/ lunes 9 de octubre de 2017

Como director opino ESTO

Terminar en primer lugar del Hexagonal no deja de ser importante para el futbol mexicano. Si bien lo importante es clasificar,también el cómo es algo que siempre nos ha preocupado, sobre todo por el constante sufrimiento que se ha tenido cada vez que se busca un boleto mundialista.

La llegada de Juan Carlos Osorio no fue bien vista desde un principio, sobre todo por venir de un país que ha tenido los mismos padecimientos que el futbol mexicano y que se trataba de un técnico sin experiencia a nivel de selecciones. Ni en su país le habían dado tal privilegio. Decidir un técnico para la Selección Mexicana es muy complicado. Siempre he pensado que el técnico que anda bien en la Liga MX con algún club, es el ideal, como llegó a suceder con Bora, Lapuente, Enrique Meza, Javier Aguirre, Ricardo La Volpe, Hugo Sánchez, José Manuel de la Torre, Víctor Vucetich y Miguel Herrera. Pero con Osorio se rompió con esa costumbre. Si bien el colombiano ya conocía el futbol mexicano, el haber dirigido discretamente al Puebla no le daba los méritos para tomar al Tricolor, mas a diferencia de otros entrenadores conocidos aquí, hizo inmediata conexión con los seleccionados, que no suelen funcionar con cualquier estratega que les pongan. Sentarse en el banquillo Tricolor es una experiencia única y complicada. Sin embargo, Osorio supo resistir momentos complicados, gracias al apoyo de jugadores, que lo ha defendido a pesar de los fracasos en Copa América, Confederaciones y Oro. Hoy, México es líder del Hexagonal, algo que no había sucedido desde hace tiempo, aunque falta el reto mayor: trascender en Rusia 2018.

Terminar en primer lugar del Hexagonal no deja de ser importante para el futbol mexicano. Si bien lo importante es clasificar,también el cómo es algo que siempre nos ha preocupado, sobre todo por el constante sufrimiento que se ha tenido cada vez que se busca un boleto mundialista.

La llegada de Juan Carlos Osorio no fue bien vista desde un principio, sobre todo por venir de un país que ha tenido los mismos padecimientos que el futbol mexicano y que se trataba de un técnico sin experiencia a nivel de selecciones. Ni en su país le habían dado tal privilegio. Decidir un técnico para la Selección Mexicana es muy complicado. Siempre he pensado que el técnico que anda bien en la Liga MX con algún club, es el ideal, como llegó a suceder con Bora, Lapuente, Enrique Meza, Javier Aguirre, Ricardo La Volpe, Hugo Sánchez, José Manuel de la Torre, Víctor Vucetich y Miguel Herrera. Pero con Osorio se rompió con esa costumbre. Si bien el colombiano ya conocía el futbol mexicano, el haber dirigido discretamente al Puebla no le daba los méritos para tomar al Tricolor, mas a diferencia de otros entrenadores conocidos aquí, hizo inmediata conexión con los seleccionados, que no suelen funcionar con cualquier estratega que les pongan. Sentarse en el banquillo Tricolor es una experiencia única y complicada. Sin embargo, Osorio supo resistir momentos complicados, gracias al apoyo de jugadores, que lo ha defendido a pesar de los fracasos en Copa América, Confederaciones y Oro. Hoy, México es líder del Hexagonal, algo que no había sucedido desde hace tiempo, aunque falta el reto mayor: trascender en Rusia 2018.

lunes 18 de diciembre de 2017

Como director opino ESTO

lunes 11 de diciembre de 2017

Como director opino ESTO

lunes 04 de diciembre de 2017

Como director opino ESTO

lunes 27 de noviembre de 2017

Como director opino ESTO

lunes 13 de noviembre de 2017

Como director opino ESTO

lunes 06 de noviembre de 2017

Como director opino ESTO

lunes 30 de octubre de 2017

Como director opino ESTO

lunes 23 de octubre de 2017

Como director opino ESTO

lunes 16 de octubre de 2017

Como director opino ESTO

lunes 09 de octubre de 2017

Como director opino ESTO

Cargar Más