/ domingo 1 de noviembre de 2020

Ecos lejanos

El segundo aire…


Nunca olvidaremos la imagen de la senadora de Morena, Lucía Trasviña la semana antepasada, no solo por su grosera y desafiante actitud al emitir su voto a favor de la desaparición de los fideicomisos, sino al pasar el micrófono -que se había solicitado no fuera compartido-, al senador Joel Molina Martel, hoy reconocido y homenajeado por sus mismos compañeros de Cámara luego de haber fallecido el pasado fin de semana víctima del Covid.

Aquel día, la sesión de los senadores fue un caos: al tener que recurrir a la sede alterna en la vieja casona de Xicoténcatl derivado de por las protestas de quienes demandaban que se mantuvieran los fideicomisos para ciencias, cultura, deportes, etcétera, los legisladores hubieron de acinarse, rodeados además de sus ayudantes y asistentes legislativos.

No obstante, la orden era clara para Morena y sus aliados, la enmienda había de salir completa ese mismo día por lo que, vulnerando las medidas de seguridad en materia de salud, los senadores habrían de sacar adelante una más de las iniciativas más impopulares, impositivas y desafortunadas del sexenio.

Hoy sabemos que evidentemente hubo más legisladores contagiados en las incongruentes sesiones relativas a fideicomisos y la miscelánea fiscal, lo que concluyó pagando con vidas y contagios la decisión que se había solicitado desde Palacio Nacional, sin cambiar absolutamente nada ni una sola coma, aunque estuviesen saturadas de mentiras y datos velados sin sustento, políticas muy usuales en la actual administración.

Lo cierto es que, volviendo al COVID-19, ante la pandemia en México no hay línea, ni normas sanitarias cuando se deben omitir, ni vidas humanas que valgan...

Por parte de la Secretaría de Salud, como es costumbre, los datos son irreales, erróneos, insuficientes e incompetentes: oficialmente más de 90 mil personas han fallecido, aunque se dice igualmente que existen otras decenas de miles sin contabilizar porque se desconoce si fallecieron por el virus, lo cual multiplica la cifra y los muertos, oscilan entre 90 y 230 mil.

Evidentemente, el segundo aire que ha tomado la pandemia en el mundo pinta escenarios patéticos. Las nuevas medidas anunciadas en España, Italia y Francia, respecto al regreso parcial al confinamiento, no auguran buenas noticias y los europeos -contrario a lo que aquí sucede-, advierten el momento de endurecer las medidas, para controlar el alza de contagios.

En un reciente panel integrado por el doctor Guillermo Torre, rector del Tecnológico de Monterrey en el área Salud, el doctor Francisco Moreno, del Centro Médico ABC, y Ernesto Rimoch, de laboratorios Liomont, en el que se analizaron las acciones tomadas hasta hace unos días por parte del Gobierno Federal, las conclusiones, como es de suponer, dejan muy mal parado a Hugo López-Gatell: la pandemia no está controlada, en México no hay un rebrote dado que, desde que comenzó la pandemia a la fecha, los contagios no han cesado y proporcionalmente, el índice de mortalidad por habitante es el más alto del mundo; no se hacen pruebas suficientes; la mortalidad en instituciones de salud pública es altísima y si hay camas disponibles es porque la gente no muere en los hospitales públicos.

Lo cierto es que, pese a las prisas y a la necedad presidencial, las medidas de prevención respecto al uso de cubrebocas, la sana distancia, frecuente lavado de manos, evitar aglomeraciones, reuniones, besos, abrazos y contacto físico -todo lo que faltó a los legisladores-, siguen siendo claves para protegernos y paliar al COVID.

Pasando a otra cosa motivo de orgullo -puesto que desde hace 20 años formo parte de esta Casa Editorial-, y digna de reconocer, hace unos días la Organización Editorial Mexicana instaló el Primer Consejo Editorial de Género de América Latina, para sensibilizar a los colaboradores de sus 45 periódicos y guiarlos hacia coberturas con perspectiva de género en eventos como los comicios del próximo 2021. Dicho Consejo está integrado por Martha Ramos -Directora Nacional Editorial de OEM-, la periodista Sara Lovera, así como representantes de la ONU y UNESCO. Enhorabuena!!!

gamogui@hotmail.com


El segundo aire…


Nunca olvidaremos la imagen de la senadora de Morena, Lucía Trasviña la semana antepasada, no solo por su grosera y desafiante actitud al emitir su voto a favor de la desaparición de los fideicomisos, sino al pasar el micrófono -que se había solicitado no fuera compartido-, al senador Joel Molina Martel, hoy reconocido y homenajeado por sus mismos compañeros de Cámara luego de haber fallecido el pasado fin de semana víctima del Covid.

Aquel día, la sesión de los senadores fue un caos: al tener que recurrir a la sede alterna en la vieja casona de Xicoténcatl derivado de por las protestas de quienes demandaban que se mantuvieran los fideicomisos para ciencias, cultura, deportes, etcétera, los legisladores hubieron de acinarse, rodeados además de sus ayudantes y asistentes legislativos.

No obstante, la orden era clara para Morena y sus aliados, la enmienda había de salir completa ese mismo día por lo que, vulnerando las medidas de seguridad en materia de salud, los senadores habrían de sacar adelante una más de las iniciativas más impopulares, impositivas y desafortunadas del sexenio.

Hoy sabemos que evidentemente hubo más legisladores contagiados en las incongruentes sesiones relativas a fideicomisos y la miscelánea fiscal, lo que concluyó pagando con vidas y contagios la decisión que se había solicitado desde Palacio Nacional, sin cambiar absolutamente nada ni una sola coma, aunque estuviesen saturadas de mentiras y datos velados sin sustento, políticas muy usuales en la actual administración.

Lo cierto es que, volviendo al COVID-19, ante la pandemia en México no hay línea, ni normas sanitarias cuando se deben omitir, ni vidas humanas que valgan...

Por parte de la Secretaría de Salud, como es costumbre, los datos son irreales, erróneos, insuficientes e incompetentes: oficialmente más de 90 mil personas han fallecido, aunque se dice igualmente que existen otras decenas de miles sin contabilizar porque se desconoce si fallecieron por el virus, lo cual multiplica la cifra y los muertos, oscilan entre 90 y 230 mil.

Evidentemente, el segundo aire que ha tomado la pandemia en el mundo pinta escenarios patéticos. Las nuevas medidas anunciadas en España, Italia y Francia, respecto al regreso parcial al confinamiento, no auguran buenas noticias y los europeos -contrario a lo que aquí sucede-, advierten el momento de endurecer las medidas, para controlar el alza de contagios.

En un reciente panel integrado por el doctor Guillermo Torre, rector del Tecnológico de Monterrey en el área Salud, el doctor Francisco Moreno, del Centro Médico ABC, y Ernesto Rimoch, de laboratorios Liomont, en el que se analizaron las acciones tomadas hasta hace unos días por parte del Gobierno Federal, las conclusiones, como es de suponer, dejan muy mal parado a Hugo López-Gatell: la pandemia no está controlada, en México no hay un rebrote dado que, desde que comenzó la pandemia a la fecha, los contagios no han cesado y proporcionalmente, el índice de mortalidad por habitante es el más alto del mundo; no se hacen pruebas suficientes; la mortalidad en instituciones de salud pública es altísima y si hay camas disponibles es porque la gente no muere en los hospitales públicos.

Lo cierto es que, pese a las prisas y a la necedad presidencial, las medidas de prevención respecto al uso de cubrebocas, la sana distancia, frecuente lavado de manos, evitar aglomeraciones, reuniones, besos, abrazos y contacto físico -todo lo que faltó a los legisladores-, siguen siendo claves para protegernos y paliar al COVID.

Pasando a otra cosa motivo de orgullo -puesto que desde hace 20 años formo parte de esta Casa Editorial-, y digna de reconocer, hace unos días la Organización Editorial Mexicana instaló el Primer Consejo Editorial de Género de América Latina, para sensibilizar a los colaboradores de sus 45 periódicos y guiarlos hacia coberturas con perspectiva de género en eventos como los comicios del próximo 2021. Dicho Consejo está integrado por Martha Ramos -Directora Nacional Editorial de OEM-, la periodista Sara Lovera, así como representantes de la ONU y UNESCO. Enhorabuena!!!

gamogui@hotmail.com