/ miércoles 2 de octubre de 2019

Combate a la corrupción y proyecto de presupuesto

La corrupción, la impunidad y la inseguridad son los temas recurrentes de las preocupaciones ciudadanas en los últimos años. Consecuencia de ello, nace en 2015, el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) objeto de diversas discusiones y reformas a nuestra Constitución en materia de combate a la corrupción. El Sistema está integrado por un Comité Coordinador, un Comité de Participación Ciudadana, un Comité Rector del Sistema Nacional de Fiscalización y por los Sistemas Anticorrupción de las Entidades Federativas. También cuenta con una Secretaría Ejecutiva y una Comisión Ejecutiva.

Por su parte, el Comité Coordinador del SNA es responsable de establecer los mecanismos de coordinación entre los integrantes del Sistema Nacional y de diseñar, promocionar y evaluar las políticas públicas de combate a la corrupción. Dicho Comité se integra por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, la Secretaría de la Función Pública (SFP), el Consejo de la Judicatura Federal, el Comité de Participación Ciudadana, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y el Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

Si tomamos en cuenta todas las instituciones que integran el SNA, y agregamos a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el total de recursos en el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2020 destinados al combate a la corrupción asciende a 87,240 millones de pesos, lo cual significa un aumento de 10.5% respecto a lo aprobado en 2019 (78,922 millones de pesos).

Del proyecto presupuestal destaca el importante incremento (del orden de 62.1% respecto a 2019) que se propone para la SFP, pasando de 901 a 1,461 millones de pesos. Esto obedece, sobre todo, a la reciente reforma de la Ley de la Administración Pública Federal (APF) por la cual quedaron centralizados en la SFP todos los Órganos Internos de Control de la APF y, por ende, su estructura y administración.

La ASF, por su parte, es la única instancia del SNA que fiscaliza recursos públicos en los tres niveles de gobierno haciendo un trabajo esencial e imparcial; sin embargo, su presupuesto para 2020 prácticamente se mantendrá sin cambio respecto del año pasado de acuerdo a la propuesta del paquete económico.

Por otra parte, si bien la UIF, a cargo de Santiago Nieto Castillo, no forma parte de la Estructura oficial del SNA, es una realidad que gran parte de su labor, en la actual administración, ha estado enfocada a la investigación de casos de corrupción. No obstante, su presupuesto sufrirá un recorte de 16.2% respecto a 2019.

Por otro lado, el proyecto presupuestal para 2020 le asigna a la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción únicamente la cantidad de 10 millones de pesos. Con esos recursos limitados, es probable que se genere un “cuello de botella”, pues los asuntos quedarán atorados no por falta de capacidad, sino por falta de personal y equipo para llevar a cabo sus funciones, por lo que vale la pena replantear el presupuesto, o las expectativas.

Recordemos que dicha Fiscalía tiene por objeto investigar, prevenir y perseguir los delitos cometidos por servidores públicos, tales como: ejercicio indebido, abuso de autoridad, uso indebido de atribuciones y facultades, tráfico de influencia, cohecho, peculado, enriquecimiento ilícito, entre otros.

Así mismo, el Acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación el 1º de marzo de 2019, establece que la Fiscalía debe contar con la siguiente estructura: Unidades de Análisis Estratégico y de Contexto; Agentes del Ministerio Público de la Federación; y personal administrativo y de apoyo. Dentro del SNA, la Fiscalía a cargo de María de la Luz Mijangos Borja tiene un papel trascendental, toda vez que recibe y atiende las denuncias de los Órganos internos de control de los entes públicos federales; de los Órganos internos de control de los entes públicos estatales y municipales; de la Auditoría Superior de la Federación, y de la Secretaría del Ejecutivo Federal responsable del control interno.

Debido a que la corrupción (junto con la inseguridad) es uno de los problemas más serios que enfrenta nuestro país, el SNA es un entramado institucional que vale la pena fortalecer y alinear con la estrategia del Ejecutivo Federal de combate frontal a la corrupción y en la que sector público, privado y ciudadanía debemos coincidir.


#PPEF2020

Sistema Nacional #Anticorrupción

#PaqueteEconómico2020

#UIF


@ClauCorichi

La corrupción, la impunidad y la inseguridad son los temas recurrentes de las preocupaciones ciudadanas en los últimos años. Consecuencia de ello, nace en 2015, el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) objeto de diversas discusiones y reformas a nuestra Constitución en materia de combate a la corrupción. El Sistema está integrado por un Comité Coordinador, un Comité de Participación Ciudadana, un Comité Rector del Sistema Nacional de Fiscalización y por los Sistemas Anticorrupción de las Entidades Federativas. También cuenta con una Secretaría Ejecutiva y una Comisión Ejecutiva.

Por su parte, el Comité Coordinador del SNA es responsable de establecer los mecanismos de coordinación entre los integrantes del Sistema Nacional y de diseñar, promocionar y evaluar las políticas públicas de combate a la corrupción. Dicho Comité se integra por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, la Secretaría de la Función Pública (SFP), el Consejo de la Judicatura Federal, el Comité de Participación Ciudadana, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y el Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

Si tomamos en cuenta todas las instituciones que integran el SNA, y agregamos a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el total de recursos en el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2020 destinados al combate a la corrupción asciende a 87,240 millones de pesos, lo cual significa un aumento de 10.5% respecto a lo aprobado en 2019 (78,922 millones de pesos).

Del proyecto presupuestal destaca el importante incremento (del orden de 62.1% respecto a 2019) que se propone para la SFP, pasando de 901 a 1,461 millones de pesos. Esto obedece, sobre todo, a la reciente reforma de la Ley de la Administración Pública Federal (APF) por la cual quedaron centralizados en la SFP todos los Órganos Internos de Control de la APF y, por ende, su estructura y administración.

La ASF, por su parte, es la única instancia del SNA que fiscaliza recursos públicos en los tres niveles de gobierno haciendo un trabajo esencial e imparcial; sin embargo, su presupuesto para 2020 prácticamente se mantendrá sin cambio respecto del año pasado de acuerdo a la propuesta del paquete económico.

Por otra parte, si bien la UIF, a cargo de Santiago Nieto Castillo, no forma parte de la Estructura oficial del SNA, es una realidad que gran parte de su labor, en la actual administración, ha estado enfocada a la investigación de casos de corrupción. No obstante, su presupuesto sufrirá un recorte de 16.2% respecto a 2019.

Por otro lado, el proyecto presupuestal para 2020 le asigna a la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción únicamente la cantidad de 10 millones de pesos. Con esos recursos limitados, es probable que se genere un “cuello de botella”, pues los asuntos quedarán atorados no por falta de capacidad, sino por falta de personal y equipo para llevar a cabo sus funciones, por lo que vale la pena replantear el presupuesto, o las expectativas.

Recordemos que dicha Fiscalía tiene por objeto investigar, prevenir y perseguir los delitos cometidos por servidores públicos, tales como: ejercicio indebido, abuso de autoridad, uso indebido de atribuciones y facultades, tráfico de influencia, cohecho, peculado, enriquecimiento ilícito, entre otros.

Así mismo, el Acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación el 1º de marzo de 2019, establece que la Fiscalía debe contar con la siguiente estructura: Unidades de Análisis Estratégico y de Contexto; Agentes del Ministerio Público de la Federación; y personal administrativo y de apoyo. Dentro del SNA, la Fiscalía a cargo de María de la Luz Mijangos Borja tiene un papel trascendental, toda vez que recibe y atiende las denuncias de los Órganos internos de control de los entes públicos federales; de los Órganos internos de control de los entes públicos estatales y municipales; de la Auditoría Superior de la Federación, y de la Secretaría del Ejecutivo Federal responsable del control interno.

Debido a que la corrupción (junto con la inseguridad) es uno de los problemas más serios que enfrenta nuestro país, el SNA es un entramado institucional que vale la pena fortalecer y alinear con la estrategia del Ejecutivo Federal de combate frontal a la corrupción y en la que sector público, privado y ciudadanía debemos coincidir.


#PPEF2020

Sistema Nacional #Anticorrupción

#PaqueteEconómico2020

#UIF


@ClauCorichi

miércoles 09 de octubre de 2019

Excavando la verdad

miércoles 25 de septiembre de 2019

Acción climática frente a cuentos de hadas

miércoles 18 de septiembre de 2019

Amnistía y reconciliación

miércoles 11 de septiembre de 2019

Pago de impuestos más justo

miércoles 04 de septiembre de 2019

Mujeres ilustres de billete

miércoles 28 de agosto de 2019

La Amazonia del mundo

miércoles 21 de agosto de 2019

Diamantina contra la impunidad

miércoles 14 de agosto de 2019

La planeación transexenal para megaproyectos

Cargar Más