/ miércoles 23 de junio de 2021

¿Cómo dijo? | Traigo yerba santa

Mientras su servidor está escribiendo estas líneas, se escucha el tranquilizador sonido de la lluvia al caer… ¡qué bendición! Sí, lo es, pero yo ya estoy pensando en que, con tanta agua, en unos días, la hierba del patio estará altísima y será necesario cortarla, porque luego “¡se hace un ‘hierberío’!” como decía mi abuela.

La hierba, o la yerba. ¿Pues cómo se dice? Pues de las dos maneras es considerada correcta, aunque la palabra original es hierba, nada más que en algunos países latinoamericanos se escribió tanto como “yerba” que terminó por aceptarse también. La hierba se refiere a toda plantita pequeña que tiene tallo y no un tronco como tal, y no necesariamente es que sea mala o dañina, ¡para nada!

De hecho, una buena cantidad de sustancias útiles para el ser humano se extraen de diferentes hierbas —incluso las usadas para fabricar medicamentos— y todavía se usan muy frecuentemente para aliviar muchos malestares. Incluso algunas hierbas tienen propiedades estupefacientes, como la mariguana, que también es correcto decirle marihuana.

Otras sustancias menos “festivas” pero que también son hierbas son la hierbabuena y la hierbaluisa, la primera por su agradable olor y la segunda, con su olor a limón, para aliviar malestares estomacales. Algunos animales comen nada más eso: hierba, y por eso los llamamos herbívoros.

Originalmente, aquel que se las sabe “de todas todas” —o sea, el experto— en lo que se refiere a las hierbas era el herbolario, mientras que el herbario era todo lo relativo a las hierbas, nada más que, ya sabe usted, las definiciones luego se cruzan y en ocasiones se usan de manera indistinta.

Decimos que “hierba mala nunca muere” para referirnos a aquellas personas que no son muy buenas que digamos, pero ahí están siempre, como la hierba mala, que por más que la corta uno, sale otra vez de la nada.

Y si usted quiere que su fiesta esté bien prendida, ponga la canción El Yerberito Moderno y con ella todo mundo se pone a “mover el bote” y a cantarla: Traigo hierba santa, pa’ la garganta. Traigo keisimón, pa’ la hinchazón… así va la letra, nombrando hierbas que ni siquiera conocemos pero como quiera la cantamos con muchas ganas y resulta que sí son hierbas reales. Por ejemplo: el keisimón es llamado normalmente caisimón, que es lo mismo que la hierba santa, y se usa como un desinflamante natural, además de que es diurético.

Ya no me queda más espacio por hoy, pero en próximas ocasiones, con gusto le seguiré platicando sobre el lenguaje, la música, curiosidades, etimologías, pensamientos… y otras hierbas.

Consultorio Verbal comodijo2@hotmail.com Twitter: @comodijo


PREGUNTA DEL PÚBLICO: Mayra García pregunta: ¿Existe la palabra herbecer?

RESPUESTA: Sí Mayra, herbecer es un verbo que significa “empezar a nacer hierba”.

AHORA PREGUNTO: ¿Qué es un crismazo?

a.- Un golpe en la cabeza.

b.- Un tipo de herramienta.

c.- Una mentira.

d.- Una rotura de un cristal.


RESPUESTA: a. Un crismazo es un golpe violento en la cabeza.

Frase para despedirme: Es imposible que le caigas bien a todo el mundo y también es imposible que le caigas mal a todo el mundo. Lo que sí es posible, es vivir sin que te importe. ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.


Mientras su servidor está escribiendo estas líneas, se escucha el tranquilizador sonido de la lluvia al caer… ¡qué bendición! Sí, lo es, pero yo ya estoy pensando en que, con tanta agua, en unos días, la hierba del patio estará altísima y será necesario cortarla, porque luego “¡se hace un ‘hierberío’!” como decía mi abuela.

La hierba, o la yerba. ¿Pues cómo se dice? Pues de las dos maneras es considerada correcta, aunque la palabra original es hierba, nada más que en algunos países latinoamericanos se escribió tanto como “yerba” que terminó por aceptarse también. La hierba se refiere a toda plantita pequeña que tiene tallo y no un tronco como tal, y no necesariamente es que sea mala o dañina, ¡para nada!

De hecho, una buena cantidad de sustancias útiles para el ser humano se extraen de diferentes hierbas —incluso las usadas para fabricar medicamentos— y todavía se usan muy frecuentemente para aliviar muchos malestares. Incluso algunas hierbas tienen propiedades estupefacientes, como la mariguana, que también es correcto decirle marihuana.

Otras sustancias menos “festivas” pero que también son hierbas son la hierbabuena y la hierbaluisa, la primera por su agradable olor y la segunda, con su olor a limón, para aliviar malestares estomacales. Algunos animales comen nada más eso: hierba, y por eso los llamamos herbívoros.

Originalmente, aquel que se las sabe “de todas todas” —o sea, el experto— en lo que se refiere a las hierbas era el herbolario, mientras que el herbario era todo lo relativo a las hierbas, nada más que, ya sabe usted, las definiciones luego se cruzan y en ocasiones se usan de manera indistinta.

Decimos que “hierba mala nunca muere” para referirnos a aquellas personas que no son muy buenas que digamos, pero ahí están siempre, como la hierba mala, que por más que la corta uno, sale otra vez de la nada.

Y si usted quiere que su fiesta esté bien prendida, ponga la canción El Yerberito Moderno y con ella todo mundo se pone a “mover el bote” y a cantarla: Traigo hierba santa, pa’ la garganta. Traigo keisimón, pa’ la hinchazón… así va la letra, nombrando hierbas que ni siquiera conocemos pero como quiera la cantamos con muchas ganas y resulta que sí son hierbas reales. Por ejemplo: el keisimón es llamado normalmente caisimón, que es lo mismo que la hierba santa, y se usa como un desinflamante natural, además de que es diurético.

Ya no me queda más espacio por hoy, pero en próximas ocasiones, con gusto le seguiré platicando sobre el lenguaje, la música, curiosidades, etimologías, pensamientos… y otras hierbas.

Consultorio Verbal comodijo2@hotmail.com Twitter: @comodijo


PREGUNTA DEL PÚBLICO: Mayra García pregunta: ¿Existe la palabra herbecer?

RESPUESTA: Sí Mayra, herbecer es un verbo que significa “empezar a nacer hierba”.

AHORA PREGUNTO: ¿Qué es un crismazo?

a.- Un golpe en la cabeza.

b.- Un tipo de herramienta.

c.- Una mentira.

d.- Una rotura de un cristal.


RESPUESTA: a. Un crismazo es un golpe violento en la cabeza.

Frase para despedirme: Es imposible que le caigas bien a todo el mundo y también es imposible que le caigas mal a todo el mundo. Lo que sí es posible, es vivir sin que te importe. ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.