/ viernes 9 de noviembre de 2018

Consulta infantil y juvenil: construir ciudadanía

El INE realizará la consulta infantil y juvenil del 17 al 25 de noviembre. El propósito es construir ciudadanía generando espacios donde niñas, niños y adolescentes puedan expresar sus puntos de vista sobre temas trascendentes para la sociedad mexicana y para que conozcan de forma directa la dinámica y lo que implica una elección y los efectos que tiene su opinión en los asuntos de interés público.

Es la Octava Consulta que desde 1997 organiza el INE cada 3 años y que a la fecha registra la participación efectiva de 21.9 millones de niñas y niños entre los 6 y 17 años. Se trata de una fiesta democrática que busca formar y construir ciudadanía a partir de la libre expresión de ideas. No es un ejercicio de votación para elegir a un representante popular sino un ejercicio de educación cívica.

La Consulta no pide elegir sobre una opción en particular sino conocer la opinión de las y los participantes sobre un conjunto de temas relativos a su familia y a su entorno. Es complementaria de otras acciones como el Parlamento Infantil y Juvenil que año con año realiza el INE junto con el Congreso de la Unión y responde a los acuerdos de la Convención Internacional de los Derechos de la Niñez de la cual México es parte y con la que se busca garantizar el derecho de expresión permanente de la niñez.

La consulta genera resultados que, con miras a generar políticas públicas y programas de gobierno específicos para atender a niñas, niños y adolescentes, son entregados a diversas instituciones como la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión, gobiernos de entidades federativas y partidos políticos. En ella colaboran aliados como la UNICEF y SIPINA (Sistema Nacional de Protección de las Niñas, Niños y Adolescentes).

El tema este año es igualdad de género y derechos de niñas, niños y adolescentes buscando conocer las percepciones que tienen sobre su género y el de los demás con miras a diseñar políticas públicas que fortalezcan una cultura de inclusión, paridad, integración y democracia en las próximas generaciones. Para su realización el INE imprimirá alrededor de 4 millones de boletas e instalará 17 mil casillas a nivel nacional que serán operadas por personas voluntarias.

Es deseable que con los resultados que se obtengan, los legisladores puedan confeccionar una nueva ley que proteja y promueva los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes, así como definir ciertas políticas públicas que atiendan mejor las necesidades de los menores. En esto, la tesis de Platón, luego de veinticinco siglos, sigue siendo del todo válida: el Estado es el responsable de garantizar la formación de las personas en la medida en que sea capaz de suscitar todos aquellos deseos e impulsos que busquen el bienestar y el bien ser de la sociedad en la que vivimos.

El INE aprovechará la semana mundial del niño y del adolescente para realizar la octava consulta infantil y juvenil. Se busca escuchar esas voces para construir una mejor dinámica de interactuación social.

La expectativa del INE es que participen, al menos, 4 millones de menores, cifra superior al ejerció anterior que fue de 2.9 millones. Queremos integrar un informe al final de la consulta que les permita a las autoridades –tanto federales como locales y a los partidos políticos actualizar la legislación a favor de los menores, por otro lado para que se diseñen programas de gobierno que sean útiles para este importante sector de la población.

Todos tenemos un compromiso con la formación de los niños, niñas y adolescentes y con la generación de espacios para oírlos y para que sus opiniones tengan un efecto concreto. Esta ocasión igual se implementarán acciones para informarles a los participantes cuáles son los resultados de la consulta y como se aprovecharán sus opiniones.

El INE realizará la consulta infantil y juvenil del 17 al 25 de noviembre. El propósito es construir ciudadanía generando espacios donde niñas, niños y adolescentes puedan expresar sus puntos de vista sobre temas trascendentes para la sociedad mexicana y para que conozcan de forma directa la dinámica y lo que implica una elección y los efectos que tiene su opinión en los asuntos de interés público.

Es la Octava Consulta que desde 1997 organiza el INE cada 3 años y que a la fecha registra la participación efectiva de 21.9 millones de niñas y niños entre los 6 y 17 años. Se trata de una fiesta democrática que busca formar y construir ciudadanía a partir de la libre expresión de ideas. No es un ejercicio de votación para elegir a un representante popular sino un ejercicio de educación cívica.

La Consulta no pide elegir sobre una opción en particular sino conocer la opinión de las y los participantes sobre un conjunto de temas relativos a su familia y a su entorno. Es complementaria de otras acciones como el Parlamento Infantil y Juvenil que año con año realiza el INE junto con el Congreso de la Unión y responde a los acuerdos de la Convención Internacional de los Derechos de la Niñez de la cual México es parte y con la que se busca garantizar el derecho de expresión permanente de la niñez.

La consulta genera resultados que, con miras a generar políticas públicas y programas de gobierno específicos para atender a niñas, niños y adolescentes, son entregados a diversas instituciones como la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión, gobiernos de entidades federativas y partidos políticos. En ella colaboran aliados como la UNICEF y SIPINA (Sistema Nacional de Protección de las Niñas, Niños y Adolescentes).

El tema este año es igualdad de género y derechos de niñas, niños y adolescentes buscando conocer las percepciones que tienen sobre su género y el de los demás con miras a diseñar políticas públicas que fortalezcan una cultura de inclusión, paridad, integración y democracia en las próximas generaciones. Para su realización el INE imprimirá alrededor de 4 millones de boletas e instalará 17 mil casillas a nivel nacional que serán operadas por personas voluntarias.

Es deseable que con los resultados que se obtengan, los legisladores puedan confeccionar una nueva ley que proteja y promueva los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes, así como definir ciertas políticas públicas que atiendan mejor las necesidades de los menores. En esto, la tesis de Platón, luego de veinticinco siglos, sigue siendo del todo válida: el Estado es el responsable de garantizar la formación de las personas en la medida en que sea capaz de suscitar todos aquellos deseos e impulsos que busquen el bienestar y el bien ser de la sociedad en la que vivimos.

El INE aprovechará la semana mundial del niño y del adolescente para realizar la octava consulta infantil y juvenil. Se busca escuchar esas voces para construir una mejor dinámica de interactuación social.

La expectativa del INE es que participen, al menos, 4 millones de menores, cifra superior al ejerció anterior que fue de 2.9 millones. Queremos integrar un informe al final de la consulta que les permita a las autoridades –tanto federales como locales y a los partidos políticos actualizar la legislación a favor de los menores, por otro lado para que se diseñen programas de gobierno que sean útiles para este importante sector de la población.

Todos tenemos un compromiso con la formación de los niños, niñas y adolescentes y con la generación de espacios para oírlos y para que sus opiniones tengan un efecto concreto. Esta ocasión igual se implementarán acciones para informarles a los participantes cuáles son los resultados de la consulta y como se aprovecharán sus opiniones.

viernes 20 de septiembre de 2019

Partidos más transparentes

viernes 23 de agosto de 2019

Órganos autónomos y floreros

sábado 10 de agosto de 2019

Purificar a órganos autónomos

viernes 19 de julio de 2019

Baja California

viernes 05 de julio de 2019

Reforma sin precipitación

viernes 21 de junio de 2019

Reforma electoral incluyente

jueves 29 de noviembre de 2018

El desencanto y las urnas

viernes 12 de octubre de 2018

Crónicas de la jornada electoral

Cargar Más