/ jueves 8 de febrero de 2024

Desaforada / ¿Mejores pensiones y viviendas para los millennials? 

El paquete de reformas que entregó el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) el pasado 5 de febrero aparentemente pinta un mejor panorama para los millennials en materia de pensiones y de vivienda, una especie de reivindicación de las reformas que se hicieron en la época neoliberal.

Todo consistirá en hacer cambios al artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Primero, en pensiones porque ya no estaremos condenados únicamente a lo que la Afore nos entregue cuando nos retiremos de la vida laboral. Recuerde que todas las personas que empezaron a cotizar en el IMSS a partir del 1 de julio de 1997 o en el ISSSTE en 2007, se iban a pensionar con el régimen de contribución individual, lo que significa que su pensión sería menor al 30% de su actual ingreso.

La propuesta de AMLO indica que las personas que pertenezcan a esta régimen de pensiones, en su mayoría millennials, podrán recibir de pensión el 100% de su último salario y no sólo eso, la pensión se medirá con base en el salario mínimo promedio que irá aumentando cada año y que parte al menos de una cantidad de casi 17 mil pesos.

Para ello, la iniciativa propone que la Secretaría de Hacienda creará y manejará junto con el Banco de México (Banxico) un Fondo de Pensiones para el Bienestar, el cual se financiará de los ingresos que genere el Indep, de la venta de bienes inmuebles que tenían funcionarios del Poder Judicial, de eliminar ramos autónomos, entre otras fuentes.

Este fondo iniciará con un capital semilla de alrededor de 64 mil millones de pesos y se seguirá nutriendo, según la iniciativa, de remanentes que se generen, por ejemplo, del Tren Maya o de otras empresas a cargo de las Fuerzas Armadas.

Ahora, en materia de vivienda se propone que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) pueda construir vivienda para que los trabajadores puedan adquirirla en un esquema de renta o en propiedad. Cuando se trate de esquema de arrendamiento, la mensualidad que se le cobre al trabajador no podrá exceder el 30% de su salario.

Según la iniciativa, cualquier persona que lleve cotizando un año a la seguridad social podrá acceder a este beneficio si se compromete a pagar la renta por diez años. Esto se logrará confiando en que se implementará un “plan de eficiencia operativa” y con un fondo nacional de la vivienda.

Dicho fondo invertirá los recursos en la construcción de vivienda para que las personas puedan adquirirla o arrendarla.

Todo hasta aquí suena a que los millennials podemos tener quizá la oportunidad de pensar en un mejor retiro y hasta de comprar una casa, pero la realidad es que estas iniciativas no beneficiarán a todos porque sigue partiendo de la estructura laboral de que unos son formales y otros informales. Sólo 4 de cada 10 contribuye a la seguridad social (salud pública, afore y vivienda). El resto sigue excluido.

Y sobre el financiamiento, sólo me queda pensar en aquel dicho “prometer no empobrece” y también “del dicho al hecho hay mucho trecho”.


Correo: elizabeth.albarran@elsoldemexico.com.mx

X: @ElizaAlbarran

TikTok: @elizalbarran11

El paquete de reformas que entregó el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) el pasado 5 de febrero aparentemente pinta un mejor panorama para los millennials en materia de pensiones y de vivienda, una especie de reivindicación de las reformas que se hicieron en la época neoliberal.

Todo consistirá en hacer cambios al artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Primero, en pensiones porque ya no estaremos condenados únicamente a lo que la Afore nos entregue cuando nos retiremos de la vida laboral. Recuerde que todas las personas que empezaron a cotizar en el IMSS a partir del 1 de julio de 1997 o en el ISSSTE en 2007, se iban a pensionar con el régimen de contribución individual, lo que significa que su pensión sería menor al 30% de su actual ingreso.

La propuesta de AMLO indica que las personas que pertenezcan a esta régimen de pensiones, en su mayoría millennials, podrán recibir de pensión el 100% de su último salario y no sólo eso, la pensión se medirá con base en el salario mínimo promedio que irá aumentando cada año y que parte al menos de una cantidad de casi 17 mil pesos.

Para ello, la iniciativa propone que la Secretaría de Hacienda creará y manejará junto con el Banco de México (Banxico) un Fondo de Pensiones para el Bienestar, el cual se financiará de los ingresos que genere el Indep, de la venta de bienes inmuebles que tenían funcionarios del Poder Judicial, de eliminar ramos autónomos, entre otras fuentes.

Este fondo iniciará con un capital semilla de alrededor de 64 mil millones de pesos y se seguirá nutriendo, según la iniciativa, de remanentes que se generen, por ejemplo, del Tren Maya o de otras empresas a cargo de las Fuerzas Armadas.

Ahora, en materia de vivienda se propone que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) pueda construir vivienda para que los trabajadores puedan adquirirla en un esquema de renta o en propiedad. Cuando se trate de esquema de arrendamiento, la mensualidad que se le cobre al trabajador no podrá exceder el 30% de su salario.

Según la iniciativa, cualquier persona que lleve cotizando un año a la seguridad social podrá acceder a este beneficio si se compromete a pagar la renta por diez años. Esto se logrará confiando en que se implementará un “plan de eficiencia operativa” y con un fondo nacional de la vivienda.

Dicho fondo invertirá los recursos en la construcción de vivienda para que las personas puedan adquirirla o arrendarla.

Todo hasta aquí suena a que los millennials podemos tener quizá la oportunidad de pensar en un mejor retiro y hasta de comprar una casa, pero la realidad es que estas iniciativas no beneficiarán a todos porque sigue partiendo de la estructura laboral de que unos son formales y otros informales. Sólo 4 de cada 10 contribuye a la seguridad social (salud pública, afore y vivienda). El resto sigue excluido.

Y sobre el financiamiento, sólo me queda pensar en aquel dicho “prometer no empobrece” y también “del dicho al hecho hay mucho trecho”.


Correo: elizabeth.albarran@elsoldemexico.com.mx

X: @ElizaAlbarran

TikTok: @elizalbarran11