/ domingo 18 de octubre de 2020

Ecos lejanos

“Honor a quien honor merece..”

Y no, definitivamente, no lo merece… La prueba más evidente está en la dureza con la que el Dr. Hugo López Gatell fue recibido en el Senado de la República: responsable de la política de salud durante la pandemia ha desdeñado a sus antecesores, a quienes lo hemos criticado y, principalmente, a la sociedad mexicana, cuya confianza –por órdenes del Prejidente López Obrador, sencillamente ha traicionado…

Se presume científico abusando de la banalidad, con gestos que iban de la fingida cara de sorpresa a una risa burlona que sus ojos dibujaban detrás del cubrebocas –cuyo uso cuestiona- en la comparecencia a que fue sometido por el Senado el pasado lunes: asentía y/o negaba en señal de desacuerdo, levantaba las cejas, se le salían los ojos y llegó incluso a aplaudir a sus opositores –esta vez en su mayoría valientes féminas- con datos en mano que ilustraban la pésima forma en que el gobierno ha enfrentado al COVID-19.

Más de 85 mil muertes y ya cerca de un millón de contagios registrados oficialmente bajo un mínimo número de pruebas, y sin embargo, pese a lo que el mundo exige, a semejanza de su padrino- tocayo de apellido López Obrador, aún no está convencido de usar el cubrebocas… incómodo para todos pero mostradamente necesario en estos tiempos, vaya el ejemplo del Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, que, sin ser médico, sí predicó y lo asume con toda firmeza.

En conclusión, Hugo López no tiene las credenciales científicas y administrativas de las que se ufana, menos aún comparado con antecesores como Guillermo Soberón –recién fallecido sin honores por parte de la actual administración-, Julio Frenk, José Narro, José Ramón de la Fuente, Jesús Kumate, José Ángel Córdova Villalobos y Salomón Chertorivski.

Loable, impecable y muy valiente la actitud de exmorenista —hoy panista— Lilly Téllez, quien a nombre de millones de mexicanos cuestionó al Dr. López temas como más del 10% de letalidad y contagios en México, contra el 3% promedio en los ocho países con mayores cifras a nivel mundial, la falta de pruebas pese al llamado de la OMS para hacer “pruebas, pruebas y más pruebas” para rastrear el virus, sus cuestionamientos sobre el uso del cubrebocas…

Pero además, increpó a Hugo López su actitud servil para con su “tocayo” López Obrador: “Le voy a decir por qué: usted quería quedar bien con el President: Le ofreció resolver todo a bajo costo, con pruebas iba a ser carísimo y con el modelo Centinela baratísimo. Usted es la encarnación del dicho “lo barato sale caro” Después, se dirigió al lugar en que se encontraba el Dr. para entregarle un bastón que hacía las veces de cetro para nombrarlo “pequeño virrey de las camas vacías y los muertos en casa”.

Cabe resaltar que las cifras señaladas por la legisladora en ningún momento fueron desmentidas por el subsecretario López Gatell, quien en su pobre respuesta se refirió a la “negligencia” de una “minoría” que ahora quiere dar lecciones de honestidad, pese a que gobernaron el país 30 años: recuerde Dr. López, que usted ha formado parte de las instituciones públicas de Salud, cuando menos en dos administraciones anteriores a la actual…

Por su parte, la también panista, Martha Márquez, paseó una caricatura de López Gatell ocultando con una sábana un montón de calaveras, con la leyenda: “¿Cuántos muertos van? Los que usted quiera, señor Presidente”.

Legisladores de la oposición pidieron la renuncia al funcionario reclamando igualmente la pésima estrategia para enfrentar la pandemia… solo los morenistas aplaudieron intentando reconocer la labor de López Gatell… Normal…

Lo cierto es que en materia del sector salud, el problema con el sector salud va mucho más lejos que la pandemia: sabemos de la escases de medicamentos para niños, y en general para la sociedad que padece cáncer, y la remesa para proveerlas fue robada aparentemente porque se trataba de un lote comprado en Argentina, aparentemente caducado; en fin, rarísimo evento del que esperamos conclusión más creíble que el suceso.

Inhumano el trato que el gobierno federal ha brindado en el sector salud, vanagloriándose incluso de los “grandes ahorros” en la compra de medicinas: veamos pues el desabasto que se padece. Evidentemente, el sistema no está funcionando, hay incompetencia, improvisación y mal manejo de situaciones en las que van de por medio vidas humanas, así nomás…

gamogui@hotmail.com

“Honor a quien honor merece..”

Y no, definitivamente, no lo merece… La prueba más evidente está en la dureza con la que el Dr. Hugo López Gatell fue recibido en el Senado de la República: responsable de la política de salud durante la pandemia ha desdeñado a sus antecesores, a quienes lo hemos criticado y, principalmente, a la sociedad mexicana, cuya confianza –por órdenes del Prejidente López Obrador, sencillamente ha traicionado…

Se presume científico abusando de la banalidad, con gestos que iban de la fingida cara de sorpresa a una risa burlona que sus ojos dibujaban detrás del cubrebocas –cuyo uso cuestiona- en la comparecencia a que fue sometido por el Senado el pasado lunes: asentía y/o negaba en señal de desacuerdo, levantaba las cejas, se le salían los ojos y llegó incluso a aplaudir a sus opositores –esta vez en su mayoría valientes féminas- con datos en mano que ilustraban la pésima forma en que el gobierno ha enfrentado al COVID-19.

Más de 85 mil muertes y ya cerca de un millón de contagios registrados oficialmente bajo un mínimo número de pruebas, y sin embargo, pese a lo que el mundo exige, a semejanza de su padrino- tocayo de apellido López Obrador, aún no está convencido de usar el cubrebocas… incómodo para todos pero mostradamente necesario en estos tiempos, vaya el ejemplo del Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, que, sin ser médico, sí predicó y lo asume con toda firmeza.

En conclusión, Hugo López no tiene las credenciales científicas y administrativas de las que se ufana, menos aún comparado con antecesores como Guillermo Soberón –recién fallecido sin honores por parte de la actual administración-, Julio Frenk, José Narro, José Ramón de la Fuente, Jesús Kumate, José Ángel Córdova Villalobos y Salomón Chertorivski.

Loable, impecable y muy valiente la actitud de exmorenista —hoy panista— Lilly Téllez, quien a nombre de millones de mexicanos cuestionó al Dr. López temas como más del 10% de letalidad y contagios en México, contra el 3% promedio en los ocho países con mayores cifras a nivel mundial, la falta de pruebas pese al llamado de la OMS para hacer “pruebas, pruebas y más pruebas” para rastrear el virus, sus cuestionamientos sobre el uso del cubrebocas…

Pero además, increpó a Hugo López su actitud servil para con su “tocayo” López Obrador: “Le voy a decir por qué: usted quería quedar bien con el President: Le ofreció resolver todo a bajo costo, con pruebas iba a ser carísimo y con el modelo Centinela baratísimo. Usted es la encarnación del dicho “lo barato sale caro” Después, se dirigió al lugar en que se encontraba el Dr. para entregarle un bastón que hacía las veces de cetro para nombrarlo “pequeño virrey de las camas vacías y los muertos en casa”.

Cabe resaltar que las cifras señaladas por la legisladora en ningún momento fueron desmentidas por el subsecretario López Gatell, quien en su pobre respuesta se refirió a la “negligencia” de una “minoría” que ahora quiere dar lecciones de honestidad, pese a que gobernaron el país 30 años: recuerde Dr. López, que usted ha formado parte de las instituciones públicas de Salud, cuando menos en dos administraciones anteriores a la actual…

Por su parte, la también panista, Martha Márquez, paseó una caricatura de López Gatell ocultando con una sábana un montón de calaveras, con la leyenda: “¿Cuántos muertos van? Los que usted quiera, señor Presidente”.

Legisladores de la oposición pidieron la renuncia al funcionario reclamando igualmente la pésima estrategia para enfrentar la pandemia… solo los morenistas aplaudieron intentando reconocer la labor de López Gatell… Normal…

Lo cierto es que en materia del sector salud, el problema con el sector salud va mucho más lejos que la pandemia: sabemos de la escases de medicamentos para niños, y en general para la sociedad que padece cáncer, y la remesa para proveerlas fue robada aparentemente porque se trataba de un lote comprado en Argentina, aparentemente caducado; en fin, rarísimo evento del que esperamos conclusión más creíble que el suceso.

Inhumano el trato que el gobierno federal ha brindado en el sector salud, vanagloriándose incluso de los “grandes ahorros” en la compra de medicinas: veamos pues el desabasto que se padece. Evidentemente, el sistema no está funcionando, hay incompetencia, improvisación y mal manejo de situaciones en las que van de por medio vidas humanas, así nomás…

gamogui@hotmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 18 de octubre de 2020

Ecos lejanos

Gabriela Mora Guillén

domingo 11 de octubre de 2020

Ecos lejanos

Gabriela Mora Guillén

domingo 27 de septiembre de 2020

Ecos lejanos

Gabriela Mora Guillén

domingo 20 de septiembre de 2020

Ecos lejanos

Gabriela Mora Guillén

domingo 13 de septiembre de 2020

Ecos lejanos

Gabriela Mora Guillén

domingo 06 de septiembre de 2020

Ecos lejanos

Gabriela Mora Guillén

domingo 23 de agosto de 2020

Ecos lejanos

Gabriela Mora Guillén

domingo 16 de agosto de 2020

Ecos lejanos

Gabriela Mora Guillén

domingo 09 de agosto de 2020

Negativa

Gabriela Mora Guillén

Cargar Más