/ jueves 18 de enero de 2024

¿Con quién debate el presidente?

El discurso no es simplemente lo que manifiesta o lo que oculta: es lo que produce.

Michel Foucault

Existe una verdad irrefutable y pública: el titular del ejecutivo federal ha utilizado sus misas de 7 para tratar de desprestigiar y denostar a quienes opinan distinto a los planteamientos oficiales. Y ahora más, en tiempos electorales.

Sus ataques parten de una superstición que se puede sintetizar así: “todos los críticos son conservadores y defienden sus privilegios”. No importa quién se atreva a ejercer su libertad de expresión, pueden ser de la academia, del ámbito cultural, del feminismo, los familiares de desaparecidos, periodistas, etcétera. Todos son “conservadores” y hasta “neoliberales”.

El maniqueísmo del inquilino de Palacio es grotesco y de abierto tono autoritario. No defiende ideas, únicamente dogmas mediante coartadas escapistas y frases simplistas, como aquello de “yo tengo otros datos”, los cuales, por cierto, nunca los da a conocer. Sus desplantes riñen, incluso, con las cifras oficiales. Mete a martillazos sus creencias, de ese manual religioso que inventa periódicamente.

La matine presidencial es el foro inventado para imponer una agenda pública que intenta exorcizar la dura realidad mexicana y con ello dar paso a la frivolidad y a las ocurrencias. Además, para cumplir con sus humores, tiene a disposición los canales televisivos del Estado, que deberían ser espacios para la reflexión y la pluralidad, hoy son simples propagandistas del monólogo presidencial. Y qué decir de la editorial estatal, el FCE, hoy convertida en un club de corte estalinista, donde es imposible publicar algún texto de carácter crítico al grupo en el poder.

Otra característica que tiene el exjefe de gobierno es su reiterada amnesia, por llamarle de alguna manera, al incumplimiento de sus promesas electorales. El desastre en seguridad pública y la anémica situación que vive la salud pública son dos pruebas contundentes de los temas que son cubiertos con el manto de la demagogia pueril.

En efecto, el presidente no debate, hacerlo implicaría igualdad de circunstancias, lo cual no sucede. El señor de Palacio usa los recursos y tiempos del gobierno para imponer sus dictados e intentar callar a los distintos. Seguramente en un debate con condiciones equitativas López Obrador sería derrotado. Exactamente por eso le tiene pánico. El mejor ejemplo fue la falta de voluntad para modificar el impedimento de su asistencia a presentar el informe presidencial.

El habitante de Palacio pelea con el espejo. Desde su cómoda vivienda ejerce la impunidad. Es el soliloquio de quien vive en una nube, mientras el país sigue teñido de sangre. Y él, sigue hablando de abstracciones. Ese es su debate.

@pedro_penaloz

El discurso no es simplemente lo que manifiesta o lo que oculta: es lo que produce.

Michel Foucault

Existe una verdad irrefutable y pública: el titular del ejecutivo federal ha utilizado sus misas de 7 para tratar de desprestigiar y denostar a quienes opinan distinto a los planteamientos oficiales. Y ahora más, en tiempos electorales.

Sus ataques parten de una superstición que se puede sintetizar así: “todos los críticos son conservadores y defienden sus privilegios”. No importa quién se atreva a ejercer su libertad de expresión, pueden ser de la academia, del ámbito cultural, del feminismo, los familiares de desaparecidos, periodistas, etcétera. Todos son “conservadores” y hasta “neoliberales”.

El maniqueísmo del inquilino de Palacio es grotesco y de abierto tono autoritario. No defiende ideas, únicamente dogmas mediante coartadas escapistas y frases simplistas, como aquello de “yo tengo otros datos”, los cuales, por cierto, nunca los da a conocer. Sus desplantes riñen, incluso, con las cifras oficiales. Mete a martillazos sus creencias, de ese manual religioso que inventa periódicamente.

La matine presidencial es el foro inventado para imponer una agenda pública que intenta exorcizar la dura realidad mexicana y con ello dar paso a la frivolidad y a las ocurrencias. Además, para cumplir con sus humores, tiene a disposición los canales televisivos del Estado, que deberían ser espacios para la reflexión y la pluralidad, hoy son simples propagandistas del monólogo presidencial. Y qué decir de la editorial estatal, el FCE, hoy convertida en un club de corte estalinista, donde es imposible publicar algún texto de carácter crítico al grupo en el poder.

Otra característica que tiene el exjefe de gobierno es su reiterada amnesia, por llamarle de alguna manera, al incumplimiento de sus promesas electorales. El desastre en seguridad pública y la anémica situación que vive la salud pública son dos pruebas contundentes de los temas que son cubiertos con el manto de la demagogia pueril.

En efecto, el presidente no debate, hacerlo implicaría igualdad de circunstancias, lo cual no sucede. El señor de Palacio usa los recursos y tiempos del gobierno para imponer sus dictados e intentar callar a los distintos. Seguramente en un debate con condiciones equitativas López Obrador sería derrotado. Exactamente por eso le tiene pánico. El mejor ejemplo fue la falta de voluntad para modificar el impedimento de su asistencia a presentar el informe presidencial.

El habitante de Palacio pelea con el espejo. Desde su cómoda vivienda ejerce la impunidad. Es el soliloquio de quien vive en una nube, mientras el país sigue teñido de sangre. Y él, sigue hablando de abstracciones. Ese es su debate.

@pedro_penaloz

ÚLTIMASCOLUMNAS