/ lunes 11 de abril de 2022

Del dicho al hecho, en Vallejo

Es la típica frase en la cultura mexicana cuando dudamos que algo pase tal como se planea, y aplica no sólo en la vida diaria, sino en los actos de gobierno, ya que ahí se refleja constantemente; por poner un ejemplo, en materia de Desarrollo Urbano se plantea un proyecto y en la práctica se hacen modificaciones o resulta ser diferente a la propuesta original.

Si revisamos una de las propuestas recientes en esa materia, encontramos que hace poco más de un año, el pasado 24 de marzo de 2021, se publicó el Programa Parcial de Desarrollo Urbano de Vallejo y hoy ante algunas cosas que han pasado en esa zona y después de su entrada en vigor, podríamos evaluar su eficacia y funcionamiento; revisando los criterios de gestión integral de riesgos y protección civil. Pues es de importancia para quienes habitan en la zona, ya que el uso industrial de muchos predios es el que aún predomina y se ha puesto en evidencia la vulnerabilidad que en esa materia tiene Vallejo; por eso valoremos el dicho y el hecho del Programa Parcial:

El dicho: Cuando se anunció el proyecto Vallejo-I se destacó la importancia de reactivar la economía de esta zona de la ciudad considerada industrial y productiva; pero con la demanda de vivienda, se habló del cambio del suelo por un perfil habitacional, logrando lo que se conoce como “reconversión del suelo” de esta manera se cubriría la necesidad de vivienda de miles de capitalinos, sin sacrificar el suelo industrial. ¡vaya propuesta!

La idea para muchos es buena, en lo personal cada vez me convenzo mas que ¡no del todo!; realmente no por estar en contra del desarrollo y progreso de la Ciudad; sino que estoy del lado de la legalidad y del orden como herramientas de seguridad para todos: inversionistas, desarrolladores, compradores y habitantes.

En su momento decía que se revisaran cuidadosamente los temas de protección civil, la capacidad de respuesta de las autoridades y el compromiso de los servicios urbanos. Incluso a pesar de que se señaló por la dependencia, un Alto riesgo en materia de protección civil, el gobierno dio una opinión favorable.

El Hecho: Ya se evidenció el alto riesgo de la zona el miércoles 19 de enero de este año en la colonia Coltongo, donde hubo un incendio en una fabrica de bicicletas que rápidamente llegó a otras bodegas, y fue de tal magnitud que desalojaron a más de 200 personas. Después de 15 horas de trabajo y la ayuda de varias alcaldías y dependencias controlarse y apagarse el incendio.

Hoy renace la duda de la capacidad de respuesta ante estos incidentes en la zona; y no ponemos en duda el actuar de los bomberos o de las dependencias, sino el planteamiento de contar con zonas habitacionales que van a necesitar servicios y seguridad, entre ellos la gestión de riesgos, en una zona industrial de fabricas y bodegas.

Ahora la zona están en tranquilidad, pero existe es posible un nuevo incidente que ponga en riesgo su salud o su vida,

Mañana puede ser tarde, pues es importante volver a analizar los riesgos y actualizar el nivel de seguridad por las características de Vallejo.

Siempre con expertos, autoridades y ciudadanía, se llega a soluciones en beneficio de todas y todos; por eso propuse ante el Congreso de la CDMX revisar los aspectos de Protección Civil y Gestión de Riesgos en esta zona de Azcapotzalco; y también solicité mesas de trabajo con las autoridades para analizar los escenarios ante alguna catástrofe. Justo esos supuestos a los que desde diciembre de 2020 se refería la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y a pesar de ese alto riesgo, opinó a favor.

Estoy convencida que no debemos seguir demostrando las diferencias entre el dicho y el hecho, debe haber congruencia en el ejercicio de la función pública, pues no hay peor error o responsabilidad, que la omisión o poner en riesgo a la ciudadanía.

Es la típica frase en la cultura mexicana cuando dudamos que algo pase tal como se planea, y aplica no sólo en la vida diaria, sino en los actos de gobierno, ya que ahí se refleja constantemente; por poner un ejemplo, en materia de Desarrollo Urbano se plantea un proyecto y en la práctica se hacen modificaciones o resulta ser diferente a la propuesta original.

Si revisamos una de las propuestas recientes en esa materia, encontramos que hace poco más de un año, el pasado 24 de marzo de 2021, se publicó el Programa Parcial de Desarrollo Urbano de Vallejo y hoy ante algunas cosas que han pasado en esa zona y después de su entrada en vigor, podríamos evaluar su eficacia y funcionamiento; revisando los criterios de gestión integral de riesgos y protección civil. Pues es de importancia para quienes habitan en la zona, ya que el uso industrial de muchos predios es el que aún predomina y se ha puesto en evidencia la vulnerabilidad que en esa materia tiene Vallejo; por eso valoremos el dicho y el hecho del Programa Parcial:

El dicho: Cuando se anunció el proyecto Vallejo-I se destacó la importancia de reactivar la economía de esta zona de la ciudad considerada industrial y productiva; pero con la demanda de vivienda, se habló del cambio del suelo por un perfil habitacional, logrando lo que se conoce como “reconversión del suelo” de esta manera se cubriría la necesidad de vivienda de miles de capitalinos, sin sacrificar el suelo industrial. ¡vaya propuesta!

La idea para muchos es buena, en lo personal cada vez me convenzo mas que ¡no del todo!; realmente no por estar en contra del desarrollo y progreso de la Ciudad; sino que estoy del lado de la legalidad y del orden como herramientas de seguridad para todos: inversionistas, desarrolladores, compradores y habitantes.

En su momento decía que se revisaran cuidadosamente los temas de protección civil, la capacidad de respuesta de las autoridades y el compromiso de los servicios urbanos. Incluso a pesar de que se señaló por la dependencia, un Alto riesgo en materia de protección civil, el gobierno dio una opinión favorable.

El Hecho: Ya se evidenció el alto riesgo de la zona el miércoles 19 de enero de este año en la colonia Coltongo, donde hubo un incendio en una fabrica de bicicletas que rápidamente llegó a otras bodegas, y fue de tal magnitud que desalojaron a más de 200 personas. Después de 15 horas de trabajo y la ayuda de varias alcaldías y dependencias controlarse y apagarse el incendio.

Hoy renace la duda de la capacidad de respuesta ante estos incidentes en la zona; y no ponemos en duda el actuar de los bomberos o de las dependencias, sino el planteamiento de contar con zonas habitacionales que van a necesitar servicios y seguridad, entre ellos la gestión de riesgos, en una zona industrial de fabricas y bodegas.

Ahora la zona están en tranquilidad, pero existe es posible un nuevo incidente que ponga en riesgo su salud o su vida,

Mañana puede ser tarde, pues es importante volver a analizar los riesgos y actualizar el nivel de seguridad por las características de Vallejo.

Siempre con expertos, autoridades y ciudadanía, se llega a soluciones en beneficio de todas y todos; por eso propuse ante el Congreso de la CDMX revisar los aspectos de Protección Civil y Gestión de Riesgos en esta zona de Azcapotzalco; y también solicité mesas de trabajo con las autoridades para analizar los escenarios ante alguna catástrofe. Justo esos supuestos a los que desde diciembre de 2020 se refería la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y a pesar de ese alto riesgo, opinó a favor.

Estoy convencida que no debemos seguir demostrando las diferencias entre el dicho y el hecho, debe haber congruencia en el ejercicio de la función pública, pues no hay peor error o responsabilidad, que la omisión o poner en riesgo a la ciudadanía.