ser que el Gobierno de Claudia Sheinbaum no quiera regresar el “Muévete en bici”, para que la población se entretenga en los centros comerciales.