/ miércoles 5 de agosto de 2020

Centro de barrio | Puentes antipeatonales

En los últimos días el Gobierno de la Ciudad de México ha desmontado al menos dos puentes “antipeatonales”: puentes hechos “para evitar” a los peatones y no “para” los peatones. Uno en Insurgentes Sur; el otro en Avenida Chapultepec. En el primer caso, forma parte de la ampliación de la estación del Metrobús La Joya, no de un proyecto de espacio público. De hecho, a 50 metros del puente desmontado, se mantiene otro puente, además de banquetas en malas condiciones, al igual que las estaciones Corregidora y Villa Olímpica, donde el acceso es mediante un puente, habiendo semáforo en la esquina.

En Chapultepec y Guaymas sí hay un proyecto de espacio público en curso, uno de los mejores de esta administración, la continuación de lo que ya hicieron para Avenida Chapultepec, entre Sonora - Lieja y el Metro Insurgentes. Al arreglar el entorno, se volvió necesario retirar el puente. El cruce de Avenida Chapultepec debe ser seguro sin necesidad de escalar una estructura de 7 metros de altura.

¿Cuántos puentes más podemos desmontar en Ciudad de México? Estamos hablando de cientos, muchos de ellos sin grandes modificaciones. Sólo señalizar bien. Otros más podrían requerir de acciones complementarias para mejorar la seguridad.

Este gobierno ya ha quitado otros puentes, hay que reconocerlo. Con la obra de Línea 5 de metrobús, por ejemplo, se eliminó uno en la Avenida Muyuguarda. Sin embargo, el proyecto original contemplaba la eliminación de los puentes que coincidían con estaciones del Metrobús, a lo largo del Eje 3 Oriente. Ganó el coche, nadie defendió al peatón, las personas con discapacidad tendrán que rodar 200 metros de rampas para poder entrar a una estación: el gobierno eliminó estos puentes ... pero de la lista para desmontar.

Tuve la oportunidad, en la administración pasada, de retirar tres puentes antipeatonales: el primero en Diagonal Patriotismo con Michoacán, colocamos semáforo; el segundo en Pino Suárez, también colocamos semáforo. El tercero, en el Metro Etiopía. Allí no colocamos semáforo sino una isleta para acortar la distancia sin resguardo que cruzan los peatones.

Hace unas semanas, esta isleta fue demolida por la obra del Metrobús, a pesar de que en Autoridad del Espacio Público la dejamos alineada a la estación para que cuando se ampliara la línea esto no ocurriera; como no llevan al peatón en el tuétano, han elevado el riesgo: hará falta un semáforo, por lo menos.

Demoler puentes antipeatonales sí beneficia al peatón. El costo en realidad se paga solo, porque mantenimiento y seguro, con el paso del tiempo, salen más caros que el retiro. No obstante, debe ser una perspectiva completa. No basta con demoler puentes, como en La Joya, sin que realmente mejoremos el entorno; retirarlos como en Muyuguarda, sin hacer los proyectos de transporte público cómodos para las personas con discapacidad y adultos mayores.

El ejemplo que debe seguir el Gobierno de Claudia Sheinbaum es el que acaban de dar ellos mismos en Avenida Chapultepec. Mejorar el espacio público, señalizar el cruce peatonal a nivel y acortar distancias sin resguardo. En el largo plazo, todas las vialidades semaforizadas deben quedar con cruces seguros a nivel y sin un solo puente antipeatonal.

En los últimos días el Gobierno de la Ciudad de México ha desmontado al menos dos puentes “antipeatonales”: puentes hechos “para evitar” a los peatones y no “para” los peatones. Uno en Insurgentes Sur; el otro en Avenida Chapultepec. En el primer caso, forma parte de la ampliación de la estación del Metrobús La Joya, no de un proyecto de espacio público. De hecho, a 50 metros del puente desmontado, se mantiene otro puente, además de banquetas en malas condiciones, al igual que las estaciones Corregidora y Villa Olímpica, donde el acceso es mediante un puente, habiendo semáforo en la esquina.

En Chapultepec y Guaymas sí hay un proyecto de espacio público en curso, uno de los mejores de esta administración, la continuación de lo que ya hicieron para Avenida Chapultepec, entre Sonora - Lieja y el Metro Insurgentes. Al arreglar el entorno, se volvió necesario retirar el puente. El cruce de Avenida Chapultepec debe ser seguro sin necesidad de escalar una estructura de 7 metros de altura.

¿Cuántos puentes más podemos desmontar en Ciudad de México? Estamos hablando de cientos, muchos de ellos sin grandes modificaciones. Sólo señalizar bien. Otros más podrían requerir de acciones complementarias para mejorar la seguridad.

Este gobierno ya ha quitado otros puentes, hay que reconocerlo. Con la obra de Línea 5 de metrobús, por ejemplo, se eliminó uno en la Avenida Muyuguarda. Sin embargo, el proyecto original contemplaba la eliminación de los puentes que coincidían con estaciones del Metrobús, a lo largo del Eje 3 Oriente. Ganó el coche, nadie defendió al peatón, las personas con discapacidad tendrán que rodar 200 metros de rampas para poder entrar a una estación: el gobierno eliminó estos puentes ... pero de la lista para desmontar.

Tuve la oportunidad, en la administración pasada, de retirar tres puentes antipeatonales: el primero en Diagonal Patriotismo con Michoacán, colocamos semáforo; el segundo en Pino Suárez, también colocamos semáforo. El tercero, en el Metro Etiopía. Allí no colocamos semáforo sino una isleta para acortar la distancia sin resguardo que cruzan los peatones.

Hace unas semanas, esta isleta fue demolida por la obra del Metrobús, a pesar de que en Autoridad del Espacio Público la dejamos alineada a la estación para que cuando se ampliara la línea esto no ocurriera; como no llevan al peatón en el tuétano, han elevado el riesgo: hará falta un semáforo, por lo menos.

Demoler puentes antipeatonales sí beneficia al peatón. El costo en realidad se paga solo, porque mantenimiento y seguro, con el paso del tiempo, salen más caros que el retiro. No obstante, debe ser una perspectiva completa. No basta con demoler puentes, como en La Joya, sin que realmente mejoremos el entorno; retirarlos como en Muyuguarda, sin hacer los proyectos de transporte público cómodos para las personas con discapacidad y adultos mayores.

El ejemplo que debe seguir el Gobierno de Claudia Sheinbaum es el que acaban de dar ellos mismos en Avenida Chapultepec. Mejorar el espacio público, señalizar el cruce peatonal a nivel y acortar distancias sin resguardo. En el largo plazo, todas las vialidades semaforizadas deben quedar con cruces seguros a nivel y sin un solo puente antipeatonal.