/ miércoles 22 de enero de 2020

Davos, luces y sombras

Ayer inició el Foro Económico Mundial (FEM) de Davos, que a lo largo de sus 50 ediciones ha sido visto como una reunión entre las élites económicas y políticas del mundo. No obstante, también es testigo de las grandes transformaciones de la historia reciente de la humanidad: la consolidación del capitalismo y sus crisis, el fin de la Guerra Fría, la llegada de internet, así como de la denominada Cuarta Revolución Industrial.

Este foro representa un espacio distinto, a otras cumbres internacionales, para el acercamiento entre empresas, países y organizaciones en torno a temas de interés global. Ahí se han gestado importantes alianzas políticas y comerciales con fuertes repercusiones económicas, sociales y ambientales. Pero también se ha constituido como un escenario para dirigir los reflectores en demandas contemporáneas que incluso llegan a ser polémicas.

El año pasado, Greta Thunberg aprovecho su participación para hacer visible la emergencia climática y apuntar la responsabilidad de las actuales generaciones en el fracaso por frenar el deterioro ambiental. Ayer demandó frenar todos los subsidios a combustibles fósiles.

Esta ocasión, el hilo conductor temático “Stakeholders para un mundo cohesionado y sostenible” habla de la necesidad de ponderar a las empresas no solo por sus ganancias económicas, sino por sus acciones de responsabilidad social ante nuevas lógicas de consumo; que implican ideales como el cuidado del medio ambiente, comercio justo y fomento de las economías locales. Además, esta edición del FEM busca contribuir con los gobiernos a seguir el progreso hacia el Acuerdo de París y el compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La logística del foro logró la certificación de evento sostenible (ISO 20121), lo que implica emplear proveedores de alimentos de origen local, utilizar energías renovables y limitar el uso de materiales de un solo uso. No deja de ser paradójico que, a pesar de que se están utilizando más vehículos eléctricos, buena parte de los participantes utilizan aeronaves privadas para acudir, lo que incrementa drásticamente la huella de carbono.

Esta cumbre, como otros foros económicos internacionales, abre el diálogo entre tomadores de decisiones para adaptarse a las nuevas exigencias del mundo y resolver estrategias efectivas para alcanzar algunos objetivos no menos importantes, como frenar la desigualdad, disminuir la pobreza, fomentar el desarrollo sostenible y alcanzar sociedades más justas.

Valdría la pena analizar si los frutos de esta edición contribuyen concretamente a transformar la visión sobre estas problemáticas sociales y la forma de solucionarlas.

#Davos20

#WEF20

#AcciónClimática

@ClauCorichi


Ayer inició el Foro Económico Mundial (FEM) de Davos, que a lo largo de sus 50 ediciones ha sido visto como una reunión entre las élites económicas y políticas del mundo. No obstante, también es testigo de las grandes transformaciones de la historia reciente de la humanidad: la consolidación del capitalismo y sus crisis, el fin de la Guerra Fría, la llegada de internet, así como de la denominada Cuarta Revolución Industrial.

Este foro representa un espacio distinto, a otras cumbres internacionales, para el acercamiento entre empresas, países y organizaciones en torno a temas de interés global. Ahí se han gestado importantes alianzas políticas y comerciales con fuertes repercusiones económicas, sociales y ambientales. Pero también se ha constituido como un escenario para dirigir los reflectores en demandas contemporáneas que incluso llegan a ser polémicas.

El año pasado, Greta Thunberg aprovecho su participación para hacer visible la emergencia climática y apuntar la responsabilidad de las actuales generaciones en el fracaso por frenar el deterioro ambiental. Ayer demandó frenar todos los subsidios a combustibles fósiles.

Esta ocasión, el hilo conductor temático “Stakeholders para un mundo cohesionado y sostenible” habla de la necesidad de ponderar a las empresas no solo por sus ganancias económicas, sino por sus acciones de responsabilidad social ante nuevas lógicas de consumo; que implican ideales como el cuidado del medio ambiente, comercio justo y fomento de las economías locales. Además, esta edición del FEM busca contribuir con los gobiernos a seguir el progreso hacia el Acuerdo de París y el compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La logística del foro logró la certificación de evento sostenible (ISO 20121), lo que implica emplear proveedores de alimentos de origen local, utilizar energías renovables y limitar el uso de materiales de un solo uso. No deja de ser paradójico que, a pesar de que se están utilizando más vehículos eléctricos, buena parte de los participantes utilizan aeronaves privadas para acudir, lo que incrementa drásticamente la huella de carbono.

Esta cumbre, como otros foros económicos internacionales, abre el diálogo entre tomadores de decisiones para adaptarse a las nuevas exigencias del mundo y resolver estrategias efectivas para alcanzar algunos objetivos no menos importantes, como frenar la desigualdad, disminuir la pobreza, fomentar el desarrollo sostenible y alcanzar sociedades más justas.

Valdría la pena analizar si los frutos de esta edición contribuyen concretamente a transformar la visión sobre estas problemáticas sociales y la forma de solucionarlas.

#Davos20

#WEF20

#AcciónClimática

@ClauCorichi


jueves 20 de febrero de 2020

Feminicidios e indignación social

miércoles 12 de febrero de 2020

Igualdad de género: compromiso latinoamericano

miércoles 05 de febrero de 2020

Etiquetados, obesidad y comercio internacional

miércoles 29 de enero de 2020

Niñez en guerra

miércoles 22 de enero de 2020

Davos, luces y sombras

miércoles 15 de enero de 2020

Australia en llamas

miércoles 08 de enero de 2020

Más aerolíneas, mejores vuelos

miércoles 18 de diciembre de 2019

Varias caras de la migración

miércoles 11 de diciembre de 2019

Salud, la otra tragedia de México

miércoles 04 de diciembre de 2019

Educación, la tragedia de México

Cargar Más