/ sábado 13 de abril de 2024

De la pluma de Miguel Reyes Razo / La cotidianeidad del periodismo de Félix Cortés Camarillo (V)

"Siempre aspiré ser periodista; indagar e informar. Ideé estudiar. Como lo hacía en la Universidad Nacional para convertirse en Arquitecto, mi hermano Abraham. Descubrí que ni ahí ni en ninguna otra Casa de Estudios se enseñaba periodismo. Opté por inscribirme en la Facultad de Jurisprudencia. Estudiar leyes abría muchos horizontes. Prestigiaba. Denotaba seriedad y conocimiento. Cultura y visión de país y mundo. Me urgía trabajar. Contribuir a la economía familiar. Don David Zabludowsky -mi papá- se las veía difíciles. Su negocio -compra y venta de trapo en mercados- nos mantenía con evidente estrechez. Fui a buscar mi licencia de locutor. Conseguí trabajo en la estación XEQK la de "la Hora Exacta". Leía -a toda velocidad- un sinfin de anuncios en, exactamente, un minuto. Una hora después tenía la garganta hecha polvo y unos pocos pesos en la bolsa. Anuncié de toodo. Un día me pagaron con una jaula de gelatinas. Mi mamá se desconcertó al ver la vitrina. Había unas muy famosas. "Rosa" la cadena de establecimientos que las vendía. Los médicos las recetaban...

Relato de Jacobo Zabludowsky al resumir décadas de trabajo. "Tengo rango de Presidente de Noticiarios de Televisa. Cumplí mi antojo y curiosidad: ¿Qué se sentirá ser presidente? Y descubro: ¡Nada! Lo atribuyo a mi prolongada -larga- ruta. Desde abajo, desde el principio, poco a poco, paso a paso. Nadie me apadrinó. Nadie me protegió. Aprendí y aprendo. Décadas en la redacción de noticieros. Para radio. Y ¡desde luego! Para la televisión. Ese progreso careció de mareo. Y de los días en que no tuve dinero para pagar la maternidad cuando nació uno de mis hijos a mi situación hoy...

En este punto Gustavo Durán de Huerta - fotógrafo de Excélsior- soltó su cámara. Invadió intensa emoción a Jacobo. Tanta que dejó su escritorio y se refugió en un rincón de su oficina de "jefazo" en Televisa.

Tiempo de intensa emoción -de dura prueba- el que precedió a la creación de "24 HORAS". Informativo nocturno. Hora y media de noticias. El mundo en la tele. Corresponsales alrededor del planeta. Antiguos conocidos -Jesús Hermida-, frescas personalidades -Yolanda Sánchez- Probado, comprobado profesionalismo -Erika Wexler- simpatía y ligereza -Joaquín Pelaez- En Jalisco Rocío Villagarcía

Y ahí, a su derecha, a su izquierda, al frente , Félix Cortés Camarillo. En el alba de los treinta años. Con su saber del mundo. Dueño de ideas frescas y de cultura eterna. Capaz de obtener aquí, allá, acullá la información. La urgente. Mente disciplinada; estricta. Audacia lo impulsó. Telesistema Mexicano podía ser un gigante de la comunicación. En el país. Y en los de Lengua Española.

Concentró entonces todo esfuerzo en el éxito de "24 HORAS". Don Emilio Azcárraga Milmo -enérgico, dinámico, ambicioso propietario de Telesistema Mexicano- observaba con creciente interés el desarrollo del proyecto:

"¿Noticiario diario de hora y media? ¿Informativo de las diez y media de la noche hasta el último minuto del día? ¿Patrocinios? Jacobo asegura que Domecq lo apoya con "los ojos cerrados". Tiene muchos amigos y experiencia. Nadie le llega a los talones.Pero.

Don Emilio Azcárraga Milmo imponente en sus 40 años. Empresario pujante; visionario. Salido de educadores jesuitas en "Bachilleratos". Condiscípulo de Fernando, Luis Javier y Alejandro Solana Morales. Hugo y Julio Scherer. Azcárraga, hijo, heredero del enérgico Emilio Azcárraga Vidaurreta sabía lo que tenía entre manos.

"Emilio Azcárraga Milmo construyó el Estado Azteca...

"Obra gigantesca de Azcárraga y Ramírez Vázquez...

"Nada de "Emilito" -como le grita en la tele Ángel Fernández. Don Emilio...

"Este "Vasco" -remoquete que le endigó y repetía Amado Treviño- no tiene igual No lo para nadie...

Félix Cortés Camarillo organizó los "números cero" -programas modelo del esperado "24 HORAS". Una suerte de ensayo. Pruebas y más pruebas. "Demonio" apodaban a Arturo Vega , el productor del prometedor noticiario. El "floor manager" -motejado "Chimino" movía kilómetros de cable. "Números cero". Confección cuidadosa -milimétrica, exacta- de un medio informativo. Si de un periódico se tratara, el Jefe de Información destacaba a sus reporteros. A "cubrir" las distintas "fuentes" de información. Desde la PresidenciA de la República hasta las agencias funerarias y los puestos de socorro. Cruz Roja y aeropuerto. Información que se procesa en tiempo real. El del medio de informacion. Producción, publicidad, circulación. Hasta las manos del voceador,

Félix Cortes Camarillo descubre leves, casi imperceptibles cambios en sus modales. Gestos en su rostro. Profundiza el entrecejo. Adelanta el perfil. Procura escuchar mejior. Acomoda con deliberada lentitud sus imprescindibles gafas. Anteojos de gruesa armazón. Como si fueran pantallas de televisión. Disfruta trajes de casimir cortados a medida. En avenida Chapultepec, frente a Televicentro un sastre ofrece su experiencia en hechuras. "Le hace la ropa a los tríos", le enteran. "Los transforma en verdaderos mamarrachos"-critica. No afloja su rutina de trabajo. ¡¡Qué va! Casi imita -sigue el ejemplo de Zablidiwsky. Madrugador, puntual. "Yo me levanto a las cinco de la mañana. A la misma hora en que se aparece la Fortuna. La Suerte. A las cinco y cinco ya se acabó la que ofrecía. Hay que madrugar. Como Don Quijote", pontificaba Jacobo.

Félix Cortés Camarillo muy atento escuchaba. Se enteraba...


C. O. N. T. I. N. U. A. R. Ä. C. O. N. T. I. N. U. A. R. Á

"Siempre aspiré ser periodista; indagar e informar. Ideé estudiar. Como lo hacía en la Universidad Nacional para convertirse en Arquitecto, mi hermano Abraham. Descubrí que ni ahí ni en ninguna otra Casa de Estudios se enseñaba periodismo. Opté por inscribirme en la Facultad de Jurisprudencia. Estudiar leyes abría muchos horizontes. Prestigiaba. Denotaba seriedad y conocimiento. Cultura y visión de país y mundo. Me urgía trabajar. Contribuir a la economía familiar. Don David Zabludowsky -mi papá- se las veía difíciles. Su negocio -compra y venta de trapo en mercados- nos mantenía con evidente estrechez. Fui a buscar mi licencia de locutor. Conseguí trabajo en la estación XEQK la de "la Hora Exacta". Leía -a toda velocidad- un sinfin de anuncios en, exactamente, un minuto. Una hora después tenía la garganta hecha polvo y unos pocos pesos en la bolsa. Anuncié de toodo. Un día me pagaron con una jaula de gelatinas. Mi mamá se desconcertó al ver la vitrina. Había unas muy famosas. "Rosa" la cadena de establecimientos que las vendía. Los médicos las recetaban...

Relato de Jacobo Zabludowsky al resumir décadas de trabajo. "Tengo rango de Presidente de Noticiarios de Televisa. Cumplí mi antojo y curiosidad: ¿Qué se sentirá ser presidente? Y descubro: ¡Nada! Lo atribuyo a mi prolongada -larga- ruta. Desde abajo, desde el principio, poco a poco, paso a paso. Nadie me apadrinó. Nadie me protegió. Aprendí y aprendo. Décadas en la redacción de noticieros. Para radio. Y ¡desde luego! Para la televisión. Ese progreso careció de mareo. Y de los días en que no tuve dinero para pagar la maternidad cuando nació uno de mis hijos a mi situación hoy...

En este punto Gustavo Durán de Huerta - fotógrafo de Excélsior- soltó su cámara. Invadió intensa emoción a Jacobo. Tanta que dejó su escritorio y se refugió en un rincón de su oficina de "jefazo" en Televisa.

Tiempo de intensa emoción -de dura prueba- el que precedió a la creación de "24 HORAS". Informativo nocturno. Hora y media de noticias. El mundo en la tele. Corresponsales alrededor del planeta. Antiguos conocidos -Jesús Hermida-, frescas personalidades -Yolanda Sánchez- Probado, comprobado profesionalismo -Erika Wexler- simpatía y ligereza -Joaquín Pelaez- En Jalisco Rocío Villagarcía

Y ahí, a su derecha, a su izquierda, al frente , Félix Cortés Camarillo. En el alba de los treinta años. Con su saber del mundo. Dueño de ideas frescas y de cultura eterna. Capaz de obtener aquí, allá, acullá la información. La urgente. Mente disciplinada; estricta. Audacia lo impulsó. Telesistema Mexicano podía ser un gigante de la comunicación. En el país. Y en los de Lengua Española.

Concentró entonces todo esfuerzo en el éxito de "24 HORAS". Don Emilio Azcárraga Milmo -enérgico, dinámico, ambicioso propietario de Telesistema Mexicano- observaba con creciente interés el desarrollo del proyecto:

"¿Noticiario diario de hora y media? ¿Informativo de las diez y media de la noche hasta el último minuto del día? ¿Patrocinios? Jacobo asegura que Domecq lo apoya con "los ojos cerrados". Tiene muchos amigos y experiencia. Nadie le llega a los talones.Pero.

Don Emilio Azcárraga Milmo imponente en sus 40 años. Empresario pujante; visionario. Salido de educadores jesuitas en "Bachilleratos". Condiscípulo de Fernando, Luis Javier y Alejandro Solana Morales. Hugo y Julio Scherer. Azcárraga, hijo, heredero del enérgico Emilio Azcárraga Vidaurreta sabía lo que tenía entre manos.

"Emilio Azcárraga Milmo construyó el Estado Azteca...

"Obra gigantesca de Azcárraga y Ramírez Vázquez...

"Nada de "Emilito" -como le grita en la tele Ángel Fernández. Don Emilio...

"Este "Vasco" -remoquete que le endigó y repetía Amado Treviño- no tiene igual No lo para nadie...

Félix Cortés Camarillo organizó los "números cero" -programas modelo del esperado "24 HORAS". Una suerte de ensayo. Pruebas y más pruebas. "Demonio" apodaban a Arturo Vega , el productor del prometedor noticiario. El "floor manager" -motejado "Chimino" movía kilómetros de cable. "Números cero". Confección cuidadosa -milimétrica, exacta- de un medio informativo. Si de un periódico se tratara, el Jefe de Información destacaba a sus reporteros. A "cubrir" las distintas "fuentes" de información. Desde la PresidenciA de la República hasta las agencias funerarias y los puestos de socorro. Cruz Roja y aeropuerto. Información que se procesa en tiempo real. El del medio de informacion. Producción, publicidad, circulación. Hasta las manos del voceador,

Félix Cortes Camarillo descubre leves, casi imperceptibles cambios en sus modales. Gestos en su rostro. Profundiza el entrecejo. Adelanta el perfil. Procura escuchar mejior. Acomoda con deliberada lentitud sus imprescindibles gafas. Anteojos de gruesa armazón. Como si fueran pantallas de televisión. Disfruta trajes de casimir cortados a medida. En avenida Chapultepec, frente a Televicentro un sastre ofrece su experiencia en hechuras. "Le hace la ropa a los tríos", le enteran. "Los transforma en verdaderos mamarrachos"-critica. No afloja su rutina de trabajo. ¡¡Qué va! Casi imita -sigue el ejemplo de Zablidiwsky. Madrugador, puntual. "Yo me levanto a las cinco de la mañana. A la misma hora en que se aparece la Fortuna. La Suerte. A las cinco y cinco ya se acabó la que ofrecía. Hay que madrugar. Como Don Quijote", pontificaba Jacobo.

Félix Cortés Camarillo muy atento escuchaba. Se enteraba...


C. O. N. T. I. N. U. A. R. Ä. C. O. N. T. I. N. U. A. R. Á