/ sábado 10 de noviembre de 2018

Cuchillito de palo | NAIM: ¡Y dale que te pego!

Hasta el agotamiento. Sigue la cantaleta de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, como si se tratara de la obra más “infausta” de un gobierno. Lo revive, con una necedad demencial, el favorito del “electo”, José María Riobóo.

Se pone a las patadas con MITRE, la empresa estadounidense que determina, a qué aeropuertos sí y a cuáles no, pueden volar las compañías aéreas de su país, y declara, con majadería, que aquí no va a trabajar con ella. ¡Que está emberrinchada!

Se escuchan sandeces, pero como ésta, pocas. La reconocida compañía se especializa, en primer término, en la seguridad. Si veta una instalación es porque no cumple con los parámetros.

Su “error” fue el de presentar un estudio en el que se afirma que, el actual Benito Juárez y el que se piensa hacer en Santa Lucía, no son compatibles. La respuesta del “consentido sexenal” fue, “Los aviones no chocan, porque se repelen”.

A éste personaje se le encomienda una obra, de la que no tiene remota idea. Soberbio, tras perder la licitación para hacer las pistas en Texcoco, convenció a su amiguete de cancelar lo que hubiera sido un aeródromo de primer mundo.

Inconcebible el descaro con el que se empiezan a manejar “relaciones tercermundistas”. Jamás se había visto a alguien cercano a un Presidente, actuar como si fuera propietario de la verdad e imponerse sobre un proyecto que tenía atrás, décadas de estudios.

Se acabó el pudor, la decencia para guardar las formas. Se beneficiaba a los “cuates”, pero éstos permanecían en lo oscurito, sin crear problemas ni actuar con prepotencia.

Un acucioso panista dio a conocer la lista de las obras con las que se benefició al mentado Ingeniero, durante la administración de AMLO en el Distrito Federal. Del proyecto de los segundos pisos del Periférico, a “Deprimidos”, puentes vehiculares, Ciclovía y Distribuidor vial Zaragoza-Texcoco –entre otras-, la “justicia y gracia” fue notoria. Ebrard también lo favoreció con otras más. Catorce “trabajitos”, de los que habría que investigar cuántos fueron por adjudicación.

Este privilegiar, a quienes le acabarán haciendo un enorme daño –y, de paso, a todos los mexicanos-, fue el meollo de lo que dijo Diego Valadés, en la entrevista de Proceso.

Quien no sabe leer “entre líneas”, no pudo entender la importancia de las palabras del gran constitucionalista. Sin razonar se le fueron a la yugular al director –Rodríguez Castañeda- y al sereno, objetivo y periodista intachable, Álvaro Delgado.

AMLO se quejó de que en la fotografía se veía “decrépito” y algo así como “chochito”. Ni se cuece al primer hervor ni tiene edad de acné. Y, ¿a alguien le importará? Se vota a la búsqueda de un estadista, no de un actor ni modelo.

Peligroso para la libertad de expresión el que haya dicho que va a responder a los medios, cuando algo no le parezca (Le “cuadre”). Vendrán de inmediato represalias contra el periodista. O, ¿tiene el mismo peso la defensa de un colaborador, que el congraciarse con el mandamás nacional? En la misma línea vuelve a asomar la nariz la que será la Martita Sahagún sexenal, insistente en censurar cualquier expresión que no favorezca a su marido. ¡Dios nos agarre confesados!

Cancelar el NAIM, aunque insistan en querernos convencer de lo contrario, tiró la bolsa, el peso y la credibilidad de un gobierno que todavía no entra. Y lucir el influyentismo, como lo hacen Riobóo y otros sátrapas, jamás visto en una democracia.

catalinanq@hotmail.com

@catalinanq

Hasta el agotamiento. Sigue la cantaleta de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, como si se tratara de la obra más “infausta” de un gobierno. Lo revive, con una necedad demencial, el favorito del “electo”, José María Riobóo.

Se pone a las patadas con MITRE, la empresa estadounidense que determina, a qué aeropuertos sí y a cuáles no, pueden volar las compañías aéreas de su país, y declara, con majadería, que aquí no va a trabajar con ella. ¡Que está emberrinchada!

Se escuchan sandeces, pero como ésta, pocas. La reconocida compañía se especializa, en primer término, en la seguridad. Si veta una instalación es porque no cumple con los parámetros.

Su “error” fue el de presentar un estudio en el que se afirma que, el actual Benito Juárez y el que se piensa hacer en Santa Lucía, no son compatibles. La respuesta del “consentido sexenal” fue, “Los aviones no chocan, porque se repelen”.

A éste personaje se le encomienda una obra, de la que no tiene remota idea. Soberbio, tras perder la licitación para hacer las pistas en Texcoco, convenció a su amiguete de cancelar lo que hubiera sido un aeródromo de primer mundo.

Inconcebible el descaro con el que se empiezan a manejar “relaciones tercermundistas”. Jamás se había visto a alguien cercano a un Presidente, actuar como si fuera propietario de la verdad e imponerse sobre un proyecto que tenía atrás, décadas de estudios.

Se acabó el pudor, la decencia para guardar las formas. Se beneficiaba a los “cuates”, pero éstos permanecían en lo oscurito, sin crear problemas ni actuar con prepotencia.

Un acucioso panista dio a conocer la lista de las obras con las que se benefició al mentado Ingeniero, durante la administración de AMLO en el Distrito Federal. Del proyecto de los segundos pisos del Periférico, a “Deprimidos”, puentes vehiculares, Ciclovía y Distribuidor vial Zaragoza-Texcoco –entre otras-, la “justicia y gracia” fue notoria. Ebrard también lo favoreció con otras más. Catorce “trabajitos”, de los que habría que investigar cuántos fueron por adjudicación.

Este privilegiar, a quienes le acabarán haciendo un enorme daño –y, de paso, a todos los mexicanos-, fue el meollo de lo que dijo Diego Valadés, en la entrevista de Proceso.

Quien no sabe leer “entre líneas”, no pudo entender la importancia de las palabras del gran constitucionalista. Sin razonar se le fueron a la yugular al director –Rodríguez Castañeda- y al sereno, objetivo y periodista intachable, Álvaro Delgado.

AMLO se quejó de que en la fotografía se veía “decrépito” y algo así como “chochito”. Ni se cuece al primer hervor ni tiene edad de acné. Y, ¿a alguien le importará? Se vota a la búsqueda de un estadista, no de un actor ni modelo.

Peligroso para la libertad de expresión el que haya dicho que va a responder a los medios, cuando algo no le parezca (Le “cuadre”). Vendrán de inmediato represalias contra el periodista. O, ¿tiene el mismo peso la defensa de un colaborador, que el congraciarse con el mandamás nacional? En la misma línea vuelve a asomar la nariz la que será la Martita Sahagún sexenal, insistente en censurar cualquier expresión que no favorezca a su marido. ¡Dios nos agarre confesados!

Cancelar el NAIM, aunque insistan en querernos convencer de lo contrario, tiró la bolsa, el peso y la credibilidad de un gobierno que todavía no entra. Y lucir el influyentismo, como lo hacen Riobóo y otros sátrapas, jamás visto en una democracia.

catalinanq@hotmail.com

@catalinanq

miércoles 15 de agosto de 2018

Cuchillito de palo | Voluntad anticipada

miércoles 08 de agosto de 2018

Cuchillito de palo | Feminicidios: imparables

sábado 09 de junio de 2018

Cuchillito de palo | Sin pies ni cabeza

sábado 02 de junio de 2018

Cuchillito de palo | Chango viejo…

sábado 19 de mayo de 2018

¿Santa Margarita?

Cargar Más