/ martes 8 de septiembre de 2020

¿Cuánto cuesta la inseguridad?

En los Estados Unidos Mexicanos llevamos décadas sumidos en un problema de seguridad pública. Cada año que pasa es más violento que el anterior, y no se ve una luz al final del túnel. Estamos anegados en robos, homicidios, secuestros y ahora en linchamientos. Éste debe ser el tema del que más se ha escrito en los últimos diez años, sin embargo, falta que reflexionemos cuánto nos cuesta la violencia.


Una persona que es víctima de un robo pierde el dinero que obtuvo con su trabajo, y no sabemos bien a bien el impacto económico de esos ilícitos, aquí cabe la pregunta: ¿cuánto dinero pierden las familias mexicanas en robos en la vía pública? Alguien sabe si se pierden cientos de miles de pesos o son millones de pesos al año. Un dinero que desaparece de la economía regular y se va al mercado de la ilicitud. Las personas que son víctimas de un asalto a casa habitación extravían la inversión de toda una vida y no sabemos quién hace el recuento de los daños, aquí también nos podemos preguntar: ¿las fiscalías saben cuánto dinero ha desaparecido en ese rubro? La inseguridad cuesta y cuesta mucho. Millones y millones de pesos se mudan de la economía lícita al mundo de la ilicitud. Este dinero se mezclará con venta de estupefacientes, compra de armas y será el motor de otro tipo de delitos.


Las grandes cadenas comerciales saben que el robo les genera pérdidas millonarias, por ello, cada quincena se llenan las agencias del ministerio público por la sustracción de ropa, útiles escolares, unas pilas e incluso de alimentos, estas compañías tienen la capacidad económica para perseguir cualquier robo. Las personas que andamos por la calle o en el transporte público lo único que podemos hacer es reclamarle al Estado mexicano, a quien no parece importarle nuestras voces.


El costo de la inseguridad debe ser mayor, al precio que hemos pagado por la famosa corrupción. La inseguridad ha dejado municipios vacíos, campos sin sembrar, carreteras intransitables, el pago por derecho de piso, extorsiones y negocios quebrados, nos podemos preguntar: ¿quién quiere invertir con el riesgo de ser extorsionado a los 5 minutos? Esto es una verdadera catástrofe nacional. El daño emocional, físico y económico que genera el delito es la peor ruina del país. Miles de personas desplazadas, mexicanos que migran a Estados Unidos, casas abandonadas, miles de muertos y desaparecidos.



Dicen que el cáncer del país es la corrupción. No lo creo. El cáncer del país es cuando la inseguridad pública conoce y se enreda con la corrupción. Los cientos de policías que están comprados por el crimen organizado, los ministerios públicos, los servidores públicos que expiden documentos falsos y que auxilian a la delincuencia. Aquí sí tenemos un problema que destruye la vida pública todos los días. El Estado mexicano hace poco o nada para remediar esto. No le duele, no lo siente, desde la óptica de la tragedia humana sea normalizado la violencia, y el daño económico nunca le ha importado. Hoy van a robar a cientos de personas en la vía pública, les van a arrebatar su dinero y el teléfono celular. Esto se puede equiparar a quitarle el plato de pan unos días a una familia, pero como el Estado mexicano no paga, no se siente afectado, no lo visibiliza, éste lo dejará pasar. La corrupción vinculada a la inseguridad pública, es una corrupción que no le duele al Estado, no la percibe y tampoco parece importarle.




Doctor en Derecho

@jangulonobara

En los Estados Unidos Mexicanos llevamos décadas sumidos en un problema de seguridad pública. Cada año que pasa es más violento que el anterior, y no se ve una luz al final del túnel. Estamos anegados en robos, homicidios, secuestros y ahora en linchamientos. Éste debe ser el tema del que más se ha escrito en los últimos diez años, sin embargo, falta que reflexionemos cuánto nos cuesta la violencia.


Una persona que es víctima de un robo pierde el dinero que obtuvo con su trabajo, y no sabemos bien a bien el impacto económico de esos ilícitos, aquí cabe la pregunta: ¿cuánto dinero pierden las familias mexicanas en robos en la vía pública? Alguien sabe si se pierden cientos de miles de pesos o son millones de pesos al año. Un dinero que desaparece de la economía regular y se va al mercado de la ilicitud. Las personas que son víctimas de un asalto a casa habitación extravían la inversión de toda una vida y no sabemos quién hace el recuento de los daños, aquí también nos podemos preguntar: ¿las fiscalías saben cuánto dinero ha desaparecido en ese rubro? La inseguridad cuesta y cuesta mucho. Millones y millones de pesos se mudan de la economía lícita al mundo de la ilicitud. Este dinero se mezclará con venta de estupefacientes, compra de armas y será el motor de otro tipo de delitos.


Las grandes cadenas comerciales saben que el robo les genera pérdidas millonarias, por ello, cada quincena se llenan las agencias del ministerio público por la sustracción de ropa, útiles escolares, unas pilas e incluso de alimentos, estas compañías tienen la capacidad económica para perseguir cualquier robo. Las personas que andamos por la calle o en el transporte público lo único que podemos hacer es reclamarle al Estado mexicano, a quien no parece importarle nuestras voces.


El costo de la inseguridad debe ser mayor, al precio que hemos pagado por la famosa corrupción. La inseguridad ha dejado municipios vacíos, campos sin sembrar, carreteras intransitables, el pago por derecho de piso, extorsiones y negocios quebrados, nos podemos preguntar: ¿quién quiere invertir con el riesgo de ser extorsionado a los 5 minutos? Esto es una verdadera catástrofe nacional. El daño emocional, físico y económico que genera el delito es la peor ruina del país. Miles de personas desplazadas, mexicanos que migran a Estados Unidos, casas abandonadas, miles de muertos y desaparecidos.



Dicen que el cáncer del país es la corrupción. No lo creo. El cáncer del país es cuando la inseguridad pública conoce y se enreda con la corrupción. Los cientos de policías que están comprados por el crimen organizado, los ministerios públicos, los servidores públicos que expiden documentos falsos y que auxilian a la delincuencia. Aquí sí tenemos un problema que destruye la vida pública todos los días. El Estado mexicano hace poco o nada para remediar esto. No le duele, no lo siente, desde la óptica de la tragedia humana sea normalizado la violencia, y el daño económico nunca le ha importado. Hoy van a robar a cientos de personas en la vía pública, les van a arrebatar su dinero y el teléfono celular. Esto se puede equiparar a quitarle el plato de pan unos días a una familia, pero como el Estado mexicano no paga, no se siente afectado, no lo visibiliza, éste lo dejará pasar. La corrupción vinculada a la inseguridad pública, es una corrupción que no le duele al Estado, no la percibe y tampoco parece importarle.




Doctor en Derecho

@jangulonobara

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 21 de diciembre de 2020

El 2020

Javier Cruz Angulo

martes 15 de diciembre de 2020

Somos un mal bicho

Javier Cruz Angulo

miércoles 09 de diciembre de 2020

Naranja/Rojo

Javier Cruz Angulo

martes 17 de noviembre de 2020

Trump no es la amenaza

Javier Cruz Angulo

martes 27 de octubre de 2020

La muerte de Ayelín

Javier Cruz Angulo

Cargar Más