/ jueves 29 de julio de 2021

¿Cómo dijo? | Para comunicarse mejor 

La comunicación se da de manera natural en cualquier ambiente en el que nos encontremos. Si trabajamos en una empresa, existen medios de comunicación que están a nuestra disposición para transmitir los mensajes que necesitamos, muy frecuentemente de manera escrita, ya que de esta manera se puede llegar a muchas personas al mismo tiempo.

Imagínese que no existiera ahora el correo electrónico, las páginas de internet, las famosas Intranets —redes electrónicas internas—, las redes sociales y todas las demás maravillas de la tecnología actual. Incluso si no existieran los memorándums, las cartas y demás recursos escritos que se usaban antes, las personas que trabajan en el entorno de una empresa se seguirían comunicando por la vía de la palabra, como se hacía hace siglos.

En cualquier ámbito en el que se dé la comunicación, debemos de tener en cuenta que no se trata nada más de emitir mensajes, aunque éstos sean muy bien pensados y alineados, lo que generalmente pasa en las organizaciones. Para que la comunicación realmente se establezca, es necesario que todas las partes involucradas —especialmente los jefes— también escuchen, incluso los mensajes que no son tan agradables, como las quejas que siempre existen en una empresa, o los silencios, que cuando la gente calla también está dando, de manera implícita, un mensaje importante que se debe tomar en cuenta.

No es raro que, en la familia, el papá o la mamá tengan hijos y que la comunicación entre ellos se deteriore, sobre todo cuando los chamacos entran a la “edad de la punzada”, o sea, a la adolescencia, y es en este momento cuando los papás deben parar oreja y escucharlos muy bien, incluso cuando no dicen nada pero con sus silencios y su lenguaje corporal dicen mucho, o de plano, están pidiendo ayuda “a gritos” sin pronunciar una sola palabra.

Otra concepción errónea que existe en la comunicación —además de olvidarse de escuchar— es que, para ser un buen comunicador, se necesita nacer con esa habilidad. Pues déjeme decirle que “sí pero no”; aunque algunos tienen dones naturales para comunicarse, la verdad es que la mayoría debe trabajar y prepararse constantemente para aprender a hacerlo de la mejor manera, porque siempre se puede mejorar en la comunicación.

Una persona que nos inspira con su mensaje y le da a éste un sentido que nos mueve sentimientos es un buen comunicador, y para serlo debe escuchar constantemente las necesidades de su público. Pasa así con los famosos influencers actuales, esos personajes de las redes sociales que se comunican con millones de personas a la vez y que, aunque su mensaje puede ser controversial, definitivamente es efectivo porque escuchan a sus seguidores y así saben darles el mensaje que desean.

Consultorio Verbal comodijo2@hotmail.com Twitter: @comodijo

PREGUNTA DEL PÚBLICO: Graciela Díaz pregunta: “Quiero saber qué es un holgorio, por favor”.

RESPUESTA: Claro. Un holgorio es lo mismo que un jolgorio —de la primera deriva la segunda— y ambas se refieren a una fiesta, una reunión bulliciosa.

AHORA PREGUNTO: ¿Qué es una guiabara?

a.- Un árbol.

b.- Una regla.

c.- Un arma.

d.- Un instructivo.

RESPUESTA: a. Una guiabara se le dice en Cuba a un árbol muy frondoso que da cierto tipo de uvas.


Frase comunicativa para terminar: Es sumamente molesto que alguien hable cuando yo interrumpo. ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.



La comunicación se da de manera natural en cualquier ambiente en el que nos encontremos. Si trabajamos en una empresa, existen medios de comunicación que están a nuestra disposición para transmitir los mensajes que necesitamos, muy frecuentemente de manera escrita, ya que de esta manera se puede llegar a muchas personas al mismo tiempo.

Imagínese que no existiera ahora el correo electrónico, las páginas de internet, las famosas Intranets —redes electrónicas internas—, las redes sociales y todas las demás maravillas de la tecnología actual. Incluso si no existieran los memorándums, las cartas y demás recursos escritos que se usaban antes, las personas que trabajan en el entorno de una empresa se seguirían comunicando por la vía de la palabra, como se hacía hace siglos.

En cualquier ámbito en el que se dé la comunicación, debemos de tener en cuenta que no se trata nada más de emitir mensajes, aunque éstos sean muy bien pensados y alineados, lo que generalmente pasa en las organizaciones. Para que la comunicación realmente se establezca, es necesario que todas las partes involucradas —especialmente los jefes— también escuchen, incluso los mensajes que no son tan agradables, como las quejas que siempre existen en una empresa, o los silencios, que cuando la gente calla también está dando, de manera implícita, un mensaje importante que se debe tomar en cuenta.

No es raro que, en la familia, el papá o la mamá tengan hijos y que la comunicación entre ellos se deteriore, sobre todo cuando los chamacos entran a la “edad de la punzada”, o sea, a la adolescencia, y es en este momento cuando los papás deben parar oreja y escucharlos muy bien, incluso cuando no dicen nada pero con sus silencios y su lenguaje corporal dicen mucho, o de plano, están pidiendo ayuda “a gritos” sin pronunciar una sola palabra.

Otra concepción errónea que existe en la comunicación —además de olvidarse de escuchar— es que, para ser un buen comunicador, se necesita nacer con esa habilidad. Pues déjeme decirle que “sí pero no”; aunque algunos tienen dones naturales para comunicarse, la verdad es que la mayoría debe trabajar y prepararse constantemente para aprender a hacerlo de la mejor manera, porque siempre se puede mejorar en la comunicación.

Una persona que nos inspira con su mensaje y le da a éste un sentido que nos mueve sentimientos es un buen comunicador, y para serlo debe escuchar constantemente las necesidades de su público. Pasa así con los famosos influencers actuales, esos personajes de las redes sociales que se comunican con millones de personas a la vez y que, aunque su mensaje puede ser controversial, definitivamente es efectivo porque escuchan a sus seguidores y así saben darles el mensaje que desean.

Consultorio Verbal comodijo2@hotmail.com Twitter: @comodijo

PREGUNTA DEL PÚBLICO: Graciela Díaz pregunta: “Quiero saber qué es un holgorio, por favor”.

RESPUESTA: Claro. Un holgorio es lo mismo que un jolgorio —de la primera deriva la segunda— y ambas se refieren a una fiesta, una reunión bulliciosa.

AHORA PREGUNTO: ¿Qué es una guiabara?

a.- Un árbol.

b.- Una regla.

c.- Un arma.

d.- Un instructivo.

RESPUESTA: a. Una guiabara se le dice en Cuba a un árbol muy frondoso que da cierto tipo de uvas.


Frase comunicativa para terminar: Es sumamente molesto que alguien hable cuando yo interrumpo. ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.