/ sábado 2 de enero de 2021

Cuchillito de palo | ¡Arranca año electorero!

Por Catalina Noriega


Con malas noticias para la oposición. Si no se avispa, Morena llevará las de ganar, el próximo junio y hasta ahora no vemos que el descalabro electoral sufrido, los concientice de que, solo unidos conseguirán conservar y aumentar su radio de acción.

Las encuestas han sido contundentes. PRI, PAN y PRD están lejos de la intención de voto. Cayeron en desgracia y no supieron asimilar la derrota y reconstruirse a tiempo. Se les fue en balandronadas, atemorizados de que el Régimen en el Poder les sacara los trapos sucios al sol.

Desde el Congreso, algunos de sus Diputados y Senadores intentaron dar pelea, aunque terminaron doblegados por el mayoriteo. Una fuerza aplastante, ceñida a los designios y caprichos de un tlatoani, impositor de reformas absurdas, hechas a su medida.

Ni siquiera lograron influir en el presupuesto que salió de la Secretaría de Hacienda –con el previo visto bueno de AMLO-, donde se recortaron de manera miserable renglones como el de salud y educación, para favorecer las obras monumentales del sexenio (Refinería, Aeropuerto y Tren Maya) y garantizar las dádivas clientelares.

La sociedad les ha perdido la fe, la confianza y la esperanza en que consigan levantarse y volver a ofrecer plataformas con las que poder identificarse. Sus propios militantes (Cada día menos), aspiran a sentir que estos entes políticos les den cabida, los aprecien y traten conforme a los estatutos y no por compadrazgos e influyentismo.

La mula no era arisca: la hicieron a base de corruptelas de sus líderes, divisiones internas públicas, luchas canibalescas por el poder; imposición de candidatos sin escalafón ni méritos, alejamiento e indiferencia con sus bases. Ciegos y sordos facilitaron un éxodo, por el que pagaron y pagarán un alto precio.

Dejaron de cumplir con su objetivo primario y el ciudadano de a pie sustituyó la simpatía por el rechazo y la indiferencia. Menos se ocuparon de crear cuadros y dar paso a la creación de auténticos líderes, ahora más escasos que los pelos del pescado.

Se impusieron corrientes internas, como en el caso del PAN y colocaron a la cabeza a un hombrecito mediocre, sin la mínima capacidad de convocatoria; sin presencia ni personalidad para cuestionar a la Administración en turno. O, así lo diga en una presunta voz alta, ¿alguien escucha los mini rezongos contra el gobierno, de Marko Cortés? Cuando los hace apenas y los Medios lo mencionan como nota de relleno.

El priísta, Alito Moreno, tampoco anda lejos. Pasa meses sin que se sepa de él, de pronto aparece como cometa, limitado a dos facetas: o aplaude eufórico alguna estrategia del tabasqueño o la 4T, o en tono más que “prudente” –por no llamarlo cobarde-, desliza una pequeña crítica. Sabe que están en juego las “honras y destino” de la mayoría de sus compañeros de siglas. Que la podredumbre del Peñanietismo podría arrastrar a la cárcel, a un sinnúmero de tricolores. De modo que, gracioso y sumiso, concede y aleja a los cientos de expedientes negros en manos de la Fiscalía, la UIF y demás posibles verdugos.

Jesús Zambrano llega a recoger las cenizas del Sol Azteca. Hordas enteras se fueron a Morena, a extremos de que costará trabajo conservar el registro. Su reto es monumental.

Tres fuerzas convertidas en hilachas, sin que se vea enjundia para enfrentar a la maquinaria de Estado. Unidos, avanzarían. Esperemos que no les gane el fantasma de sus absurdos intereses creados.

catalinanq@hotmail.com

@catalinanq


Por Catalina Noriega


Con malas noticias para la oposición. Si no se avispa, Morena llevará las de ganar, el próximo junio y hasta ahora no vemos que el descalabro electoral sufrido, los concientice de que, solo unidos conseguirán conservar y aumentar su radio de acción.

Las encuestas han sido contundentes. PRI, PAN y PRD están lejos de la intención de voto. Cayeron en desgracia y no supieron asimilar la derrota y reconstruirse a tiempo. Se les fue en balandronadas, atemorizados de que el Régimen en el Poder les sacara los trapos sucios al sol.

Desde el Congreso, algunos de sus Diputados y Senadores intentaron dar pelea, aunque terminaron doblegados por el mayoriteo. Una fuerza aplastante, ceñida a los designios y caprichos de un tlatoani, impositor de reformas absurdas, hechas a su medida.

Ni siquiera lograron influir en el presupuesto que salió de la Secretaría de Hacienda –con el previo visto bueno de AMLO-, donde se recortaron de manera miserable renglones como el de salud y educación, para favorecer las obras monumentales del sexenio (Refinería, Aeropuerto y Tren Maya) y garantizar las dádivas clientelares.

La sociedad les ha perdido la fe, la confianza y la esperanza en que consigan levantarse y volver a ofrecer plataformas con las que poder identificarse. Sus propios militantes (Cada día menos), aspiran a sentir que estos entes políticos les den cabida, los aprecien y traten conforme a los estatutos y no por compadrazgos e influyentismo.

La mula no era arisca: la hicieron a base de corruptelas de sus líderes, divisiones internas públicas, luchas canibalescas por el poder; imposición de candidatos sin escalafón ni méritos, alejamiento e indiferencia con sus bases. Ciegos y sordos facilitaron un éxodo, por el que pagaron y pagarán un alto precio.

Dejaron de cumplir con su objetivo primario y el ciudadano de a pie sustituyó la simpatía por el rechazo y la indiferencia. Menos se ocuparon de crear cuadros y dar paso a la creación de auténticos líderes, ahora más escasos que los pelos del pescado.

Se impusieron corrientes internas, como en el caso del PAN y colocaron a la cabeza a un hombrecito mediocre, sin la mínima capacidad de convocatoria; sin presencia ni personalidad para cuestionar a la Administración en turno. O, así lo diga en una presunta voz alta, ¿alguien escucha los mini rezongos contra el gobierno, de Marko Cortés? Cuando los hace apenas y los Medios lo mencionan como nota de relleno.

El priísta, Alito Moreno, tampoco anda lejos. Pasa meses sin que se sepa de él, de pronto aparece como cometa, limitado a dos facetas: o aplaude eufórico alguna estrategia del tabasqueño o la 4T, o en tono más que “prudente” –por no llamarlo cobarde-, desliza una pequeña crítica. Sabe que están en juego las “honras y destino” de la mayoría de sus compañeros de siglas. Que la podredumbre del Peñanietismo podría arrastrar a la cárcel, a un sinnúmero de tricolores. De modo que, gracioso y sumiso, concede y aleja a los cientos de expedientes negros en manos de la Fiscalía, la UIF y demás posibles verdugos.

Jesús Zambrano llega a recoger las cenizas del Sol Azteca. Hordas enteras se fueron a Morena, a extremos de que costará trabajo conservar el registro. Su reto es monumental.

Tres fuerzas convertidas en hilachas, sin que se vea enjundia para enfrentar a la maquinaria de Estado. Unidos, avanzarían. Esperemos que no les gane el fantasma de sus absurdos intereses creados.

catalinanq@hotmail.com

@catalinanq


ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 13 de enero de 2021

Caos capitalino

Catalina Noriega

sábado 09 de enero de 2021

Bananerismo yanqui

Catalina Noriega

miércoles 30 de diciembre de 2020

Un año deplorable

Catalina Noriega

sábado 26 de diciembre de 2020

Corral y sus ambiciones

Catalina Noriega

miércoles 23 de diciembre de 2020

Una Navidad distinta

Catalina Noriega

miércoles 16 de diciembre de 2020

Congreso: hasta la ilegalidad

Catalina Noriega

Cargar Más