/ sábado 18 de mayo de 2024

De la pluma de Miguel Reyes Razo / León García Soler en el anecdotario periodístico (X)                          

Mientras Félix Cortés Camarillo revisaba instalaciones del famoso Restaurante "Passy" de la calle Amberes y calculaba las posibilidades que ofrecía el lugar para que el periodista Jacobo Zabludovsky consiguiera entrevistar -sin su acuerdo- al mundialmente conocido Gabriel García Márquez y al tiempo que el propietario del agradable lugar describía y mostraba hasta el último rincón del breve jardín y la tenue atmósfera del distante bar, se presentó pálido y con aire de abandono Rodolfo Landeros Gallegos.

"Güero", lo trataban con cordial respeto infinidad de conocidos. "Güero" Landeros bien vestido. Pelo lacio -muy abundante- bien peinado. "Güero" Landeros excelente Jefe de Prensa. Conchita Solana Morales -hermana menor de Fernando y Luis Javier. Conchita, sobrina de Don Daniel Morales Blumenkron dueño del semanario "Mañana". Revista que -pregonaba desde el cuarto piso del edificio "Avenida" de Juarez 88: "Sale los martes". Conchita Solana ya publirrelacionista. Leal colaboradora del "Güero"Landeros en la Secretaría de Hacienda. Probada periodista de "Sociales" en la también patrimonio familar "Madame". Única competidora de la acreditada "Social".

"¿Saben a qué hora viene a comer hoy Joaquín López-Dóriga? -planteó neutro el "Güero" Rodolfo Landeros. Quiero disculparme con él. Me "pegó" la migraña y lo dejé plantado la semana pasada. El secretario lo quiere mucho. Me encargó le entregara unos datos para su columna. Pero -encendió un BensonandHedges, el "Güero" y mezcló humo, palabras, excusas para concluir: "como sé que le gusta mucho venir a comer contigo Miguel Ángel -dirigiéndose a Ortega- me arranqué para explicarle mi fotofobia. No aguanto la luz. Es dolor y descomposición general. No saben ustedes -abarcó Landeros- la tortura de la migraña. Encierro. Obscuridad. Soledad. Ayuno. Piquetes de Vitamina B12.

"Manuel Buendía la padece. Lo anula. Entonces no pone un pie fuera de su casa. Jejeje",- reveló, se festejo el muy enterado Miguel Angel Ortega.

"Por eso Buendía usa lentes obscuros.-completó el "Güero Landeros. A veces su silencio - de tan prolongado - desconcertaba.

"Me telefoneó muy temprano para citarme en el " Passy". Que tenía un material para mi columna "A la Mitad del Foro ", producía con ronca voz - que el tabaquismo oscurecía- el muy leido, culto, agudo abogado potosino Leon García Soler. Y llego y se tarda horas y luego se hunde en eterna mudez. No entiendo

Y Leon Garcia Soler prendía un nuevo - casi eterno- cigarro. Y contaba:

"Ya estaba "cantada" la candidatura de Leon Garcia, mi padre al gobierno de San Luis Potosí y el líder del Peeneerre recibe un llamado del presidente Lazaro Cardenas para que "rectifique" y niegue el hecho. "Lo haré porque usted me lo ordena, Presidente. Pero al mismo tiempo tengo que renunciar a la jefatura del partido. Usted me inutilizó, Presidente". Y sí, dimitió. Y mi papá - quien con Graciano Sanchez fundaron la Confederación Nacional Campesina- se desilusionó. Años después el Presidente Adolfo López Mateos lo atrajo y lo designó Jefe de Oficina de Quejas de la Presidencia de la Republica. En ese cargo murió. Era joven "mi viejo". Apenas tenia 64 años...

Relato que conmovía al restaurantero Miguel Angel Ortega. Hombre agudo, sabedor de debilidades humanas deslizaba:

“Tú nunca te has dejado, Leon. Te dices "sostenedor, entrón, gallero, amarrador ". Y ni quien te lo quite. Y bueno para los "cates". Me acuerdo del dia en que le diste un par de " catorrazos" al columnista del Excelsior, Enrique Loubet junior. De pronto te pusiste como fiera. Le soltaste par de derechazos a Loubet que al caer destrozo la silla y luego se puso a llorar.

Calmo, sereno León Garcia Soler, hombre de gesto decidido y tórax poderoso que se movía sobre piernas poderosas algo arqueadas y habla avasalladora atajó a Miguel Ángel Ortega:

"Enrique Loubet - fulano que pasa de los 60 y se firma junior- es vanidoso y cobarde. Abusivo se pavonea: "Soy la Vaca Sagrada de Excelsior. Véanme bien. Soy blanco. Nadie iguala mi crónica. Ahi esta ese jovencito Fernando Meraz. Lo mandó Julio Scherer para que madure. Lo traigo de "cuije". De "canchanchan". Escribo mi crónica y Meraz me ruega le regale el "testigo". Me pide la autografie. Meraz me llama "Maestro", con gestos lisonjeros...

" Jejeje - rió muy divertido sacudiéndose por el chispeante relato de Garcia Soler- pintas a Loubet asi de odioso y ofensivo y " gorrón" que es. Nunca paga una cuenta. Bebe whisky que nunca paga. ¿Por que le pegaste y lo hiciste llorar, Leon ?

" Me colmó el plato. Me sacó de quicio. Enrique Loubet es muy agresivo. Ofende al punzar defectos y deficiencias. Abusa de los que cree inferiores. Y me agarró de malas. Me faltó al respeto y le solté un puñetazo y le dije, le grite :

" Yo no soy, como tu Enrique, un desgraciado "presta hermanas ". Tu te beneficias de los amigos de tus hermanas. Toma y vete al tal. Y le pegué . Un par de sopapazos. ¡No es pieza!

Le cambió el gesto a Miguel Ángel Ortega:

"Tengo aquí a Felix Cortes Camarillo. Quiere organizar un banquete. Cosa de Jacobo Zabludovsky. Felix revisa el restaurante. Lo atiendo y regreso contigo. Quedate con el Güero Landeros

" Mandame a tu mesero Jesus Lares con un etiquetanegra doble.

Mientras Félix Cortés Camarillo revisaba instalaciones del famoso Restaurante "Passy" de la calle Amberes y calculaba las posibilidades que ofrecía el lugar para que el periodista Jacobo Zabludovsky consiguiera entrevistar -sin su acuerdo- al mundialmente conocido Gabriel García Márquez y al tiempo que el propietario del agradable lugar describía y mostraba hasta el último rincón del breve jardín y la tenue atmósfera del distante bar, se presentó pálido y con aire de abandono Rodolfo Landeros Gallegos.

"Güero", lo trataban con cordial respeto infinidad de conocidos. "Güero" Landeros bien vestido. Pelo lacio -muy abundante- bien peinado. "Güero" Landeros excelente Jefe de Prensa. Conchita Solana Morales -hermana menor de Fernando y Luis Javier. Conchita, sobrina de Don Daniel Morales Blumenkron dueño del semanario "Mañana". Revista que -pregonaba desde el cuarto piso del edificio "Avenida" de Juarez 88: "Sale los martes". Conchita Solana ya publirrelacionista. Leal colaboradora del "Güero"Landeros en la Secretaría de Hacienda. Probada periodista de "Sociales" en la también patrimonio familar "Madame". Única competidora de la acreditada "Social".

"¿Saben a qué hora viene a comer hoy Joaquín López-Dóriga? -planteó neutro el "Güero" Rodolfo Landeros. Quiero disculparme con él. Me "pegó" la migraña y lo dejé plantado la semana pasada. El secretario lo quiere mucho. Me encargó le entregara unos datos para su columna. Pero -encendió un BensonandHedges, el "Güero" y mezcló humo, palabras, excusas para concluir: "como sé que le gusta mucho venir a comer contigo Miguel Ángel -dirigiéndose a Ortega- me arranqué para explicarle mi fotofobia. No aguanto la luz. Es dolor y descomposición general. No saben ustedes -abarcó Landeros- la tortura de la migraña. Encierro. Obscuridad. Soledad. Ayuno. Piquetes de Vitamina B12.

"Manuel Buendía la padece. Lo anula. Entonces no pone un pie fuera de su casa. Jejeje",- reveló, se festejo el muy enterado Miguel Angel Ortega.

"Por eso Buendía usa lentes obscuros.-completó el "Güero Landeros. A veces su silencio - de tan prolongado - desconcertaba.

"Me telefoneó muy temprano para citarme en el " Passy". Que tenía un material para mi columna "A la Mitad del Foro ", producía con ronca voz - que el tabaquismo oscurecía- el muy leido, culto, agudo abogado potosino Leon García Soler. Y llego y se tarda horas y luego se hunde en eterna mudez. No entiendo

Y Leon Garcia Soler prendía un nuevo - casi eterno- cigarro. Y contaba:

"Ya estaba "cantada" la candidatura de Leon Garcia, mi padre al gobierno de San Luis Potosí y el líder del Peeneerre recibe un llamado del presidente Lazaro Cardenas para que "rectifique" y niegue el hecho. "Lo haré porque usted me lo ordena, Presidente. Pero al mismo tiempo tengo que renunciar a la jefatura del partido. Usted me inutilizó, Presidente". Y sí, dimitió. Y mi papá - quien con Graciano Sanchez fundaron la Confederación Nacional Campesina- se desilusionó. Años después el Presidente Adolfo López Mateos lo atrajo y lo designó Jefe de Oficina de Quejas de la Presidencia de la Republica. En ese cargo murió. Era joven "mi viejo". Apenas tenia 64 años...

Relato que conmovía al restaurantero Miguel Angel Ortega. Hombre agudo, sabedor de debilidades humanas deslizaba:

“Tú nunca te has dejado, Leon. Te dices "sostenedor, entrón, gallero, amarrador ". Y ni quien te lo quite. Y bueno para los "cates". Me acuerdo del dia en que le diste un par de " catorrazos" al columnista del Excelsior, Enrique Loubet junior. De pronto te pusiste como fiera. Le soltaste par de derechazos a Loubet que al caer destrozo la silla y luego se puso a llorar.

Calmo, sereno León Garcia Soler, hombre de gesto decidido y tórax poderoso que se movía sobre piernas poderosas algo arqueadas y habla avasalladora atajó a Miguel Ángel Ortega:

"Enrique Loubet - fulano que pasa de los 60 y se firma junior- es vanidoso y cobarde. Abusivo se pavonea: "Soy la Vaca Sagrada de Excelsior. Véanme bien. Soy blanco. Nadie iguala mi crónica. Ahi esta ese jovencito Fernando Meraz. Lo mandó Julio Scherer para que madure. Lo traigo de "cuije". De "canchanchan". Escribo mi crónica y Meraz me ruega le regale el "testigo". Me pide la autografie. Meraz me llama "Maestro", con gestos lisonjeros...

" Jejeje - rió muy divertido sacudiéndose por el chispeante relato de Garcia Soler- pintas a Loubet asi de odioso y ofensivo y " gorrón" que es. Nunca paga una cuenta. Bebe whisky que nunca paga. ¿Por que le pegaste y lo hiciste llorar, Leon ?

" Me colmó el plato. Me sacó de quicio. Enrique Loubet es muy agresivo. Ofende al punzar defectos y deficiencias. Abusa de los que cree inferiores. Y me agarró de malas. Me faltó al respeto y le solté un puñetazo y le dije, le grite :

" Yo no soy, como tu Enrique, un desgraciado "presta hermanas ". Tu te beneficias de los amigos de tus hermanas. Toma y vete al tal. Y le pegué . Un par de sopapazos. ¡No es pieza!

Le cambió el gesto a Miguel Ángel Ortega:

"Tengo aquí a Felix Cortes Camarillo. Quiere organizar un banquete. Cosa de Jacobo Zabludovsky. Felix revisa el restaurante. Lo atiendo y regreso contigo. Quedate con el Güero Landeros

" Mandame a tu mesero Jesus Lares con un etiquetanegra doble.