/ viernes 6 de septiembre de 2019

Consorcio de Investigación Conacyt sobre el Agua: un ejemplo de trabajo interdisciplinario

Por: Dr. Enrique Troyo Diéguez (GIA)

El Centro de Investigación en Materiales Avanzados (Cimav), el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq), El Colegio de San Luis (Colsan) y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) conformaron en agosto de 2018 el Consorcio del Agua, que tiene como finalidad generar proyectos de investigación y la formación de recursos humanos para el desarrollo y aplicación de tecnologías que mejoren la calidad y el suministro de este recurso en regiones del país donde existen problemáticas que impactan la calidad de la vida humana.

Los consorcios revisten una colaboración innovadora entre centros de investigación y científicos del país que, a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), se organizan para desarrollar proyectos de mediano y largo plazo.

Foto: Cortesía

El Consorcio del Agua cuenta con cinco módulos:

(1) Diseño y optimización de redes de distribución de agua.

(2) Análisis fisicoquímico y microbiológico.

(3) Desarrollo de materiales y equipos.

(4) Mejoramiento del uso de agua en sistemas productivos, y

(5) Dimensiones sociales del agua.

Según el estado que guarda el agua a nivel nacional, principalmente en las zonas áridas, son necesarios los enfoques interinstitucionales, toda vez que la problemática vinculada al uso y manejo del agua es multifactorial. La colaboración interinstitucional hará posible que el impacto de estudios en la sociedad sea de alcance nacional en un tema que de vital importancia para el presente y futuro del país: el agua.

El Consorcio del Agua (Grupo Interdisciplinario del Agua) es la unión de esfuerzos de seis centros públicos de investigación (CPI) para abordar esta problemática con sinergias temáticas de manera conjunta, capitalizando la infraestructura, los recursos humanos y el talento con que cuentan para realizar de manera coordinada proyectos de investigación. El Centro de Investigación en Materiales Avanzados, Cimav (Unidad Durango), fue designado como líder del proyecto y la doctora María Teresa Alarcón Herrera funge como coordinadora académica del grupo.

El objetivo general del consorcio Grupo Interdisciplinario del Agua (GIA) es conjuntar las capacidades de los CPI participantes con el fin de desarrollar proyectos tecnológicos para el uso eficiente y sostenible del agua en los diferentes sectores (social, industrial, de servicios y otros) de comunidades urbanas y rurales, así como de gestión para el uso sostenible de los recursos hídricos y adaptación al cambio climático.

Foto: Cortesía

El marco de trabajo y la justificación se focalizan en el estado que guarda la disponibilidad de agua en el centro y norte de México; al respecto, la escasez de agua y la sobreexplotación de las principales cuencas y acuíferos de esa región del país se han agudizado por el aumento de la población, principalmente, en las mayores concentraciones urbanas.

Además, debido a fugas en las redes de distribución, se pierde alrededor de 40 por ciento del agua extraída. A lo anterior, se suma la falta de infraestructura de medición y saneamiento, así como la ausencia de programas y planes orientados a un consumo racional, el cual, aunque es relativamente bajo en el contexto nacional (150 a 200 litros diarios por habitante), todavía está lejos de los valores observados en países desarrollados (100 litros al día).

Foto: Cortesía

Asimismo, amplios sectores de la población desconocen las proyecciones de disponibilidad, así como el uso de tecnologías eficientes, y en diversas localidades el acceso al agua potable es irregular. La extracción que se genera de los principales acuíferos del centro y norte de México es variable y en numerosos casos genera déficit hídrico y sobreexplotación significativa, ocasionada por la demanda de agua para el uso público-urbano y de las diferentes condiciones geo-hidrológicas. Cabe mencionar que, dentro de las estrategias de manejo implementadas a la fecha en las diferentes localidades y núcleos de población, solo una proporción relativamente baja de la superficie agrícola está siendo irrigada mediante sistemas de riego eficientes.

La problemática de escasez de agua que enfrentan los acuíferos del centro y norte de México queda manifiesta en los documentos sobre la disponibilidad media anual de agua subterránea publicados en el Diario Oficial de la Federación, donde se han dado a conocer en cada caso los valores estimados de recarga promedio anual, el volumen determinado para descarga natural comprometida y la disponibilidad media anual, considerando los volúmenes concesionados para extracción. En las citadas publicaciones se ha señalado de manera oficial que son varios los acuíferos que presentan un déficit de carácter administrativo, que oscila desde -3.35 hasta -65.53 millones de m3/año (acuífero Cedral-Matehuala y acuífero El Barril, respectivamente).

Sin embargo, para lograr una estabilización en las condiciones actuales dentro del funcionamiento hidráulico del acuífero es necesario, en cada caso, de ser posible, considerar un déficit actualizado y realizar las proyecciones con el aumento de la población y los impactos que eventualmente puedan ocasionar los procesos de cambio climático. Los parámetros hidrogeológicos de los acuíferos a estudiar se muestran a continuación.

En reuniones de trabajo recientes (celebradas en Querétaro, Durango, Saltillo) se consolidó el plan de trabajo y se plasmaron las actividades y acciones a seguir con enfoque de convergencia interinstitucional; se acordó diseñar y proponer estrategias de manejo integrado de cuencas y del agua subterránea disponible en los acuíferos dentro de las zonas de estudio consideradas por el Consorcio, mediante nuevos enfoques y estudios innovadores que permitan un uso eficiente y equitativo, así como resolver el acceso al agua potable conforme un mejor balance de la dotación de consumo anual que debe considerarse.

Lo anterior se realizará a partir de análisis e integración de reportes, información y estadísticas publicadas y experiencias previas, considerando, de suma importancia, la construcción de proyectos conjuntos de investigación científica y tecnológica, incorporando estudiantes de posgrado. A la fecha, se trabaja e interactúa mediante enlaces por videoconferencia y se planea someter proyectos a diferentes fondos y agencias.

Referencias

Inauguran la Unidad Durango del Cimav y el Consorcio del Agua

Inauguran la 1ª etapa del Consorcio del Agua

Autor

El doctor Enrique Troyo Diéguez es investigador titular C adscrito al Programa de Agricultura en Zonas Áridas en el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor). Contacto: etroyo04@cibnor.mx

***

El blog México es ciencia está en Facebook y Twitter. ¡Síganos!

Por: Dr. Enrique Troyo Diéguez (GIA)

El Centro de Investigación en Materiales Avanzados (Cimav), el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq), El Colegio de San Luis (Colsan) y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) conformaron en agosto de 2018 el Consorcio del Agua, que tiene como finalidad generar proyectos de investigación y la formación de recursos humanos para el desarrollo y aplicación de tecnologías que mejoren la calidad y el suministro de este recurso en regiones del país donde existen problemáticas que impactan la calidad de la vida humana.

Los consorcios revisten una colaboración innovadora entre centros de investigación y científicos del país que, a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), se organizan para desarrollar proyectos de mediano y largo plazo.

Foto: Cortesía

El Consorcio del Agua cuenta con cinco módulos:

(1) Diseño y optimización de redes de distribución de agua.

(2) Análisis fisicoquímico y microbiológico.

(3) Desarrollo de materiales y equipos.

(4) Mejoramiento del uso de agua en sistemas productivos, y

(5) Dimensiones sociales del agua.

Según el estado que guarda el agua a nivel nacional, principalmente en las zonas áridas, son necesarios los enfoques interinstitucionales, toda vez que la problemática vinculada al uso y manejo del agua es multifactorial. La colaboración interinstitucional hará posible que el impacto de estudios en la sociedad sea de alcance nacional en un tema que de vital importancia para el presente y futuro del país: el agua.

El Consorcio del Agua (Grupo Interdisciplinario del Agua) es la unión de esfuerzos de seis centros públicos de investigación (CPI) para abordar esta problemática con sinergias temáticas de manera conjunta, capitalizando la infraestructura, los recursos humanos y el talento con que cuentan para realizar de manera coordinada proyectos de investigación. El Centro de Investigación en Materiales Avanzados, Cimav (Unidad Durango), fue designado como líder del proyecto y la doctora María Teresa Alarcón Herrera funge como coordinadora académica del grupo.

El objetivo general del consorcio Grupo Interdisciplinario del Agua (GIA) es conjuntar las capacidades de los CPI participantes con el fin de desarrollar proyectos tecnológicos para el uso eficiente y sostenible del agua en los diferentes sectores (social, industrial, de servicios y otros) de comunidades urbanas y rurales, así como de gestión para el uso sostenible de los recursos hídricos y adaptación al cambio climático.

Foto: Cortesía

El marco de trabajo y la justificación se focalizan en el estado que guarda la disponibilidad de agua en el centro y norte de México; al respecto, la escasez de agua y la sobreexplotación de las principales cuencas y acuíferos de esa región del país se han agudizado por el aumento de la población, principalmente, en las mayores concentraciones urbanas.

Además, debido a fugas en las redes de distribución, se pierde alrededor de 40 por ciento del agua extraída. A lo anterior, se suma la falta de infraestructura de medición y saneamiento, así como la ausencia de programas y planes orientados a un consumo racional, el cual, aunque es relativamente bajo en el contexto nacional (150 a 200 litros diarios por habitante), todavía está lejos de los valores observados en países desarrollados (100 litros al día).

Foto: Cortesía

Asimismo, amplios sectores de la población desconocen las proyecciones de disponibilidad, así como el uso de tecnologías eficientes, y en diversas localidades el acceso al agua potable es irregular. La extracción que se genera de los principales acuíferos del centro y norte de México es variable y en numerosos casos genera déficit hídrico y sobreexplotación significativa, ocasionada por la demanda de agua para el uso público-urbano y de las diferentes condiciones geo-hidrológicas. Cabe mencionar que, dentro de las estrategias de manejo implementadas a la fecha en las diferentes localidades y núcleos de población, solo una proporción relativamente baja de la superficie agrícola está siendo irrigada mediante sistemas de riego eficientes.

La problemática de escasez de agua que enfrentan los acuíferos del centro y norte de México queda manifiesta en los documentos sobre la disponibilidad media anual de agua subterránea publicados en el Diario Oficial de la Federación, donde se han dado a conocer en cada caso los valores estimados de recarga promedio anual, el volumen determinado para descarga natural comprometida y la disponibilidad media anual, considerando los volúmenes concesionados para extracción. En las citadas publicaciones se ha señalado de manera oficial que son varios los acuíferos que presentan un déficit de carácter administrativo, que oscila desde -3.35 hasta -65.53 millones de m3/año (acuífero Cedral-Matehuala y acuífero El Barril, respectivamente).

Sin embargo, para lograr una estabilización en las condiciones actuales dentro del funcionamiento hidráulico del acuífero es necesario, en cada caso, de ser posible, considerar un déficit actualizado y realizar las proyecciones con el aumento de la población y los impactos que eventualmente puedan ocasionar los procesos de cambio climático. Los parámetros hidrogeológicos de los acuíferos a estudiar se muestran a continuación.

En reuniones de trabajo recientes (celebradas en Querétaro, Durango, Saltillo) se consolidó el plan de trabajo y se plasmaron las actividades y acciones a seguir con enfoque de convergencia interinstitucional; se acordó diseñar y proponer estrategias de manejo integrado de cuencas y del agua subterránea disponible en los acuíferos dentro de las zonas de estudio consideradas por el Consorcio, mediante nuevos enfoques y estudios innovadores que permitan un uso eficiente y equitativo, así como resolver el acceso al agua potable conforme un mejor balance de la dotación de consumo anual que debe considerarse.

Lo anterior se realizará a partir de análisis e integración de reportes, información y estadísticas publicadas y experiencias previas, considerando, de suma importancia, la construcción de proyectos conjuntos de investigación científica y tecnológica, incorporando estudiantes de posgrado. A la fecha, se trabaja e interactúa mediante enlaces por videoconferencia y se planea someter proyectos a diferentes fondos y agencias.

Referencias

Inauguran la Unidad Durango del Cimav y el Consorcio del Agua

Inauguran la 1ª etapa del Consorcio del Agua

Autor

El doctor Enrique Troyo Diéguez es investigador titular C adscrito al Programa de Agricultura en Zonas Áridas en el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor). Contacto: etroyo04@cibnor.mx

***

El blog México es ciencia está en Facebook y Twitter. ¡Síganos!