/ viernes 29 de diciembre de 2017

Corte de caja (Parte 2)

Continúo mi artículo de la semana pasada y recapitulando un poco, decía que el año 2017 estuvo lleno de fenómenos que nos sacudieron hasta los huesos. Mencioné tres cosas que me parece que están llenas de significado: el primer año de gobierno de Donald Trump, con todo lo que ello implicó, específicamente la renegociación del NAFTA y cómo México tendría que aprender a vivir sin el tratado. En segundo lugar, mencioné la enorme corrupción y la ola galopante de inseguridad y violencia que afecta a nuestro país; las condiciones de nuestra nación son insostenibles ya. Por último, también mencioné algo bueno: la solidaridad de los mexicanos después de la tragedia del sismo del 19 de septiembre y cómo ello logró mostrar al mundo otra cara de nuestro país que es muy poca conocida.

Y esto tiene sentido, porque siendo este el último artículo del 2017, necesitamos empezar a pensar de manera estratégica para el 2018. ¿Qué vamos a hacer con nuestra realidad? Decía también yo la semana pasada que nunca nos imaginamos que México tendría que enfrentarse a la realidad terrible de tener que sobrevivir a una posible terminación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Los empleos que dependen de ello y la enorme economía integrada de la región está en franco peligro. Pero México no puede hacer más; está haciendo todo lo que está en sus manos, pero tiene que encontrar otra forma de sobrevivir. Tiene que pensar de forma poco convencional y encontrar soluciones realistas que le resuelvan los problemas. Tenemos que dejar de depender de los demás y de buscar que sean otros los que resuelvan nuestros problemas, porque en el 2018, nuestros problemas tendrán que ser nuestros y de nadie más. En eso consiste la madurez.

Continúo mi artículo de la semana pasada y recapitulando un poco, decía que el año 2017 estuvo lleno de fenómenos que nos sacudieron hasta los huesos. Mencioné tres cosas que me parece que están llenas de significado: el primer año de gobierno de Donald Trump, con todo lo que ello implicó, específicamente la renegociación del NAFTA y cómo México tendría que aprender a vivir sin el tratado. En segundo lugar, mencioné la enorme corrupción y la ola galopante de inseguridad y violencia que afecta a nuestro país; las condiciones de nuestra nación son insostenibles ya. Por último, también mencioné algo bueno: la solidaridad de los mexicanos después de la tragedia del sismo del 19 de septiembre y cómo ello logró mostrar al mundo otra cara de nuestro país que es muy poca conocida.

Y esto tiene sentido, porque siendo este el último artículo del 2017, necesitamos empezar a pensar de manera estratégica para el 2018. ¿Qué vamos a hacer con nuestra realidad? Decía también yo la semana pasada que nunca nos imaginamos que México tendría que enfrentarse a la realidad terrible de tener que sobrevivir a una posible terminación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Los empleos que dependen de ello y la enorme economía integrada de la región está en franco peligro. Pero México no puede hacer más; está haciendo todo lo que está en sus manos, pero tiene que encontrar otra forma de sobrevivir. Tiene que pensar de forma poco convencional y encontrar soluciones realistas que le resuelvan los problemas. Tenemos que dejar de depender de los demás y de buscar que sean otros los que resuelvan nuestros problemas, porque en el 2018, nuestros problemas tendrán que ser nuestros y de nadie más. En eso consiste la madurez.

martes 17 de abril de 2018

Es personal

sábado 17 de marzo de 2018

El poder de Trump

miércoles 07 de febrero de 2018

¡Hay niveles!

lunes 29 de enero de 2018

Los detalles importan

lunes 22 de enero de 2018

La batalla por el presupuesto

sábado 06 de enero de 2018

Deseos de Año Nuevo

viernes 29 de diciembre de 2017

Corte de caja (Parte 2)

sábado 23 de diciembre de 2017

Corte de caja (I)

viernes 08 de diciembre de 2017

Simulaciones electorales

Cargar Más