/ viernes 4 de octubre de 2019

Datos confiables y construcción de paz

Por: Luisa Castillo Gavioto

En el tema de la violencia, así como en cualquier otro asunto, la falta de datos es un problema severo en cualquier país, ya que sin información confiable es imposible visibilizar la raíz de lo que sucede. De tal manera que, se elaboran mecanismos erróneos que no solucionan la situación de fondo, sino sólo momentáneamente.

Los sistemas de información de seguridad pública deben generar datos para después poder formular políticas públicas efectivas de justicia, prevención y reducción de violencia. Las referencias cruzadas de datos de víctimas o de la población entre las instituciones gubernamentales (sector salud, ministerio público, fiscalías, etc.) puede ser un mecanismo para evitar la impunidad. Por tanto, los datos de alta calidad enriquecen el trabajo de los analistas, ya sean policías, sociólogos o formuladores de políticas; igualmente, fortalecen y dan legitimidad a las instituciones que los producen y generan confianza entre la población (IEP, 2018).

En México, la falta de datos es un problema constante en cuanto a crímenes como homicidios, violaciones a los derechos humanos, crimen organizado, entre otros. Además, no existe coordinación ni sistematización entre las instituciones de seguridad y justicia. En otras palabras, es necesario que exista una buena base de datos para la prevención, la seguridad de la víctima y la rendición de cuentas del infractor (ONU Mujeres 2011). Cuando no hay información, los crímenes quedan impunes. Según Amnistía Internacional (2018), un 98% de los delitos que se cometen en México quedan sin resolver. Por lo que, la población se siente insatisfecha y esto puede generar sentimientos negativos como odio, frustración y justicia por cuenta propia, entre otras acciones que provocan más violencia.

Existen tres principales problemas en México: 1) los esfuerzos de las instituciones han hecho aún no son lo suficientemente detallados para poder desarrollar análisis de alta calidad para originar políticas públicas; 2) el gobierno no está invirtiendo suficiente dinero en sus sistemas de seguridad y justicia; y 3) los altos niveles de corrupción conducen a datos inexactos (IEP, 2018). Por ello, es de vital importancia que se desarrollen mejores capacidades institucionales y se construya un sistema de información robusto para que se genere paz en nuestro país.


@luicastgav

Por: Luisa Castillo Gavioto

En el tema de la violencia, así como en cualquier otro asunto, la falta de datos es un problema severo en cualquier país, ya que sin información confiable es imposible visibilizar la raíz de lo que sucede. De tal manera que, se elaboran mecanismos erróneos que no solucionan la situación de fondo, sino sólo momentáneamente.

Los sistemas de información de seguridad pública deben generar datos para después poder formular políticas públicas efectivas de justicia, prevención y reducción de violencia. Las referencias cruzadas de datos de víctimas o de la población entre las instituciones gubernamentales (sector salud, ministerio público, fiscalías, etc.) puede ser un mecanismo para evitar la impunidad. Por tanto, los datos de alta calidad enriquecen el trabajo de los analistas, ya sean policías, sociólogos o formuladores de políticas; igualmente, fortalecen y dan legitimidad a las instituciones que los producen y generan confianza entre la población (IEP, 2018).

En México, la falta de datos es un problema constante en cuanto a crímenes como homicidios, violaciones a los derechos humanos, crimen organizado, entre otros. Además, no existe coordinación ni sistematización entre las instituciones de seguridad y justicia. En otras palabras, es necesario que exista una buena base de datos para la prevención, la seguridad de la víctima y la rendición de cuentas del infractor (ONU Mujeres 2011). Cuando no hay información, los crímenes quedan impunes. Según Amnistía Internacional (2018), un 98% de los delitos que se cometen en México quedan sin resolver. Por lo que, la población se siente insatisfecha y esto puede generar sentimientos negativos como odio, frustración y justicia por cuenta propia, entre otras acciones que provocan más violencia.

Existen tres principales problemas en México: 1) los esfuerzos de las instituciones han hecho aún no son lo suficientemente detallados para poder desarrollar análisis de alta calidad para originar políticas públicas; 2) el gobierno no está invirtiendo suficiente dinero en sus sistemas de seguridad y justicia; y 3) los altos niveles de corrupción conducen a datos inexactos (IEP, 2018). Por ello, es de vital importancia que se desarrollen mejores capacidades institucionales y se construya un sistema de información robusto para que se genere paz en nuestro país.


@luicastgav

viernes 06 de marzo de 2020

Queridx Lectorx, nos están matando

viernes 28 de febrero de 2020

DH: del discurso a la acción

viernes 14 de febrero de 2020

El fenómeno Phoenix

viernes 24 de enero de 2020

Tú puedes construir paz

viernes 17 de enero de 2020

10 conflictos a monitorear este 2020

viernes 03 de enero de 2020

2019 y la ola de protestas

viernes 27 de diciembre de 2019

T-MEC para los mortales

Cargar Más