/ martes 21 de septiembre de 2021

Cuba, un pueblo lastimado

Por: Juan Manuel Sánchez

Por principio de cuentas, estimado lector, una cosa que hay que rescatar es que, en la mayoría de los casos, al hablar de un país, suele generalizarse y confundirse su pueblo con su gobierno. Cuba es uno de esos casos. Sin embargo, aclaremos que el pueblo cubano ha sido lastimado por siglos; en primer lugar, por “los conquistadores” y después por sus propios gobiernos. Si querido lector, el pueblo cubano sigue siendo un pueblo oprimido, lastimado y vejado, como la mayoría de los pueblos de América Latina, aún en pleno siglo XXI.

En efecto, consumado el triunfo de la Revolución Cubana contra el régimen dictatorial de Fulgencio Batista, el nuevo Gobierno Revolucionario, con el paso del tiempo, también se dedicó a perseguir, presionar y, hasta ejecutar, a los miembros del pueblo disidentes. Los casos, aunque no sabe el total, están documentados en esa página negra del gobierno Castrista. Esto, incluso fue defendido por el propio Ernesto “Che” Guevara, en 1964, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas: "Es una verdad conocida y la hemos expresado siempre ante el mundo. Fusilamientos, sí. Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte ... En esas condiciones nosotros vivimos por la imposición del imperialismo norteamericano. Pero eso sí, asesinatos no cometemos".


No obstante, después de esa fecha, las persecuciones políticas siguieron, por parte del gobierno castrista, a tal grado que ante las últimas ejecuciones y encarcelamientos, ocurridos en el 2003, un gran defensor de la revolución castrista, Premio Nobel de Literatura, el gran José Saramago, se apartó de la causa castrista, manifestando lo siguiente: "Hasta aquí he llegado. Desde ahora en adelante Cuba seguirá su camino, yo me quedo. Disentir es un derecho que se encuentra y se encontrará inscrito con tinta invisible en todas las declaraciones de derechos humanos pasadas, presentes y futuras. Disentir es un acto irrenunciable de conciencia".


En efecto, no había nada que justificara tales ejecuciones y encarcelamientos, pues se trataba de 3 jóvenes disidentes que secuestraron una lancha para huir a los Estados Unidos y que nunca lastimaron a los pasajeros de dicha embarcación. Fueron fusilados; además, 75 personas fueron detenidas, entre activistas de oposición, periodistas e intelectuales disidentes.


Por si fuera poco, en junio de este año, ante una nueva manifestación de disidencia, el actual gobierno cubano reaccionó con violencia y en detrimento de los derechos humanos de los manifestantes disidentes, al grado de que, según las noticias y declaraciones de familiares de los manifestantes, muchos sigue detenidos, sin un juicio justo y esto ha provocado que el Parlamento Europeo haya emitido una nueva Resolución, en la que se condena la violencia contra manifestantes en Cuba, durante las protestas del 11 de julio y pidiendo sanciones contra los responsables de violaciones de los derechos humanos en la isla, y lamenta también, el Parlamento Europeo, que a pesar de los acuerdos suscritos por el actual gobierno cubano, lejos de mejorar el trato al pueblo cubano y su inclusión para fortalecer la democracia cubana, se sigan violando sus derechos humanos.


Profesor de Carrera de la Facultad de Derecho de la UNAM.


Por: Juan Manuel Sánchez

Por principio de cuentas, estimado lector, una cosa que hay que rescatar es que, en la mayoría de los casos, al hablar de un país, suele generalizarse y confundirse su pueblo con su gobierno. Cuba es uno de esos casos. Sin embargo, aclaremos que el pueblo cubano ha sido lastimado por siglos; en primer lugar, por “los conquistadores” y después por sus propios gobiernos. Si querido lector, el pueblo cubano sigue siendo un pueblo oprimido, lastimado y vejado, como la mayoría de los pueblos de América Latina, aún en pleno siglo XXI.

En efecto, consumado el triunfo de la Revolución Cubana contra el régimen dictatorial de Fulgencio Batista, el nuevo Gobierno Revolucionario, con el paso del tiempo, también se dedicó a perseguir, presionar y, hasta ejecutar, a los miembros del pueblo disidentes. Los casos, aunque no sabe el total, están documentados en esa página negra del gobierno Castrista. Esto, incluso fue defendido por el propio Ernesto “Che” Guevara, en 1964, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas: "Es una verdad conocida y la hemos expresado siempre ante el mundo. Fusilamientos, sí. Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte ... En esas condiciones nosotros vivimos por la imposición del imperialismo norteamericano. Pero eso sí, asesinatos no cometemos".


No obstante, después de esa fecha, las persecuciones políticas siguieron, por parte del gobierno castrista, a tal grado que ante las últimas ejecuciones y encarcelamientos, ocurridos en el 2003, un gran defensor de la revolución castrista, Premio Nobel de Literatura, el gran José Saramago, se apartó de la causa castrista, manifestando lo siguiente: "Hasta aquí he llegado. Desde ahora en adelante Cuba seguirá su camino, yo me quedo. Disentir es un derecho que se encuentra y se encontrará inscrito con tinta invisible en todas las declaraciones de derechos humanos pasadas, presentes y futuras. Disentir es un acto irrenunciable de conciencia".


En efecto, no había nada que justificara tales ejecuciones y encarcelamientos, pues se trataba de 3 jóvenes disidentes que secuestraron una lancha para huir a los Estados Unidos y que nunca lastimaron a los pasajeros de dicha embarcación. Fueron fusilados; además, 75 personas fueron detenidas, entre activistas de oposición, periodistas e intelectuales disidentes.


Por si fuera poco, en junio de este año, ante una nueva manifestación de disidencia, el actual gobierno cubano reaccionó con violencia y en detrimento de los derechos humanos de los manifestantes disidentes, al grado de que, según las noticias y declaraciones de familiares de los manifestantes, muchos sigue detenidos, sin un juicio justo y esto ha provocado que el Parlamento Europeo haya emitido una nueva Resolución, en la que se condena la violencia contra manifestantes en Cuba, durante las protestas del 11 de julio y pidiendo sanciones contra los responsables de violaciones de los derechos humanos en la isla, y lamenta también, el Parlamento Europeo, que a pesar de los acuerdos suscritos por el actual gobierno cubano, lejos de mejorar el trato al pueblo cubano y su inclusión para fortalecer la democracia cubana, se sigan violando sus derechos humanos.


Profesor de Carrera de la Facultad de Derecho de la UNAM.


ÚLTIMASCOLUMNAS