/ jueves 25 de julio de 2019

¿Cómo dijo?   

¿Lo vistes o no lo vistes?


No digo nombres porque soy un caballero —y también porque mi integridad peligraría si lo hiciera— pero fíjese que tengo una cuñada… bueno, tengo varias cuñadas pero una en especial presenta evidentes mañas a la hora de usar el lenguaje. Una de esas mañas, le confieso, es de las que más me desesperan y muy probablemente a usted, mi queridísimo lector, le pase igual.

No me lo crea, pero en la vida diaria soy muy tolerante con la gente que comete errores al usar el lenguaje. ¡Ni modo que me la pasara regañando gente! Pero esa cuñada que le digo, esa sí “se la baña” como decimos los norteños, o sea que “se excede” al cometer errores.

Lo que ella hace es precisamente eso: excederse, porque a muchas palabras —sobre todo a verbos— les agrega una o varias letras al final, o cambia algunas por otras. La vez pasada me preguntó: “¿A dónde fuistes? Te esperamos pero puesnno llegastes. De hecho, no llegó nadien”. Y yo me arranco diciéndole con sarcasmo: “Y cuando andábanos cortando rábanos… íbanos y veníanos o nomás mirábanos

No le cae muy en gracia que le diga eso, no sé si por el sarcasmo o porque no le entiende. Cierto día estábamos en una plaza y me dijo: “Tu hijo trae la camisa rota, ¿tú lo vistes?” Yo le contesté de inmediato: “No, normalmente su mamá lo viste… yo creo que no se dio cuenta”. Por supuesto que no entendió mi impecable sarcasmo y siguió diciéndome: “Es que no vistes como traía la camisa rota…”

Vistesss, vinistesss, salistesss, comistesss… esa letra “ese” agregada al final de estos verbos conjugados en segunda persona del pretérito simple, es una maña que, no sé a usted, pero yo al escucharla, me retiemblanhasta las entrañas, por no decir otra cosa más grosera. Este fenómeno de agregarle letras a las palabras se llama paragoge y es una palabra que viene del griego; para significa “junto” y gogé significa “llevando”, o sea que estas palabras no tienen más remedio que llevarse junto con ellas las letras que les cargamos de más al final.

“Yo lo vide con mis propios ojos”, en ese caso vide debe ser “vi”… y claro que es con sus propios ojos, ni modo que lo vea con los brazos de otro señor. Tampoco se debe decir huespede porque lo correcto es “huésped”.

Dicen los expertos que la paragoge se manifiesta desde la Edad Media porque se trata de la conjugación de “vosotros”; otros dicen que agregar una letra a los versos para que cumplieran con cierta métrica era una práctica común en el pasado.

Pues eso está muy bien, pero la verdad es que ni mi cuñada ni otros que están igual que ella usan el “vosotros” o saben hace versos; agregan letras a las palabras simplemente por una mala costumbre o vicio.

Así de simple.

Consultorio Verbal comodijo2@hotmail.com Twitter: @comodijo

PREGUNTA DEL PÚBLICO: Dámaris González: “Yo siempre he pensado que una “diligencia” es como una carreta… ¿estoy bien?”

RESPUESTA: Sí Dámaris, porque una diligencia es un coche dividido que es arrastrado por caballos y sirve para transportar gente. Diligencia es también: “agilidad, prontitud, prisa”.

AHORA PREGUNTO: ¿Sabe usted qué es “deferente”?

  • Distinto
  • Dividido
  • Respetuoso
  • Federal

RESPUESTA: c. Lo deferente es lo respetuoso y cortés.

Frase genial para terminar: Donde termina el esfuerzo, comienza el fracaso. ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.


¿Lo vistes o no lo vistes?


No digo nombres porque soy un caballero —y también porque mi integridad peligraría si lo hiciera— pero fíjese que tengo una cuñada… bueno, tengo varias cuñadas pero una en especial presenta evidentes mañas a la hora de usar el lenguaje. Una de esas mañas, le confieso, es de las que más me desesperan y muy probablemente a usted, mi queridísimo lector, le pase igual.

No me lo crea, pero en la vida diaria soy muy tolerante con la gente que comete errores al usar el lenguaje. ¡Ni modo que me la pasara regañando gente! Pero esa cuñada que le digo, esa sí “se la baña” como decimos los norteños, o sea que “se excede” al cometer errores.

Lo que ella hace es precisamente eso: excederse, porque a muchas palabras —sobre todo a verbos— les agrega una o varias letras al final, o cambia algunas por otras. La vez pasada me preguntó: “¿A dónde fuistes? Te esperamos pero puesnno llegastes. De hecho, no llegó nadien”. Y yo me arranco diciéndole con sarcasmo: “Y cuando andábanos cortando rábanos… íbanos y veníanos o nomás mirábanos

No le cae muy en gracia que le diga eso, no sé si por el sarcasmo o porque no le entiende. Cierto día estábamos en una plaza y me dijo: “Tu hijo trae la camisa rota, ¿tú lo vistes?” Yo le contesté de inmediato: “No, normalmente su mamá lo viste… yo creo que no se dio cuenta”. Por supuesto que no entendió mi impecable sarcasmo y siguió diciéndome: “Es que no vistes como traía la camisa rota…”

Vistesss, vinistesss, salistesss, comistesss… esa letra “ese” agregada al final de estos verbos conjugados en segunda persona del pretérito simple, es una maña que, no sé a usted, pero yo al escucharla, me retiemblanhasta las entrañas, por no decir otra cosa más grosera. Este fenómeno de agregarle letras a las palabras se llama paragoge y es una palabra que viene del griego; para significa “junto” y gogé significa “llevando”, o sea que estas palabras no tienen más remedio que llevarse junto con ellas las letras que les cargamos de más al final.

“Yo lo vide con mis propios ojos”, en ese caso vide debe ser “vi”… y claro que es con sus propios ojos, ni modo que lo vea con los brazos de otro señor. Tampoco se debe decir huespede porque lo correcto es “huésped”.

Dicen los expertos que la paragoge se manifiesta desde la Edad Media porque se trata de la conjugación de “vosotros”; otros dicen que agregar una letra a los versos para que cumplieran con cierta métrica era una práctica común en el pasado.

Pues eso está muy bien, pero la verdad es que ni mi cuñada ni otros que están igual que ella usan el “vosotros” o saben hace versos; agregan letras a las palabras simplemente por una mala costumbre o vicio.

Así de simple.

Consultorio Verbal comodijo2@hotmail.com Twitter: @comodijo

PREGUNTA DEL PÚBLICO: Dámaris González: “Yo siempre he pensado que una “diligencia” es como una carreta… ¿estoy bien?”

RESPUESTA: Sí Dámaris, porque una diligencia es un coche dividido que es arrastrado por caballos y sirve para transportar gente. Diligencia es también: “agilidad, prontitud, prisa”.

AHORA PREGUNTO: ¿Sabe usted qué es “deferente”?

  • Distinto
  • Dividido
  • Respetuoso
  • Federal

RESPUESTA: c. Lo deferente es lo respetuoso y cortés.

Frase genial para terminar: Donde termina el esfuerzo, comienza el fracaso. ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.


jueves 19 de septiembre de 2019

¿Cómo dijo?  

domingo 15 de septiembre de 2019

¿Cómo dijo? 

jueves 12 de septiembre de 2019

¿Cómo dijo? 

domingo 08 de septiembre de 2019

¿Cómo dijo?  

jueves 05 de septiembre de 2019

¿Cómo dijo?   

jueves 29 de agosto de 2019

¿Cómo dijo? 

domingo 25 de agosto de 2019

¿Cómo dijo?  

jueves 22 de agosto de 2019

¿Cómo dijo? 

domingo 18 de agosto de 2019

¿Cómo dijo?  

jueves 15 de agosto de 2019

¿Cómo dijo?

Cargar Más