/ sábado 6 de abril de 2024

De la pluma de Miguel Reyes Razo / Cortés Camarillo en las entrañas de la noticia

"No produzcas, Félix...No produzcas...contenía entre comprensivo y alarmado Jacobo Zabludovsky. "¡Caray viejito si no te contengo me dejas sin "chamba"! Eres un ciclón. Todo lo quieres cambiar. Take it easy. Calma y nos amanecemos -remataba con una carcajada.

Tenía razón. Desde su primer día en Telesistema Mexicano, Félix Cortés Camarillo se sumergió en las entrañas de su responsabilidad. Fervoroso impulsor de la cultura pulsó la importancia de ese bien entre los reporteros. Sondeó gustos, aficiones, inclinaciones. Rango de estudios. ¿Qué formación tenía el temido Raúl Hernández? ¿Era el mejor en el cargo de Jefe de Información? ¿Los camarógrafos obedecían al viejo Carrillo quien a todos mantenía en incierto equilibrio con su muletilla: “Yo sigo las órdenes que me da el licenciado Miguel Alemán. Lo conozco desde que su papá era Presidente de México…”

"El viejo Carrillo abusa de su cargo. Maneja los equipos a su antojo. La CP-16, lo último en cámaras, las compró Alemán. Carrillo las tiene bajo llave" -se quejaba Ángel Cabrera y Francisca Saavedra lo secundaba.

Mujer que hizo historia en Telesistema Mexicano. Antigua poliomielitis la marcó. Ansiaba ser reportera. Trabajar con Zabludovsky. Se presentó en la oficina de la calle Héroes. Su determinación impresionó al fogueado informador. ¡Adelante Francisca Saavedra! Reveló la perseverancia de la muchacha. Exaltó su fortaleza y aspiración. Joven ejemplar. Deficiencia física -que nunca alteró su carácter- le dieron pronta fama a Francisca.

Fenómeno que se repetiría en la persona de Valentina Alazraki. Joven de familia bien cultivada -Benito Alazraki ganó fama mundial con su película "Raíces", basada en el libro de cuentos El Diosero, de Francisco Rojas González- fue muy bien recibida por Zabludovsky. "Ya que tu familia vive en Roma -le explicó- tú serás mi corresponsal en Europa. Informa lo que ocurre en el Vaticano. Las actividades del Papa...

"Es que yo nunca he reporteado, licenciado -frenó sincera y alarmada la joven Valentina. Yo...

"Mucho mejor. - elogió Jacobo Zabludovsky. Tu mirada fresca será novedosa. Tú -aconsejó- cuenta lo que veas. Has de cuenta que me lo platicas. Ve.

Y Valentina Alazraki siguió -al pie de la letra- las instrucciones de su experimentado guía. En marzo de 1980 cubrió en la antigua Yugoslavia la agonía del Mariscal Tito Largas semanas entre Belgrado y Lubliana. Ya era una informadora "hecha y derecha".

Félix Cortés Camarillo comenzó por exigir mejor, más clara redacción. Depurar la información. Fuera el uso de participio pasado.

"Ya nunca más el "ado" y el "ido". Relato más ágil. Directo. Ya no más gerundios. "El "ando" y el "endo" pesan como las losas de las tumbas en el panteón.

"A ver cómo le hacen -inauguró Félix- pero ya no más el "hincapeo". Ni las informaciones de miles y miles de millones de pesos al presentar notas sobre presupuestos. Imposible que el televidente sepa o imagine cifras propias de los cuentos de Aladino y la Lámpara Maravillosa.

"Se acabó eso de que el diputado zutano o el senador mengano son muy buenos cuates o "siempre dan nota". Los reporteros de "24 Horas" no tienen "clientes". Buen lenguaje. Idioma bien empleado. Precisión en la información. La noticia tiene su propio peso y su importancia. Por ello es.

Pegó la hebra con Fernando Alcalá. El imaginativo reportero que sin aspavientos fue capaz de lograr una entrevista con Sadam Hussein. Cosmopolita, amante de los viajes y la vida en hoteles y restaurantes de lujo, Alcalá sugería -al mismísimo Don Emilio Azcárraga Milmo- reportajes, entrevistas e investigaciones hasta entonces lejanos a los planes de los propietarios de Telesistema Mexicano. Félix y Fernando se hicieron inseparables. Tenían toda la confianza de Jacobo Zabludovsky. Con él realizaban los -números cero"- del futuro informativo.

Félix se propuso realizar un trabajo que superara los efectos de una simple noticia. Que el espectador -el escucha- sacara sus propias conclusiones. Que le buscara efectos. Posibilidades. Cara a cara. Palabras que ponían al tanto. Párrafos que ilustraban. Tentaran la curiosidad del informado. Envés y revés de la información. Ángulos novedosos.

"Tengo que dar con un método de informar y provocar reacciones"- dijo Félix Cortés Camarillo. Acción profunda. Engrandecerá a Telesistema. Este servicio informativo será el más importante, penetrante de la televisión mexicana.

Jacobo Zabudovsky recibió a otra joven aspirante a reportera. Le atrajo su nombre:

"Soy Olga Carlota Escandón...-se presentó la joven que lucía impresionante "pamela". Elegante, llamativo sombrero. Aire de aristócrata la caracterizaba. La entonación de su nombre. ¡Bienvenida!

"Una mujer llamada Graciela Leal, quiere que la recibas, Güero- le comunicó su eterna Lupita Garnica.

Imponente mujer. Desenvuelta. De firme carácter. Un pariente suyo en el periódico "El Universal Gráfico" le inspiró. Quiso, años atrás, alcanzar el título de "Miss México". Obtuvo un tercer lugar. Mujer atractiva. Su sonrisa abría puertas.

Félix Cortés Camarillo sugería posiciones. Jacobo Zabludovsky sopesaba y decidía.

Le gustó el estilo de Félix. Le entregó su confianza. Y Félix Cortés Camarillo en el centro de la escena. La Noticia. La Información. Saber.

No importa .se dijo. Que Jacobo procurara contenerlo; frenarlo Y hasta exclamara:

"¡No produzcas, Félix...No produzcas...!


"No produzcas, Félix...No produzcas...contenía entre comprensivo y alarmado Jacobo Zabludovsky. "¡Caray viejito si no te contengo me dejas sin "chamba"! Eres un ciclón. Todo lo quieres cambiar. Take it easy. Calma y nos amanecemos -remataba con una carcajada.

Tenía razón. Desde su primer día en Telesistema Mexicano, Félix Cortés Camarillo se sumergió en las entrañas de su responsabilidad. Fervoroso impulsor de la cultura pulsó la importancia de ese bien entre los reporteros. Sondeó gustos, aficiones, inclinaciones. Rango de estudios. ¿Qué formación tenía el temido Raúl Hernández? ¿Era el mejor en el cargo de Jefe de Información? ¿Los camarógrafos obedecían al viejo Carrillo quien a todos mantenía en incierto equilibrio con su muletilla: “Yo sigo las órdenes que me da el licenciado Miguel Alemán. Lo conozco desde que su papá era Presidente de México…”

"El viejo Carrillo abusa de su cargo. Maneja los equipos a su antojo. La CP-16, lo último en cámaras, las compró Alemán. Carrillo las tiene bajo llave" -se quejaba Ángel Cabrera y Francisca Saavedra lo secundaba.

Mujer que hizo historia en Telesistema Mexicano. Antigua poliomielitis la marcó. Ansiaba ser reportera. Trabajar con Zabludovsky. Se presentó en la oficina de la calle Héroes. Su determinación impresionó al fogueado informador. ¡Adelante Francisca Saavedra! Reveló la perseverancia de la muchacha. Exaltó su fortaleza y aspiración. Joven ejemplar. Deficiencia física -que nunca alteró su carácter- le dieron pronta fama a Francisca.

Fenómeno que se repetiría en la persona de Valentina Alazraki. Joven de familia bien cultivada -Benito Alazraki ganó fama mundial con su película "Raíces", basada en el libro de cuentos El Diosero, de Francisco Rojas González- fue muy bien recibida por Zabludovsky. "Ya que tu familia vive en Roma -le explicó- tú serás mi corresponsal en Europa. Informa lo que ocurre en el Vaticano. Las actividades del Papa...

"Es que yo nunca he reporteado, licenciado -frenó sincera y alarmada la joven Valentina. Yo...

"Mucho mejor. - elogió Jacobo Zabludovsky. Tu mirada fresca será novedosa. Tú -aconsejó- cuenta lo que veas. Has de cuenta que me lo platicas. Ve.

Y Valentina Alazraki siguió -al pie de la letra- las instrucciones de su experimentado guía. En marzo de 1980 cubrió en la antigua Yugoslavia la agonía del Mariscal Tito Largas semanas entre Belgrado y Lubliana. Ya era una informadora "hecha y derecha".

Félix Cortés Camarillo comenzó por exigir mejor, más clara redacción. Depurar la información. Fuera el uso de participio pasado.

"Ya nunca más el "ado" y el "ido". Relato más ágil. Directo. Ya no más gerundios. "El "ando" y el "endo" pesan como las losas de las tumbas en el panteón.

"A ver cómo le hacen -inauguró Félix- pero ya no más el "hincapeo". Ni las informaciones de miles y miles de millones de pesos al presentar notas sobre presupuestos. Imposible que el televidente sepa o imagine cifras propias de los cuentos de Aladino y la Lámpara Maravillosa.

"Se acabó eso de que el diputado zutano o el senador mengano son muy buenos cuates o "siempre dan nota". Los reporteros de "24 Horas" no tienen "clientes". Buen lenguaje. Idioma bien empleado. Precisión en la información. La noticia tiene su propio peso y su importancia. Por ello es.

Pegó la hebra con Fernando Alcalá. El imaginativo reportero que sin aspavientos fue capaz de lograr una entrevista con Sadam Hussein. Cosmopolita, amante de los viajes y la vida en hoteles y restaurantes de lujo, Alcalá sugería -al mismísimo Don Emilio Azcárraga Milmo- reportajes, entrevistas e investigaciones hasta entonces lejanos a los planes de los propietarios de Telesistema Mexicano. Félix y Fernando se hicieron inseparables. Tenían toda la confianza de Jacobo Zabludovsky. Con él realizaban los -números cero"- del futuro informativo.

Félix se propuso realizar un trabajo que superara los efectos de una simple noticia. Que el espectador -el escucha- sacara sus propias conclusiones. Que le buscara efectos. Posibilidades. Cara a cara. Palabras que ponían al tanto. Párrafos que ilustraban. Tentaran la curiosidad del informado. Envés y revés de la información. Ángulos novedosos.

"Tengo que dar con un método de informar y provocar reacciones"- dijo Félix Cortés Camarillo. Acción profunda. Engrandecerá a Telesistema. Este servicio informativo será el más importante, penetrante de la televisión mexicana.

Jacobo Zabudovsky recibió a otra joven aspirante a reportera. Le atrajo su nombre:

"Soy Olga Carlota Escandón...-se presentó la joven que lucía impresionante "pamela". Elegante, llamativo sombrero. Aire de aristócrata la caracterizaba. La entonación de su nombre. ¡Bienvenida!

"Una mujer llamada Graciela Leal, quiere que la recibas, Güero- le comunicó su eterna Lupita Garnica.

Imponente mujer. Desenvuelta. De firme carácter. Un pariente suyo en el periódico "El Universal Gráfico" le inspiró. Quiso, años atrás, alcanzar el título de "Miss México". Obtuvo un tercer lugar. Mujer atractiva. Su sonrisa abría puertas.

Félix Cortés Camarillo sugería posiciones. Jacobo Zabludovsky sopesaba y decidía.

Le gustó el estilo de Félix. Le entregó su confianza. Y Félix Cortés Camarillo en el centro de la escena. La Noticia. La Información. Saber.

No importa .se dijo. Que Jacobo procurara contenerlo; frenarlo Y hasta exclamara:

"¡No produzcas, Félix...No produzcas...!