/ sábado 18 de mayo de 2024

Con popularidad a la baja Biden enfrentará a Trump en su primera batalla en debate presidencial

Faltan 171 días para que Estados Unidos realice elecciones presidenciales, para congresistas y senadores, así como para gobernadores en 11 estados, por lo que el contraste de ideas entre los principales candidatos -Joe Biden y Donald Trump- cada vez está más cerca.

Tan es así que ya se logró un acuerdo y trascendió que Biden y Trump ya dieron “luz verde” a la idea de debatir cara a cara en dos ocasiones durante la temporada electoral.

El primer debate está programado para el 27 de junio, mientras que el segundo se llevará a cabo en septiembre; acuerdo que, sin duda, representa un hito importante en la campaña electoral en curso.

Sin embargo, sus equipos aún no logran un convenio en detalles fundamentales como el lugar y las reglas básicas para los posibles enfrentamientos.

Como es normal, es muy probable que los candidatos utilicen este escenario para recordar a los electores los datos negativos que cada uno trae a cuestas. En el caso de Trump, los juicios que lo persiguen y su relación con Vladimir Putin.

El magnate nunca ocultó su buena sintonía con el presidente ruso y por si esto fuera poco, las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016 estuvieron marcadas por lo que varias agencias de inteligencia de ese país calificaron como una "interferencia" de Rusia.

Mientras que Biden enfrentará a Trump en el debate con algunos puntos bajos, como, por ejemplo, la economía, que, a pesar de tener buenos indicadores, muchos votantes no lo perciben de ese modo.

Además de la sensación de caos en materia de seguridad fronteriza y el hecho que los electores desaprueban en general la forma en que Biden está manejando el conflicto entre israelíes y palestinos.

Una encuesta publicada por The New York Times, en enero mostró que el 57% de los encuestados desaprueba el manejo de Biden y sólo un 33% lo aprueba.

El sondeo arrojó un dato preocupante para las aspiraciones de Biden a la reelección: que, entre los votantes entre 18 y 29 años, tradicionalmente más inclinados a ser demócratas, casi tres cuartas partes desaprueban la forma en que el presidente está manejando el conflicto en Gaza.

Se trata de un sector mucho más crítico sobre las actuales acciones militares de Israel en Gaza y que algunos califican de 'genocidio'.

El que la Casa Blanca siga dando su apoyo incondicional a los israelíes y no presione por un alto al fuego es el punto principal de quienes se siente defraudados por la posición de Biden.

A esto se suma que el actual mandatario no es un buen orador (y los debates políticos no son su fortaleza), analistas coinciden en que históricamente no ha tenido un buen desempeño en los debates políticos, así como tampoco en sus discursos e intervenciones en eventos masivos.

Pero, mientras el “cara a cara de Biden y Trump” se lleva a cabo, las encuestas ya reflejan el sentir de los estadounidenses y siguen dando ventaja a Donald Trump.

Los sondeos realizados por el New York Times del 28 de abril al 9 de mayo señalan que el presidente demócrata está perdiendo apoyo, sobre todo entre los votantes jóvenes, negros e hispanos, que forman gran parte de la base de su electorado.

Mientras que el magnate, está por delante de cinco de seis estados clave: Michigan, Arizona, Nevada, Georgia y Pensilvania. De los estados que podrían definir la presidencia, Biden sólo ganaría Wisconsin.

En tanto llega el momento del “cara a cara de Biden y Trump”, vale la pena recordar que actualmente, el Congreso de Estados Unidos está compuesto por 213 demócratas y 221 republicanos. El Senado, por 51 demócratas y 49 republicanos.

El próximo 5 de noviembre los norteamericanos elegirán a 435 Congresistas (Cámara Baja) y 33 Senadores (se renueva un tercio del Senado para los próximos 6 años).

En cuanto a los gobernadores, hay representantes demócratas en 23 estados, frente a 27 republicanos. De los 11 gobiernos estatales en disputa, ocho están actualmente en manos de republicanos y tres de demócratas.

Los estados en juego son: Washington, Montana, Dakota del Norte, Utah, Missouri, Indiana, Virginia del Este, Carolina del Norte, Vermont, New Hampshire, Delaware.

Así que este primer debate será muy importante, porque se realizará antes de que se lleven a cabo las convenciones donde se proclamará a los candidatos a la presidencia de Estados Unidos del Partido Republicano y Demócrata.

Recordemos que la Convención Republicana será entre el 15 y el 18 de julio en Milwaukee, Wisconsin, mientras que la Convención Nacional Demócrata será entre el 19 y el 22 de agosto en Chicago, Illinois.

Faltan 171 días para que Estados Unidos realice elecciones presidenciales, para congresistas y senadores, así como para gobernadores en 11 estados, por lo que el contraste de ideas entre los principales candidatos -Joe Biden y Donald Trump- cada vez está más cerca.

Tan es así que ya se logró un acuerdo y trascendió que Biden y Trump ya dieron “luz verde” a la idea de debatir cara a cara en dos ocasiones durante la temporada electoral.

El primer debate está programado para el 27 de junio, mientras que el segundo se llevará a cabo en septiembre; acuerdo que, sin duda, representa un hito importante en la campaña electoral en curso.

Sin embargo, sus equipos aún no logran un convenio en detalles fundamentales como el lugar y las reglas básicas para los posibles enfrentamientos.

Como es normal, es muy probable que los candidatos utilicen este escenario para recordar a los electores los datos negativos que cada uno trae a cuestas. En el caso de Trump, los juicios que lo persiguen y su relación con Vladimir Putin.

El magnate nunca ocultó su buena sintonía con el presidente ruso y por si esto fuera poco, las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016 estuvieron marcadas por lo que varias agencias de inteligencia de ese país calificaron como una "interferencia" de Rusia.

Mientras que Biden enfrentará a Trump en el debate con algunos puntos bajos, como, por ejemplo, la economía, que, a pesar de tener buenos indicadores, muchos votantes no lo perciben de ese modo.

Además de la sensación de caos en materia de seguridad fronteriza y el hecho que los electores desaprueban en general la forma en que Biden está manejando el conflicto entre israelíes y palestinos.

Una encuesta publicada por The New York Times, en enero mostró que el 57% de los encuestados desaprueba el manejo de Biden y sólo un 33% lo aprueba.

El sondeo arrojó un dato preocupante para las aspiraciones de Biden a la reelección: que, entre los votantes entre 18 y 29 años, tradicionalmente más inclinados a ser demócratas, casi tres cuartas partes desaprueban la forma en que el presidente está manejando el conflicto en Gaza.

Se trata de un sector mucho más crítico sobre las actuales acciones militares de Israel en Gaza y que algunos califican de 'genocidio'.

El que la Casa Blanca siga dando su apoyo incondicional a los israelíes y no presione por un alto al fuego es el punto principal de quienes se siente defraudados por la posición de Biden.

A esto se suma que el actual mandatario no es un buen orador (y los debates políticos no son su fortaleza), analistas coinciden en que históricamente no ha tenido un buen desempeño en los debates políticos, así como tampoco en sus discursos e intervenciones en eventos masivos.

Pero, mientras el “cara a cara de Biden y Trump” se lleva a cabo, las encuestas ya reflejan el sentir de los estadounidenses y siguen dando ventaja a Donald Trump.

Los sondeos realizados por el New York Times del 28 de abril al 9 de mayo señalan que el presidente demócrata está perdiendo apoyo, sobre todo entre los votantes jóvenes, negros e hispanos, que forman gran parte de la base de su electorado.

Mientras que el magnate, está por delante de cinco de seis estados clave: Michigan, Arizona, Nevada, Georgia y Pensilvania. De los estados que podrían definir la presidencia, Biden sólo ganaría Wisconsin.

En tanto llega el momento del “cara a cara de Biden y Trump”, vale la pena recordar que actualmente, el Congreso de Estados Unidos está compuesto por 213 demócratas y 221 republicanos. El Senado, por 51 demócratas y 49 republicanos.

El próximo 5 de noviembre los norteamericanos elegirán a 435 Congresistas (Cámara Baja) y 33 Senadores (se renueva un tercio del Senado para los próximos 6 años).

En cuanto a los gobernadores, hay representantes demócratas en 23 estados, frente a 27 republicanos. De los 11 gobiernos estatales en disputa, ocho están actualmente en manos de republicanos y tres de demócratas.

Los estados en juego son: Washington, Montana, Dakota del Norte, Utah, Missouri, Indiana, Virginia del Este, Carolina del Norte, Vermont, New Hampshire, Delaware.

Así que este primer debate será muy importante, porque se realizará antes de que se lleven a cabo las convenciones donde se proclamará a los candidatos a la presidencia de Estados Unidos del Partido Republicano y Demócrata.

Recordemos que la Convención Republicana será entre el 15 y el 18 de julio en Milwaukee, Wisconsin, mientras que la Convención Nacional Demócrata será entre el 19 y el 22 de agosto en Chicago, Illinois.