/ viernes 3 de mayo de 2024

De la pluma de Alejandro Encinas / El PRIAN o el petate del muerto

Por: Alejandro Encinas Rodríguez / Coordinador del Consejo Programático Asesor de Clara Brugada

Y ahora nos quieren salir con el petate del muerto. Retomo esta antigua expresión popular que se utiliza comúnmente para referirse a quien pretende asustar en función de su provecho personal, así como para referirse a embusteros y estafadores, ya que describe de manera nítida la estrategia que la derecha ha pretendido establecer ante el desmoronamiento de su campaña presidencial y descrédito de su candidato a la jefatura de gobierno, quien envuelto en un escándalo de negocios y corrupción se parapeta en la mentira y la calumnia.

Es el caso de la campaña que busca sembrar la idea de que la contienda electoral por la Ciudad de México se está cerrando, dato falaz que se desmorona ante el amplio espectro de encuestas sobre el estado que guarda la contienda electoral capitalina que ubican, en su gran mayoría, a la candidata de la Coalición Sigamos Haciendo Historia, Clara Brugada, con una ventaja estable a 30 días de la jornada electoral, y que se consolida con las estimaciones que permiten prever la recuperación de diversas alcaldías perdidas en 2021.

A ésta se suma la burda insistencia respecto a un eventual desencuentro entre las candidatas a la Presidencia de la República y a la Jefatura de Gobierno que impactaría en el resultado electoral. Nada más ajeno a la realidad. Más allá de la buena relación personal que han entablado, existe algo de los que carece la coalición opositora: identidad política en torno al proyecto de transformación que vive el país. Se trata de mujeres con una amplia trayectoria en la lucha por las libertades políticas y en la reivindicación de las causas sociales, que trasciende la coyuntura electoral y que entiende la relevancia de gobernar la capital del país y el papel fundamental que la Ciudad de México desempeña en la transformación democrática del país.

Lejos se está del abandono de la coalición opositora a su propia candidata, que ha llegado al extremo en diversas entidades del país, de llamar al voto diferenciado en favor de Claudia Sheinbaum para la Presidencia de la República y en favor de sus candidatos locales, hecho sin precedente que da cuenta del agotamiento del actual sistema de partidos y su descomposición.

Con todo no es posible caer en triunfalismos ni exceso de confianza. La sociedad capitalina es una sociedad crítica, exigente y demandante que exige mayores resultados en la gestión de gobierno en todos sus niveles. Es necesario encarar los retos y responsabilidades en el relanzamiento de un proyecto de gobierno que debe garantizar profundizar los avances obtenidos en materia de seguridad ciudadana; replantear el modelo de gestión del agua para garantizar el abasto suficiente, y que, a diferencia del pasado, aproveche el recurso que se encuentra en nuestro territorio; impulsar el desarrollo económico y la generación de empleos para el bienestar social, y establecer, por primera vez en el país, un sistema público de cuidados, que permita la integración comunitaria en condiciones de equidad y el ejercicio libre de los derechos de cada persona.

De cara a la jornada electoral, en la recta final de este proceso, no caben dudas ni ambigüedades, es necesario salir a votar, hacerlo con libertad. Un voto en cascada, por todos los candidatos de la Coalición Seguimos Haciendo Historia. El voto diferenciado al que apuesta la derecha es anodino. El voto representa el momento de una definición clara de la ciudadanía donde no cabe el pragmatismo ni el petate del muerto.

Por: Alejandro Encinas Rodríguez / Coordinador del Consejo Programático Asesor de Clara Brugada

Y ahora nos quieren salir con el petate del muerto. Retomo esta antigua expresión popular que se utiliza comúnmente para referirse a quien pretende asustar en función de su provecho personal, así como para referirse a embusteros y estafadores, ya que describe de manera nítida la estrategia que la derecha ha pretendido establecer ante el desmoronamiento de su campaña presidencial y descrédito de su candidato a la jefatura de gobierno, quien envuelto en un escándalo de negocios y corrupción se parapeta en la mentira y la calumnia.

Es el caso de la campaña que busca sembrar la idea de que la contienda electoral por la Ciudad de México se está cerrando, dato falaz que se desmorona ante el amplio espectro de encuestas sobre el estado que guarda la contienda electoral capitalina que ubican, en su gran mayoría, a la candidata de la Coalición Sigamos Haciendo Historia, Clara Brugada, con una ventaja estable a 30 días de la jornada electoral, y que se consolida con las estimaciones que permiten prever la recuperación de diversas alcaldías perdidas en 2021.

A ésta se suma la burda insistencia respecto a un eventual desencuentro entre las candidatas a la Presidencia de la República y a la Jefatura de Gobierno que impactaría en el resultado electoral. Nada más ajeno a la realidad. Más allá de la buena relación personal que han entablado, existe algo de los que carece la coalición opositora: identidad política en torno al proyecto de transformación que vive el país. Se trata de mujeres con una amplia trayectoria en la lucha por las libertades políticas y en la reivindicación de las causas sociales, que trasciende la coyuntura electoral y que entiende la relevancia de gobernar la capital del país y el papel fundamental que la Ciudad de México desempeña en la transformación democrática del país.

Lejos se está del abandono de la coalición opositora a su propia candidata, que ha llegado al extremo en diversas entidades del país, de llamar al voto diferenciado en favor de Claudia Sheinbaum para la Presidencia de la República y en favor de sus candidatos locales, hecho sin precedente que da cuenta del agotamiento del actual sistema de partidos y su descomposición.

Con todo no es posible caer en triunfalismos ni exceso de confianza. La sociedad capitalina es una sociedad crítica, exigente y demandante que exige mayores resultados en la gestión de gobierno en todos sus niveles. Es necesario encarar los retos y responsabilidades en el relanzamiento de un proyecto de gobierno que debe garantizar profundizar los avances obtenidos en materia de seguridad ciudadana; replantear el modelo de gestión del agua para garantizar el abasto suficiente, y que, a diferencia del pasado, aproveche el recurso que se encuentra en nuestro territorio; impulsar el desarrollo económico y la generación de empleos para el bienestar social, y establecer, por primera vez en el país, un sistema público de cuidados, que permita la integración comunitaria en condiciones de equidad y el ejercicio libre de los derechos de cada persona.

De cara a la jornada electoral, en la recta final de este proceso, no caben dudas ni ambigüedades, es necesario salir a votar, hacerlo con libertad. Un voto en cascada, por todos los candidatos de la Coalición Seguimos Haciendo Historia. El voto diferenciado al que apuesta la derecha es anodino. El voto representa el momento de una definición clara de la ciudadanía donde no cabe el pragmatismo ni el petate del muerto.